INCLUSO PARTICIPAN EN LA IGLESIA

La historia de Joao Paulo, el sacerdote que lleva perros a misa para que sean adoptados

Decenas de animales ya han sido recogidos por familias de fieles que acuden a la iglesia gracias a la labor del párroco

Foto: El padre Joao Paulo lleva a los perros a misa para que los fieles los adopten (Foto: Instagram)
El padre Joao Paulo lleva a los perros a misa para que los fieles los adopten (Foto: Instagram)

El padre Joao Paulo Araujo es uno de los personajes más conocidos del estado de Pernambuco, en el este de Brasil. Es el párroco de Santana Gravatá y su historia se ha hecho viral por la sencillez y la fuerza que transmite: lleva meses llevando a la iglesia a los perros que encuentra abandonados en la calle para que sus feligreses los adopten.

Una iniciativa que ha calado entre los fieles que acuden cada semana a su parroquia: ya han adoptado a muchos animales, haciendo que se reduzca el número de perros abandonados en la ciudad de Gravatá. Y a los que no encuentran una familia de acogida, los cuida el propio sacerdote en la casa parroquial.

Tal y como escribe en su cuenta de Facebook, el padre Joao Paulo Araujo es feliz ayudando a los animales: "Siempre podrán entrar, dormir, comer, beber agua y encontrar refugio y protección, porque esta casa es de Dios y ellos son de Dios". Pero si, además, les ayuda a encontrar una familia con la que vivir para siempre, no se puede pedir más.

Una tarea agradecida

El sacerdote lleva meses con esta iniciativa y sus feligreses se lo agradecen. De hecho, tiene miles de seguidores en las redes sociales y sus acciones a favor de los animales tienen mucha repercusión en la zona en la que viven, donde el problema de los perros abandonados es muy importante.

Su cuenta de Instagram se llena con imágenes de los perros que el padre Joao Paulo va recogiendo, pero también con las fotografías que otras personas le hacen cuando da misa. Y es que los perros también asisten a las eucaristías, incluso participando en algún momento, en el que se suben al sacerdote mientras se dirige a los fieles.

En una entrevista a Radio W, el sacerdote explica que "lo más importante es que la ciudadanía está tomando conciencia con lo que está pasando. Las dos fases que llevamos a cabo es la permanencia de los animales en la iglesia, que lo complementamos con un comedor que funciona 7 días a la semana. Además, se le da atención a los perros que llegan heridos", porque el párroco también se encarga de llevarles al veterinario y de todos sus cuidados. Es un auténtico ángel.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios