confiscadas bebidas alcohólicas

Irán detiene a 22 personas por acudir a una fiesta mixta, prohibidas por la ley islámica

La República Islámica tiene un estricto control sobre determinadas actividades que en Occidente son habituales, como asistir a fiestas en las que se juntan hombres y mujeres

Foto: Las fiestas mixtas están prohibidas en Irán (Pexels)
Las fiestas mixtas están prohibidas en Irán (Pexels)
Autor
Tags
Tiempo de lectura2 min

Más de una veintena personas, hombres y mujeres, han sido detenidos este jueves por las autoridades iraníes al inclumplir la ley islámica, que prohíbe que se mezclen personas de diferentes sexos si no hay parentesco entre ellos. El fiscal de Damavand, Hassan Ebrahimi, ha confirmado que han sido arrestados 13 hombres y nueve mujeres, e incautadas "algunas bebidas alcohólicas", según recoge la agencia iraní IRNA.

Según la citada agencia, la fiesta se estaba celebrando en una pequeña localidad próxima al Damavand, el monte más alto de Oriente Próximo, ubicado al noreste de la capital, Teherán. La Policía ha confiscado también los vehículos de los participantes en la fiesta, aunque no ha trascendido otra información del asunto. La noticia se ha conocido poco después de que se hiciera pública la sentencia a una joven a 24 años de prisión por salir a la calle sin velo.

El año pasado, el diario 'The New York Times' publicaba un especial sobre cómo se iban 'rompiendo' algunos tabúes en el país, con una ley extremadamente estricta con respecto a actividades que en Occidente son habituales. Con el ejemplo de una fiesta para celebrar una boda occidental de lujo, explicaban cómo los asistentes se saltaban al menos seis de las leyes fundamentales que rigen el comportamiento de las personas en la República Islámica: mezclarse hombres y mujeres en un mismo espacio sin parentesco entre ellos; no llevar el velo puesto; bailar, escuchar música popo y consumir alcohol.

El consumo de alcohol en Irán, completamente prohibido, no solo está castigado con penas de hasta 80 latigazos, sino que en los últimos años, además, ha provocado numerosas intoxicaciones. La ausencia de alcohol regulado empuja a muchos iraníes a fabricar sus propias bebidas o a adquirirlas a bajo coste pero con dudosa calidad. En 2018, medio centenar de personas fallecieron por la ingesta de alcohol adulterado fabricado en destilerías ilegales, y cerca de 500 tuvieron que recibir tratamiento o ser hospitalizadas por la misma razón.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios