ESTABA CONDENADO A CADENA PERPETUA

Un preso resucitado por los médicos pide la libertad por haber muerto ya una vez

Benjamin Schreiber fue llevado de urgencia desde su celda hasta el hospital, donde los servicios médicos consiguieron reanimarle... ante lo que él asegura que le deben la libertad

Foto: Un preso resucitado por los médicos pide la libertad por ya haber muerto una vez. (Reuters)
Un preso resucitado por los médicos pide la libertad por ya haber muerto una vez. (Reuters)

Era marzo de 2015, cuando Benjamin Schreiber caía desmayado dentro de su celda. Cuando las autoridades se percataron, pronto llamaron a los servicios de emergencia, quienes trasladaron a este hombre al hospital más cercano: sufría una serie de problemas renales que le habían provocado una grave septicemia, lo que le llevó a estar clínicamente muerto durante varios minutos, hasta que los doctores le resucitaron. Ahora, pide la libertad por ya haber 'muerto'.

Esta historia comenzó en el año 1996. Por aquel entonces, las autoridades detuvieron a Schreiber, acusado de haber asesinado a otro hombre. Sucedió en Iowa, donde apareció el cuerpo John Dale Terry, de 39 años de edad, junto a un remolque abandonado. Tras las primeras pesquisas, las pruebas pronto ofrecieron un resultado: la novia de este hombre había conspirado con Schreiber para acabar con su vida, ante lo que la justicia hizo caer todo su peso contra él.

El jurado popular le consideró culpable de asesinato en primer grado, por lo que en 1997 fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de tener libertad condicional. Desde entonces, Schreiber ha estado en prisión, hasta que en 2015 sufrió esta grave infección que le hizo quedarse inconsciente en el suelo de su celda. Pero, ahora, el preso ha decidido recurrir el caso ante la justicia, considerando que su pena era de por vida... pero que él, en realidad, ya ha muerto una vez.

Cuando el preso ingresó en el hospital, clínicamente muerto, los servicios de emergencia consiguieron resucitarle gracias a las maniobras de RCP y la administración vía intravenosa de adrenalina, lo que consiguió sacarle del paro cardíaco en el que se encontraba. Solo unos meses después, ya completamente recuperado de sus problemas médicos, Schreiber volvía a ingresar en prisión, momento en el que empezó a dar vueltas a una idea que, ahora, ha decidido proyectar.

Y es que Schreiber considera que está en prisión de manera ilegal. ¿El motivo? El reo afirma que su pena a cadena perpetua era de por vida... pero que él ya murió, aunque posteriormente consiguieran resucitarle. Esgrime que, técnicamente, su condena ya se ha cumplido después de morir y que, por tanto, ahora debería de salir en libertad al haber cumplido con el castigo de la justicia. Por ello, decidió presentar una queja formal para solicitar su excarcelación.

Su protesta llegó hasta el Tribunal de Apelaciones de Iowa quien, obviamente, dictaminó que deberá de seguir en prisión hasta que un forense determine que su fallecimiento ha sido para siempre: "Schreiber ahora está vivo, en cuyo caso debe permanecer en prisión. Si estuviera muerto, esta apelación sería discutible", afirmó la jueza encargada del caso, Amanda Potterfield. "Morir un breve periodo de tiempo no equivale a cumplir la pena", ratificó.

Schreiber asegura que seguirá luchando por conseguir que la justicia le dé la razón, al entender que se han cumplido los preceptos que marca la justicia para conseguir su liberación. E incluso ha decidido ir más allá, pues afirma que se querellará contra los servicios médicos por incumplir su orden de no resucitar, pues tras consultar la situación extrema con el hermano, este solo permitió el uso de medicamentos para aliviar su dolor. Parece que este muerto está muy vivo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios