más de 4.000 años de historia

Las ciudades más antiguas del mundo: 8 a las que puedes viajar y 4 que es mejor evitar

Asegurar categóricamente que una ciudad es la más antigua de la historia es complicado, sin embarto, todas estas están en la lista

Foto: Imágenes de Plovdiv y Alepo, dos de las ciudades más antiguas del mundo. (El Confidencial)
Imágenes de Plovdiv y Alepo, dos de las ciudades más antiguas del mundo. (El Confidencial)

Sigue siendo una pregunta sin respuesta. Asegurar categóricamente que una u otra ciudad es la metrópoli habitada más antigua del mundo todavía es algo que causa recelo entre la comunidad científica. Pese a las evidencias halladas al respecto de varias urbes alrededor del globo terráqueo, si nos ceñimos a los principios de la ciencia, todas estas son las ciudades más antiguas del planeta "conocidas hasta el momento" o "hasta que se encuentren nuevos hallazgos".

Faiyum, a 100 kilómetros al suroeste de El Cairo, es, según una investigación publicada por 'The Guardian', probablemente la ciudad habitada más antigua del mundo, pues en ella estaría integrada Shedet o lo que posteriormente los griegos llamaron Cocodilopolis y los romanos Arsínoe; un núcleo urbano, que de confirmarse todos los datos conocidos hasta el momento, convertirían a Egipto en el país con la ciudad continuamente habitada más longeva de la historia.

Sin embargo, confirmarlo no es tan fácil. Los investigadores, tal y como indica el medio británico, recaen continuamente en una lucha de cifras. Existen leyendas sobre ciudades de todo el mundo y excavaciones arquitectónicas que, continuamente, añaden nuevas variables a una ecuación ya de por sí complicada. Pues, ¿cuándo se considera que un asentamiento pasa a ser una ciudad? ¿Se puede considerar que existían ciudades antes de que se desarrollase la agricultura? El debate está servido y la conclusión por llegar.

Faiyum (Turismo de Faiyum)
Faiyum (Turismo de Faiyum)


Lo que sí se puede sostener es que, hasta el momento, entre las más antiguas también se cuelan Benarés, en India, Plovdiv, en Bulgaria o Kirkuk y Ebril en Irak, Susa en Irán, Jerusalén en Israel, Beirut y Biblos en el Líbano, Jericó en Cisjordania o Damasco y Alepo en Siria. Todas ellas con al menos 4.000 años de antigüedad, siendo Alepo, ahora casi derruida por los efectos de la guerra que azota Siria desde 2011, una de las que tiene más evidencias a su favor para coronarse como la más antigua del mundo, pues según algunas investigaciones, los nómadas podrían haber hecho asentamientos allí 11.000 años antes de Cristo.

Las guerras, enemigas del patrimonio

Las guerras, van siempre contra el patrimonio. Y las ciudades más antiguas del mundo, no han podido escapar de esto. De todas estas urbes, actualmente es recomendable visitar pocas. Faiyum, en Egipto, sí está abierta a los turistas. Además, su localización la convierte en un buen destino de desconexión, pues está enmarcada en un oasis que lleva su mismo nombre y muy cerca del Cairo, a dónde sí suelen acudir todos los visitantes que pasan por el país.

También se puede visitar Varanasi (Benarés en castellano) en India, una ciudad asentada a las orillas del río Ganges y considerada como sagrada por los habitantes del país. Allí, se puede disfrutar de la magnificencia del Templo Dorado, dedicado al dios Shivá y de la mezquita de Gyanvapi, que data del Siglo XVIII; o Plovdiv en Bulgaria, que además de poseer una gran belleza arquitectónica y estar enmarcada por siete colinas, es durante este 2019 Capital de la Cultura Europea.

Varanasi, India (Aimanness Harun - Unsplash)
Varanasi, India (Aimanness Harun - Unsplash)


Además, también son aptas para darse un paseo y descubrir el fruto que han dado los milenios sobre la cultura y la arquitectura, Susa, Jerusalén, Beirut, Biblos y Jericó, aunque el acceso a esta última, en Cisjordania, ​es algo más complicado, ya que para atravesar los pasos fronterizos con Israel hay que contar con la aprobación de las autoridades responsables de la seguridad.

Desde el Ministerio de Exteriores español se recomienda mantener cierta cautela a la hora de viajar a Cisjordania, evitando los focos habituales de tensión y las zonas en las que los puestos fronterizos puedan ser escenario de enfrentamientos entre israelíes y palestinos. Aun así, es importante tener en cuenta que Israel impone con mucha frecuencia el cierre de los pasos de acceso a los territorios ocupados, medidas que pueden llegar a alargarse en el tiempo e impedir la salida de ciudadanos de la zona ocupada.

Casos más extremos son los de Alepo o Damasco, donde algo tan arraigado a la historia como es la guerra, ha hecho que en estas urbes milenarias quede cada vez menos patrimonio en pie. De hecho, los ataques en la zona han hecho que en Alepo, una ciudad que en otra época llegó a ser rival de El Cairo y Constantinopla, llegasen a ver en 2018 cómo habían sido derruidos ya más del 10% de sus edificios históricos.

Allí, al igual que a Damasco y a las ciudades iraquíes de Kirkuk y Erbil, el Gobierno de España recomienda no acudir. De hecho, según el comunicado de la Embajada de España en Bagad, todos aquellos que decidan visitar el país de Oriente Medio tendrán que hacerlo "por su cuenta y riesgo", dejando de un lado el Estado las responsabilidades sobre los gastos que puedan derivar de una posible "hospitalización, traslado de heridos" e incluso "repatriación de cadáveres".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios