por el asesinato de un niño de 14 años

Condenados por error, libres tras 36 años: los tres hombres que nunca asesinaron a DeWitt

DeWitt Duckett fue asesinado de un disparo cuando tenía 14 años, al intentar robarle una chaqueta. Tres hombres fueron condenados por el crimen, pero eran inocentes

Foto:  Los tres condenados han pasado 36 años en prisión. Ahora, han sido declarados inocentes. (Foto: iStock)
Los tres condenados han pasado 36 años en prisión. Ahora, han sido declarados inocentes. (Foto: iStock)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Este año Netflix estrenaba 'Así nos ven', una serie basada en la historia de 'los cinco de Central Perk', cinco jóvenes condenados a penas de prisión de entre seis y trece años por un delito que no habían cometido: una joven blanca había salido a correr fue víctima de un asalto que acabó con una violación y una paliza que la dejó en coma. Las autoridades señalaron, sin pruebas de ADN que los relacionaran y con una confesión conseguida base de interrogatorios brutales, a cinco menores de edad, cuatro afroamericanos y un hispano, como responsables del suceso. Incluso Donald Trump pidió la ejecución de los cinco. Seis años después de entrar en prisión el autor real de la violación, Matías Reyes, confesó el delito y los cinco fueron exonerados de todo cargo. Es el caso más sonado de entre los muchos condenados siendo inocentes en Estados Unidos, pero no el único: este lunes, en Baltimore, otros tres hombres que habían sido condenados por un asesinato han salido liberados... como inocentes.

Alfred Chestnut, Ransom Watkins y Andrew Stewart fueron condenados en 1983 por el asesinato de Dewitt Duckett, quien solo tenía 14 años, en el pasillo de un instituto. El menor recibió un disparo en el cuello cuando iba a clase por un aparente robo: desapareció la chaqueta de la Universidad de Georgetown que llevaba puesta. "Cuatro o cinco individuos [que no eran estudiantes] entraron en el edificio y en la segunda planta asaltaron al joven, e intentaron robar su chaqueta. Él se resistió y fue entonces cuando dispararon", explicaban en el informativo de WBAL TV de entonces. Los tres hombres fueron detenidos el día de Acción de Gracias y condenados a cadena perpetua.

La reapertura del caso tuvo lugar a principios de 2019, después de que uno de los condenados, Chestnut, obtuviera documentos sellados a través de una solicitud de registros públicos que revelaban que la Fiscalía había ocultado pruebas que apuntaban en otra dirección. La nueva investigación confirmó que los informes policiales incluían el testimonio de varias personas que aseguraban que había sido otra persona, un joven de 18 años, la que disparó al joven. Un estudiante aseguraba que lo vio escapar de la escena del crimen y arrojar un arma cuando la Policía llegaba al instituto, pero las autoridades en ese momento centraron su investigación en estos tres acusados. El presunto autor del disparo fue un joven que resutló asesinado a tiros en 2002, según Associated Press.

"No hay manera de reparar tanto daño"

"Todos los implicados en este caso, funcionarios de la educación, policías, fiscales, jueces, medios de comunicación e incluso la comunidad se apresuraron a juzgar a los tres y permitieron que su 'visión de túnel' ocultara problemas obvios con las pruebas presentadas", criticó el director del Proyecto de Inocentes Mid-Atlantic, Shawn Armbrust, en representación de Watkins. En declaraciones recogidas por la CBS, Armbrust aseguró que este caso "debería servir como lección para todos los que, en busca de respuestas rápidas, pueden provocar resultados trágicos".

Tras la reapertura del caso, los investigadores no tardaron en determinar que los testigos no habían identificado a los acusados y que habían sido forzados a alterar sus testimonios. La fiscal del estado de Baltimore, Marilyn Mosby, declaró tras conocerse la exoneración de los tres condenados que su liberación "no era ninguna victoria". "Tres hombres han perdido 36 años de su vida desde que tenían 16. No hay ninguna manera de reparar el daño provocado. "Es hora de reconocer nuestro papel a la hora de poner entre rejas a hombres inocentes", aseguró, en declaraciones recogidas por USA Today.

Uno de los tres condenados, Watkins, afirmó tras salir de prisión que "esto nunca habría tenido que ocurrir" pero que "la lucha no ha terminado". "Odio decirlo así, pero hemos pasado por un infierno", aseguraba, rodeado de su familia al abandonar la cárcel. Ahora, es el turno de la compensación económica: a los 'cinco de Central Perk' se les indemnizó con 41 millones de dólares; en octubre, la Junta de Asuntos Públicos (la institución que tiene la autoridad para compensar a los exonerados) otorgó cerca de nueve millones de dólares a otros cinco hombres que habían estado en prisión durante décadas, a pesar de ser inocentes; Walter Lomax, condenado a cadena perpetua con solo 20 años tras ser señalado en una ronda de reconocimiento como culpable no solo de un asesinato que se estaba investigando, sino de otros no relacionados: en 2014 se desestimaron los cargos en su contra y fueron anuladas sus condenas; recibió una indemnización de 3,4 millones de dólares 46 años después de haber sido condenado.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios