EN UNA REMOTA REGIÓN DE CHINA

Un dron caza a un fugitivo de la justicia que llevaba 17 años viviendo en una cueva

Se había refugiado en las montañas y llevaba tantos años sin contacto con nadie que le costó comunicarse con los policías que lo detuvieron

Foto: La policía tardó horas en llegar hasta el lugar en el que se había escondido el fugitivo (Foto: Policía de Yong Shan)
La policía tardó horas en llegar hasta el lugar en el que se había escondido el fugitivo (Foto: Policía de Yong Shan)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Cuando Song Jiang escapó de un campo de prisioneros en China en el año 2002, los drones aún no se habían extendido de una manera tan popular como hoy en día. Jiang cumplía condena por tráfico de mujeres y niños y logró escapar de su castigo y permanecer 17 años huido de la justicia. Ahora, un dron ha acabado con sus sueños de libertad.

La policía china ha explicado a la BBC que han detenido a Jiang en la provincia de Yunnan, en el suroeste del país. Llevaban sin saber de él desde 2002, pero recibieron noticias a través de las redes sociales alertando de la presencia de un hombre que vivía en unas cuevas de una zona remota sin contacto con el resto del mundo.

Las autoridades decidieron explorar el área, pero las búsquedas tradicionales no dieron ningún resultado. Entonces repitieron la operación con un dron, dado lo escarpado del terreno, y localizaron lo que parecía el acceso a una cueva con basura y restos humanos. Una vez identificado el lugar, decidieron usar el aparato para volar en el interior de la cueva.

Años sin contacto con humanos

El aparato volvió a encontrar señales de que había vida en ese lugar, por lo que la policía decidió llegar hasta el lugar y hacer una última búsqueda a pie. Tras varias horas de caminata y de ascenso por las montañas, llegaron hasta la cueva, donde encontraron a Jiang en unas condiciones poco saludables.

El dron encontró signos de vida al inicio de la cueva (Foto: Policía de Yong Shan)
El dron encontró signos de vida al inicio de la cueva (Foto: Policía de Yong Shan)

Los medios estatales chinos han explicado que Song Jiang se alimentaba de lo que encontraba en la naturaleza: usaba botellas de plástico para lograr agua de un río que había en las inmediaciones y utilizaba las ramas de los árboles para hacer fuego y poder cocinar.

Según el testimonio de los agentes que le encontraron, el fugitivo tuvo problemas para comunicarse con ellos, debido al tiempo que había pasado sin tener ningún contacto con otras personas. Jiang fue detenido y enviado de vuelta a la cárcel.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios