GRAN PARTE DEL INTERNET, BLOQUEADO

El chavismo brutal y mojigato: de prohibir la CNN a censurar el porno y las apuestas

Las páginas porno más visitadas están bloqueadas por el servidor nacional de telecomunicaciones desde el año pasado, aunque las autoridades no han dado ninguna explicación al respecto

Foto: Hombre mira pornografía en la televisión. (iStock)
Hombre mira pornografía en la televisión. (iStock)

Pasó el año pasado, pero nunca se hizo oficial, como mucho de lo que ocurre en Venezuela. De un día para otro, tres de los mayores portales de pornografía del mundo fueron censurados por Cantv, la telefónica estatal venezolana. El bloqueo del porno en el país petrolero es muestra de la obsesión del Gobierno de Nicolás Maduro por aplicar una censura sistemática a los contenidos que no le gustan, sea información de CNN o contenido XXX. Y también un recordatorio de la arbitrariedad del poder. Las autoridades no emitieron ningún comunicado oficial. No hubo motivos o explicaciones. Simplemente, pasó.

Pornhub, Xvideos y RedTube están entre los 50 sitios web más visitados del mundo, pero no pueden verse en Venezuela si se accede desde el servidor nacional, que acapara un 65% del mercado del internet fijo en el país, según datos de 2018. El bloqueo de estas páginas no supone que haya "escasez" de porno en Venezuela, ya que las compañías privadas dominan el internet móvil, que no tienen este bloqueo activo. Aunque en este caso, el precio por consumir fantasías sexuales se dispara.

"Uno percibe en un sector de los personajes públicos que hace las regulaciones de contenidos que hay una visión de la sexualidad bastante estrecha. Eso se ve también en la Ley de Resorte (Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión) con los tipos de contenidos. En vez de abordar la sexualidad y ver cómo se explica, se entiende que hay una sobreexposición y se buscan dinámicas de censura", explica Carlos Correa, director de la ONG Espacio Público y periodista.

El porno es tan solo la más reciente anécdota de la censura que se practica de forma regular sobre información política, de Derechos Humanos o participación democrática. El chavismo está bloqueando un promedio una página web cada dos días en lo que va de 2019, según los números de la ONG Redes Ayuda, que se van uniendo a los cientos de sitios que ya fueron anulados por Conatel -ente que regula las telecomunicaciones-.

Censura mojigata

Para Correa, dificultar el acceso al porno online se inscribe en la mentalidad de “la censura por la censura” que aplican los reguladores venezolanos. Pese a ser un Gobierno supuestamente progresista, el chavismo es bastante retrógrado y moralista en temas de libertad y diversidad sexual. Y llama la atención lo absurdo de la medida para su supuesto objetivo.

"Bloquear una página es en sí irrelevante, porque hay otras miles de opciones, no puedes bloquear todo el porno de la red”, dice Correa. “Es un tema que necesita de un nivel de maduración y reflexión, donde la prohibición es ineficaz. En vez de dar capacidad a los padres, permitir el control parental y fortalecer esas herramientas, se meten en la lógica de la censura que además no tiene asidero legal”, agrega.

En Venezuela, la producción, distribución y consumo de pornografía no es delito -excepto en los casos de menores o trata de personas-. Así que el chavismo no puede abusar de los mismos argumentos que esgrime para censurar información sobre protestas o corrupción. Pero Maduro está ya lejos de tener que dar explicaciones a nadie.

La gran muralla digital

Antes del contenido para adultos, le tocó a las páginas de apuestas hípicas y juegos de azar, que fueron bloqueadas entre 2015 y 2016. También se cerró el acceso a las páginas de acortar links -como bitly-, para lo que se llegaron a bloquear los servidores de Amazon en el país. La censura como movimiento reflejo para gobernar.

“Es discrecional la medida de bloqueo. No hay ninguna medida regulatoria. Y esto va contra los estándares de libertad de expresión. Además, no hay explicación ni de Conatel ni de ningún ente”, explica Mariengracia Chirinos de Ipys Venezuela.

El origen de esta ofensiva censora en internet está en un decreto de noviembre de 2013 en el que se declaraba la lucha contra la "guerra económica" de Estados Unidos, a la que Maduro achaca el lamentable estado de una economía en recesión, con hiperinflación y episodios de escasez severa. El acto legislativo vino acompañado de una oleada de bloqueos que comenzó tumbando las páginas que daban el precio del dólar paralelo -como la conocida DolarToday- consideradas ahora ilegales.

Cada vez que ha habido una aparición del líder opositor Juan Guaidó en YouTube, esta red social se bloqueaba

"A partir de ahí, el mecanismo de bloqueos fue sistemático", dice Chirinos. El chavismo siguió con los medios internacionales como NTN24 o Infobae, luego se centró en los canales de televisión digital que emitían en vivo las protestas. Y en 2018, en los nuevos medios digitales. Censuradas las parrillas televisivas de información crítica, incluyendo la señal de CNN y otras que obligaron a sacar de las empresas de cable, el Gobierno todavía tenía un problema. Las redes sociales.

¿YouTube? MyTube

Hasta la fecha, el bloqueo era intermitente y selectivo. Pero Maduro necesita ampliar y hacer más compleja su censura digital. "Han pasado a un bloqueo masivo con censura a redes sociales que tiene comportamiento distinto a la información periodística. El más afectado es el ciudadano que está navegando y no puede ver nada en tiempo real”.

Ahora es habitual y sistemático el bloqueo de YouTube, una de las pocas ventanas que quedan para ver los mensajes de la oposición a través de los canales que emiten en vivo. Cada vez que ha habido una aparición del líder opositor Juan Guaidó, YouTube aparecía bloqueado. “Para evitar que la gente se conectara a YouTube afectan a otras plataformas y a todos los servicios de Google. Hubo gente que reportó que no se podía entrar al chat de Gmail o al correo”.

Y si antes solo bloqueaban por DNS, ahora han sofisticado sus técnicas con la incorporación de los servidores privados, 'congelan' protocolos de navegación y de IP y consiguen afectar a las VPN (red privada virtual), según detalla Chirinos.

Hay medios que han sido sistemáticamente capados. Es el caso de El Pitazo, con cuatro dominios bloqueados. Han tomado como solución hacer su propia 'app' para poder sortear la censura. “Es el medio que probablemente tiene mayor dimensión y alcance en el país en este momento. Tiene una gran red de corresponsales en todo el país”, dice Chirinos. Otro caso reciente es Efecto Cocuyo, que ha sacado una versión 'offline' en pdf con las noticias destacadas de la semana para poder distribuirlo por Whatsapp.

Este experto compara la situación de Venezuela con China, donde hay un régimen de censura reconocido: “Aquí es más complejo. Todo el mundo sabe lo que ocurre pero no es oficial. Las condiciones del juego no están claras y hace que sea más difícil informarse en momentos de coyuntura política álgida”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios