LOS TURISTAS PROVOCAN SU AGRESIVIDAD

Indonesia cerrará la isla de Komodo para proteger a sus dragones autóctonos

El gobierno ya había anunciado el problema que tenían con los furtivos y el robo de sus famosos dragones

Foto: Un dragón de Komodo, a punto de comerse un huevo (Reuters/Toby Melville)
Un dragón de Komodo, a punto de comerse un huevo (Reuters/Toby Melville)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El Gobierno de Indonesia ha confirmado que prohibirá el turismo en la isla de Komodo en 2020 para recuperar el hábitat del dragón de Komodo, una especie amenazada que habita en unas pocas islas de la zona central del archipiélago. El jefe de la secretaría regional de la provincia de Nusa Tenggara Oriental, Marius Ardu Jelamu, ha asegurado que "queremos cerrarla para conservarla. Vamos a volver a diseñar la isla para que se convierta en una zona de conservación de categoría mundial”.

Ardu indicó que la medida entrará en vigor el próximo mes de enero y durará un año aunque puede ser extendida hasta dos años si es necesario, y añadió que los turistas podrán seguir observando los reptiles en las cercanas islas de Rinca y Padar, que forman parte del parque nacional de Komodo.

La iniciativa busca recuperar las poblaciones de ciervos y búfalos, de los que se alimentan los dragones y que han disminuido a causa de la caza furtiva, así como prevenir el turismo masivo que ensucia la isla y afecta a los lagartos. "Los turistas provocan la agresividad de los dragones de Komodo y ha habido muchos casos en los que fueron mordidos por los dragones", apuntó Ardu como una de las consecuencias del turismo descontrolado.

Robo de lagartos

El Gobierno provincial destinará 100.000 millones de rupias (unos 6,4 millones de euros) a restaurar la flora y la fauna autóctona de la isla y a construir infraestructuras que ayuden a proteger su ecosistema terrestre y marino. Algunos de los residentes de la isla de Komodo se oponen a la decisión de Gobierno provincial, que prevé realojar fuera de la isla a parte de su población, ya que consideran que les privará de su sustento.

Algunos furtivos roban los lagartos porque son vendidos en el mercado negro por unos 30.000 euros cada uno

El parque nacional de Komodo es una zona declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco donde habitan más de 5.000 de estos lagartos, los más grandes del mundo con hasta tres metros de longitud y clasificados como vulnerables por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

El gobierno local de la isla de Komodo ya había anunciado el pasado mes de abril su intención de cerrar la isla a los turistas porque les están robando sus famosos dragones. Los lagartos son vendidos en el mercado negro por unos 30.000 euros cada uno ya que algunas personas consideran que poseen poderes curativos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios