los agentes de policía le esperaban

Recorre 565 km a pie para tener sexo con una menor que resultó ser un agente encubierto

Tommy Lee Jenkins partió desde el pueblo de Whitestown (Indiana) hasta Neenah (Wisconsin) para mantener un encuentro sexual con una joven que, en realidad, no existía

Foto: Un hombre es acusado de pedofilia al ser pillado por un agente encubierto cuando chateaba con una menor. (Reuters)
Un hombre es acusado de pedofilia al ser pillado por un agente encubierto cuando chateaba con una menor. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Tommy Lee Jenkins, de 32 años, mantenía conversaciones "sexualmente explícitas" con una menor de 14 años a través de un chat 'online'. Después de mucha insistencia en que ambos mantuvieran un encuentro sexual y de las negativas de la joven, el hombre decidió presentarse en su domicilio, a casi 565 kilómetros de distancia a pie. A pesar de que nunca se habían visto las caras, lo que menos se esperaba Jenkins era toparse con un agente encubierto de la policía y todo un dispositivo del FBI que lo esperaba para detenerlo por pedofilia.

Jenkins estuvo intercambiando mensajes de alto contenido sexual con una tal Kylee, de 14 años —o, al menos, ese era el nombre que ponía en su perfil— y a quien había pedido fotografías pornográficas a través de un chat. Al principio solo fueron palabras, hasta que el ahora detenido propuso a la menor que acordaran un encuentro sexual.

Pese a las negativas de la menor, Jenkins emprendió la marcha a pie hasta la vivienda de la menor, en la ciudad de Neenah, en el estado de Wisconsin, desde su propio domicilio, ubicado en el pueblo de Whitestown, en Indiana. Mientras caminaba, el hombre le iba informando de su ubicación: a 351 millas de distancia.

Sin embargo, su ansiada cita se convirtió en una desagradable sorpresa cuando, al llegar al supuesto domicilio de la joven, se encontró con agentes de la policía y del FBI que esperaban su llegada para detenerlo, según ha informado la Fiscalía General de Estados Unidos. De esta forma, Jenkins descubrió que con quien había estado intercambiando mensajes íntimos durante semanas no era Kylee, sino un agente de policía del condado de Winnebago.

Asimismo, el Departamento de Justicia ha informado de que el detenido había sido previamente acusado por abuso sexual a dos menores en 2011 en la ciudad natal del detenido en Oshkosh. Por estos hechos más recientes, Jenkisn se enfrenta a una pena de 10 años de prisión por "intentar persuadir, inducir o incitar a un menor a participar en actividades sexuales ilegales".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios