abre debate sobre los derechos de las mujeres

Marruecos envía a prisión a una periodista por aborto y sexo fuera del matrimonio

Hajar Raissouni ha sido sentenciada a cumplir condena, como su prometido y su médico; aunque ella sostiene que el verdadero motivo de la pena han sido sus ideales políticos

Foto: Protestas tras la sentencia firme contra una periodista marroquí condenada a un año de prisión y sexo extramarital. (Reuters)
Protestas tras la sentencia firme contra una periodista marroquí condenada a un año de prisión y sexo "extramarital". (Reuters)

El Tribunal de Primera Instancia de Rabat ha condenado a un año de prisión a la periodista marroquí de 28 años, Hajar Raissouni, como acusada por los delitos de aborto y de práctica de relaciones sexuales fuera del matrimonio. A su prometido, Amin Refat, le han aplicado la misma condena. Su caso ha sembrado la polémica en el país sobre los derechos de las mujeres y lo recogido en el Código Penal, que solo permite abortar en el caso de que el embarazo suponga un grave riesgo para la madre o que este sea autorizado por el marido.

Raissouni y Refat no han sido los únicos sentenciados este lunes. El médico que practicó el aborto a la periodista — de reconocido prestigio en la ciudad—, ha sido condenado a dos años de cárcel y otros dos más de prohibición de ejercicio de la profesión médica, además de al pago de 500 dirhams (46 euros) de multa, según informa Efe. Mientras que el anestesista de la intervención y la asistenta de la clínica en la que se produjo deberán permanecer en libertad condicional durante un año y ocho meses, respectivamente.

Varias personas protagonizaron una sentada en solidaridad con la periodista Hajar Raissouni, este lunes, a las puertas del Tribunal de Primera Instancia de Rabat, en Marruecos. (Efe)
Varias personas protagonizaron una sentada en solidaridad con la periodista Hajar Raissouni, este lunes, a las puertas del Tribunal de Primera Instancia de Rabat, en Marruecos. (Efe)

Uno de los abogados de Hajar, Abdelmoula Marouri, dijo a Efe que tienen previsto apelar la sentencia en cuanto dispongan de una copia del veredicto.

Alegan que hubo motivo políticos detrás

La periodista fue detenida el 31 de agosto junto a su prometido a la salida de la consulta de un médico en Rabat. Su defensa denunció durante el juicio que después fue trasladada al Hospital Universitario, donde, según el letrado, fue sometida a una "violencia extrema para hacerla confesar" sobre actos de su vida privada sin relación con el caso, recoge el diario The Huffington Post en su edición magrebí.

El fiscal, por su parte, ha negado que haya una intención política detrás —Raisuni publicó en mayo una serie de entrevistas con Ahmed Zefzafi, padre de Naser Zefzafi, líder del movimiento de protesta Hirak el Rif y otros artículos en los que se muestra crítica con las autoridades — y ha asegurado que su detención y procesamiento "no tiene nada que ver con su profesión", sino que los las prácticas realizadas en la clínica "constituyen delitos penales": realización, aceptación y participación en un aborto.

La ahora condenada, sin embargo, alegó en una carta publicada en el periódico en el que trabajaba que fue interrogada sobre sus ideas y escritos políticos.

El pasado 2 de septiembre fue llevada ante la Fiscalía como acusada de mantener relaciones fuera del matrimonio y "consentir un aborto", según recoge Europa Press. Tres días más tarde, fueron reveladas los resultados de las pruebas periciales médicas, lo que supone una "violación escandalosa" de su privacidad, e informó de que la clínica estaba siendo vigilada por estos abortos.

Las mujeres, fuera de la ley

Según cifras recogidas por Efe, el pasado año hubo 3.048 personas que fueron juzgadas por adulterio en Marruecos y 14.503 personas perseguidas por haber mantenido relaciones sexuales sin estar casadas.

Hace una semana, un grupo de militantes feministas lanzó un manifiesto titulado 'Estamos fuera de la ley' que exigía un cambio de los textos legislativos para despenalizar el sexo extramarital y el aborto: "Nosotros, ciudadanos y ciudadanas marroquíes, declaramos estar fuera de la ley. Violamos leyes injustas y obsoletas que no tienen razón de ser", decía el manifiesto, que ya tiene 8000 firmas.

Por su parte, Amnistía Internacional ha pedido incluso antes de conocerse la sentencia la liberación inmediata de Raisuni y los otros tres detenidos, ya que el Derecho Internacional recoge el derecho a la autonomía corporal y personal de las mujeres, incluida la libre elección de su vida sexual y reproductiva. "La criminalización de los servicios sanitarios que solo necesitan las mujeres, como el aborto, supone una discriminación de género", ha remachado la ONG.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios