LAS PRUEBAS SUGIEREN QUE PODRÍA SER INOCENTE

Rodney Reed, el condenado a muerte con una 'vida extra' al que apoyan los famosos

Este miércoles, estaba prevista su ejecución con una inyección letal pero nuevas pruebas han aplazado su muerte durante, al menos, los próximos 120 días

Foto: Rodney Reed, hablando con una visita desde la cárcel. (CNN)
Rodney Reed, hablando con una visita desde la cárcel. (CNN)

Un tribunal de Texas (EEUU) acaba de anunciar la suspensión inminente de la ejecución de Rodney Reed, un preso que estaba condenado a recibir este miércoles la inyección letal por, presuntamente, el asesinato de un mujer en el año 1996. Se trata de uno de los casos más mediáticos de los últimos años, en el que la ejecución del reo, que sigue insistiendo en que es inocente, se ha detenido durante 120 días tras la aparición de nuevas pruebas.

Personalidades conocidas a nivel mundial como Kim Kardashian, Rihanna o Gigi Hadid han comunicado públicamente su apoyo a Reed, mientras que tres millones de personas han firmado un documento pidiendo clemencia por creer en su inocencia. Hasta la fecha, el caso estaba enquistado, pero la aparición de nuevos testimonios de los que no se tenían constancia y la revisión de la principal prueba puede hacer que sea exonerado.

[Un profesor aparece con los brazos de su pareja en una mochila]

Todo ocurrió el 23 de abril de 1996. Stacey Stites, de 19 años, no acudió a su trabajo, algo que extrañó a sus compañeros. Tras avisar a las autoridades, descubrieron la furgoneta de su prometido cerca de allí y, tras investigar, hallaron un cuerpo escondido entre unos arbustos. Stites había sido violada, golpeada y estrangulada con su propio cinturón hasta la muerte. Era el momento de buscar al responsable del crimen, algo que 'descubrió' el ADN.

Tras practicarle las pertinentes pruebas, hallaron restos de semen en la vagina de la joven y de saliva en su pecho, con una conclusión clara: pertenecían a Rodney Reed con una probabilidad de 1 entre 5 millones. En un primer momento, el detenido afirmó que no conocía a la víctima para, después, desdecirse y asegurar que habían tenido una relación sexual consentida el día antes de que la joven apareciera asesinada. Pero, ¿por qué esa contradicción?

Reed aseguró que se trataba del amante de la joven, quien se iba a casar en los próximos meses como Jimmy Fennell, un expolicía de la ciudad. El acusado aseguró que no quiso confirmar que conocía a la joven para evitar problemas con las autoridades en una época en la que el racismo podía jugar en su contra. Ya en el juicio, declaró que se conocían desde hacía unos meses y que vivían una aventura a espaldas de su novio. El semen fue la principal prueba en su contra.

Un jurado popular le consideró culpable, siendo condenado a la pena capital en 1998. Desde entonces, una batería de apelaciones -lleva hasta nueve- con dudas razonables sobre el caso y aportando una serie de testimonio han conseguido prorrogar su muerte, que estaba prevista para el 20 de noviembre. Sin embargo, se ha dado un nuevo aplazamiento de 120 días. ¿El motivo? Los testimonios de unos forenses que abren la puerta de las dudas.

Una duda razonable

Una serie de expertos médicos, encabezados por el doctor Roberto Bayardo, confirmaron que los espermatozoides pueden permanecer intactos durante varios días en una persona muerta, algo que no se creía en la fecha en que se llevó a cabo el juicio. Además este equipo de galenos asegura que no existe prueba de que Reed violara a la joven ni que su versión sea incorrecta: las pruebas encajarían en una relación sexual consentida.

Y es que esta información se une a un testimonio que ha empezado a cobrar fuerza últimamente. A lo largo del proceso de apelación, han sido varios los testimonios que se han incorporado al caso y que señalarían directamente a Fennell, su exnovio. Un vendedor de seguros afirmó haberle escuchado decir que la mataría si le engañaba con otro hombre, mientras que un expolicía testificó que le escuchó decir en el entierro de la joven que tenía lo que se merecía.

Pero el último testimonio en aparecer ha sido el de Arthur Snow. Y es que Fennell entró en 2016 en la cárcel por secuestrar y agredir sexualmente a otra mujer, pasando sus días en prisión con Snow, el líder de una pandilla supremacista blanca, como compañero de celda. Este delincuente confesó, en declaración jurada, que Fennell afirmó que había matado a la joven: "Tuve que matar a mi prometida porque amaba a los negros". Las pruebas le han dado 120 días extra a Reed.

Por su parte, Fennell asegura que todo lo que afirma Reed es mentira e, incluso, insiste que no es cierto que tuviera una aventura con la que entonces era su prometida. Mientras tanto, Texas ha paralizado la ejecución prevista para este miércoles para revisar las nuevas pruebas de este mediático caso, en el que muchas personalidades se han posicionado en favor de un preso que, consideran, no tuvo un juicio justo y que es inocente. La Justicia tendrá la última palabra.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios