encuesta de gallup

¿Qué se espera en el mundo para 2020? Del pesimismo de España a la felicidad de África

La encuesta de Gallup International de 'Final de Año' evalúa la percepción de diferentes países sobre su felicidad individual y su perspectiva de cara al año nuevo

Foto: Familiares de varias niñas de Chibok rescatadas en Nigeria en 2017 (Reuters)
Familiares de varias niñas de Chibok rescatadas en Nigeria en 2017 (Reuters)

La obsesión con alcanzar la felicidad es común en los individuos, pero cuando se traslada al nivel de sociedad todo es diferente. En prácticamente todos los 'rankings' de felicidad, está en cabeza algún país escandinavo; entre Finlandia y Dinamarca se disputan este podio, aunque en la mayor parte de los casos estas clasificaciones acaban siendo algo fraudulentas, ya que lo que se presenta como felicidad es más bien satisfacción. Cuando no se habla de los nórdicos se habla de Bután, país creador del Día Internacional de la Felicidad y en el que se reconoce el valor de esa fortuna nacional con un indicador propio. Cada 'ranking' acaba siendo un mundo.

La encuesta 'Final de año' elaborada por Gallup International mide dos cuestiones diferentes: por un lado, el índice de felicidad, que revela percepciones personales, "estrechamente relacionadas con la forma de ser de los habitantes de cada país", según explica Rosa Díaz, la directora general de Sigma Dos (que pertenece a Gallup International); y por el otro, el índice global de esperanza, que refleja la situación política y económica de cada región. Esto explica que, por ejemplo, países con condiciones poco favorables tengan, no obstante, una sensación de felicidad más alta que en otros lugares donde la coyuntura es buena.

El optimismo social y la felicidad personal no están relacionadas con la riqueza de cada país

"Las personas de todo el mundo son más felices en su vida personal en comparación a sus expectativas colectivas como país, pero hay sitios donde puede darse el caso de que un pesimismo colectivo generalizado se combine con una acentuada felicidad individual", señala Díaz. El presidente de Gallup International, Kantcho Stoychev, señala que para entender cómo se realizan estas métricas hay que tener en cuenta un asunto clave: "El optimismo social y la felicidad personal no están relacionadas con la riqueza del país", apunta, argumento que explica que los países que lideran el 'ranking' de Felicidad Global sean Colombia, Indonesia, Ecuador, Kazajistán, Nigeria y Filipinas. De hecho, el único país en el que el porcentaje de ciudadanos se declara 'muy feliz' supera el 35% es Nigeria.

En el otro lado de la balanza se encuentran Siria, Líbano, Jordania, Hong Kong e Irak: en este caso, tiene sentido relacionar el nivel de satisfacción individual teniendo en cuenta la situación de cada uno de estos países. En Jordania, por ejemplo, el descontento popular con el Gobierno lleva creciendo desde finales de 2018 y desde la llegada de Omar al Razaz al poder se han sucedido numerosas manifestaciones con el objetivo de acusar al primer ministro de introducir reformas cosméticas sin hacer frente a los problemas reales de la economía del país. En Líbano también las protestas acabaron provocando la caída del Ejecutivo este mismo año, y en Hong Kong las marchas que se iniciaron el pasado verano contra la ley de extradición han continuado hasta la fecha, aunque en una aparente calma tras la retirada de la polémica reforma, y los ciudadanos siguen temiendo ser juzgados por el opaco sistema judicial chino. Qué decir de la situación de Irak y Siria.

Pesimismo en Europa, optimismo en África

Los datos de la encuesta realizada a finales de 2018 ya mostraron que la región de Oriente Próximo era predominantemente pesimista, algo que vuelve a repetirse este año; pero a esta zona le sigue Europa occidental: sin embargo, los países europeos que no pertenecen a la Unión Europea son casi dos veces más optimistas que los occidentales. Tanto es así que uno de los países más pesimistas de cara al próximo año 2020 no solo pertenece a la UE, sino que es país vecino: en Italia, el 59% de los ciudadanos se espera una situación peor de cara al nuevo año, mientras que solo un 11% confía en que la situación mejorará.

El país ítalo se encuentra recientemente revuelto por la protesta de 'las sardinas', un movimiento cívico y apartidista que busca plantar cara a la ultraderecha y al propio Matteo Salvini. Tampoco le ayuda la situación económica: según la encuesta anual 'Expat Insider' de Internations, que analiza los mejores y peores lugares para trabajar y vivir del mundo, más del 58% de los expatriados critica su economía y, especialmente, su inseguridad laboral y política. De hecho, el 23% de los trabajadores que se fueron a vivir a Italia no está contento con su decisión de trasladarse al país, muy por encima de la media del 16%.

Sin embargo, las expectativas de que el próximo sea un año mejor que el actual se incrementan para la mayoría de los africanos, una región típicamente optimista a pesar de sus condiciones de vida. El 73% de los ciudadanos de Nigeria, un país con más de 250 grupos étnicos diferentes y cerca de 200 millones de habitantes, espera que 2020 sea un año mejor; estos datos contrastan con los recogidos por una reciente encuesta del Pew Research, que estimaba que el 45% de los nigerianos adultos tenían previsto emigrar a otro país en los próximos años debido a la situación laboral y educativa, principalmente, a lo que se suma el conflicto abierto de la mano del grupo terrorista Boko Haram.

El caso español: felices pero pesimistas

Podría verse como una contradicción, pero lo cierto es que si se entiende la manera de evaluar de esta encuesta puede tener sentido. En el caso de nuestro país, los españoles afrontan 2020 con más pesimismo que optimismo; de hecho, es la primera vez en los últimos cinco años en que los españoles que están convencidos de que el año que entra será peor que el último supera a los que miran el futuro inmediato con optimismo —un 35% de pesimistas frente a un 29% de optimistas—. No obstante, desde Sigma Dos señalan que es algo "que se veía venir": "desde 2015 cada final de año el porcentaje de pesimistas ha ido creciendo".

Mujeres bailando en la Feria de Abril de Sevilla en 2013 de noche (Reuters)
Mujeres bailando en la Feria de Abril de Sevilla en 2013 de noche (Reuters)

Es una tendencia similar a la de otros países del bloque europeo, no solo en Italia: en Francia los optimistas y los pesimistas empatan (un 24% en cada lado); Polonia arroja unos datos muy similares a los de España y encaran el nuevo año con un pronóstico poco favorable, aunque en todo caso se trata de niveles normales de pesimismo dentro de la UE. A pesar de esto, "los españoles son bastante felices desde el punto de vista individual".

El 59% de los españoles se siente 'feliz' con su vida, y el 13% eleva su estado de ánimo a 'muy feliz': esto suma un total del 72% de españoles contentos con su situación personal, por encima no solo de sus países vecinos sino también de la media mundial (69%) e incluso superando a países que, tradicionalmente, se consideran muy felices, como ocurre con India (60%).

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios