Objetivo, ‘sinicizar’ a los musulmanes

China prohíbe símbolos y letras árabes en restaurantes de la minoría musulmana

Las autoridades chinas han ordenado a los propietarios de restaurantes y puestos de comida ‘halal’ que eliminen de sus establecimientos los símbolos y letras asociados al Islam

Foto: Simbolo 'halal' tapado en un restaurante en Beijing (Reuters)
Simbolo 'halal' tapado en un restaurante en Beijing (Reuters)

Las autoridades chinas han ordenado a los propietarios de restaurantes y puestos de comida rápida ‘halal’ (alimentos aceptables según la ley islámica) que eliminen de sus establecimientos dentro del gigante asiático los símbolos y letras árabes asociados al Islam.

Este acto forma parte de la estrategia nacional que el Gobierno chino lleva realizando desde 2016 con el objetivo de ‘sinicizar’ (asimilación lingüística o cultural de conceptos del idioma y la cultura de China) a la población musulmana del país y hacer que las religiones se ajusten a la cultura tradicional china.

Según han explicado empleados de 11 restaurantes y puestos de comida rápida de Pekín a la agencia Reuters, algunos funcionarios del Gobierno chino les habían dicho que retirasen las imágenes asociadas al islam de sus establecimientos, como la luna creciente o la palabra ‘halal’ escrita en árabe. “Dijeron que esto es cultura extranjera y que debería usar más cultura china", dijo el gerente de uno de los establecimientos, que declinó dar su nombre debido a la delicadeza del tema.

Exposición del 40 aniversario de la reforma y apertura de China, en Pekín(EFE)
Exposición del 40 aniversario de la reforma y apertura de China, en Pekín(EFE)

La campaña de ‘sinicización’ ha incluido la eliminación de cúpulas de estilo del Medio Oriente en muchas mezquitas de todo el país a favor de las pagodas (edificio de varios niveles que es muy común en varios países asiáticos) de estilo chino, la clausura de muchas iglesias cristianas subterráneas o los derribos de cruces consideradas ilegales por las autoridades chinas.

El centro de esta campaña ha estado ocupado por los musulmanes desde que en 2009 se desatara un disturbio entre musulmanes de la etnia uigur y chinos de la región occidental de Xinjiang, hogar de esta minoría (grupo étnico que vive en las regiones del noroeste de la República Popular China).

A estos disturbios les sucedieron diferentes episodios de violencia étnica, y algunos uigures, molestos por los controles del Gobierno, llevaron a cabo ataques con cuchillos y bombas improvisadas contra la Policía y otras autoridades. Como respuesta, China lanzó lo que describió como una ofensiva contra el terrorismo en Xinjiang, medida muy criticada por naciones occidentales y grupos de Derechos Humanos al atentar contra las libertades de estas comunidades.

El árabe se ve como un idioma extranjero y su conocimiento ahora se ve como algo fuera del control del estado"

Analistas expertos consideran que China, hogar de 20 millones de musulmanes y que garantiza oficialmente la libertad de religión, está preocupada por que las influencias extranjeras puedan hacer que los grupos religiosos sean difíciles de controlar. "El árabe se ve como un idioma extranjero y su conocimiento ahora es algo fuera del control del estado", dijo Darren Byler, antropólogo de la Universidad de Washington que estudia la región de Xinjiang.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios