EL ESTILO DE UN PRESIDENTE INUSUAL

El método Trump: una pataleta épica que lleva al límite a los más poderosos

Migrantes, parientes y aranceles: las monedas de cambio en las negociaciones de Trump son una herramienta cada vez más recurrente en su pintoresca y desatinada política exterior

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Reuters)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Reuters)

"Mi estilo de negociación es bastante simple y directo. Apunto muy alto y luego tan solo sigo presionando y presionando y presionando para conseguir lo que quiero". Lo que podría pasar por la definición de una típica pataleta infantil de supermercado que acaba en un canje de azúcar por paz es en realidad un extracto clave de "El arte de la negociación" de Donald J. Trump. En ese libro de 1987 el ahora 45º presidente de Estados Unidos ya dejaba claro cómo iba a ser su estilo diplomático: amenazas, trueques y chantajes.

Aranceles y familiares para ganar la guerra comercial

El presidente Trump decidió en junio imponer un veto comercial a la empresa de telecomunicaciones china Huawei. El mandatario alega que la red 5G de la empresa podría ser utilizada por los servicios de espionaje de Pekín, lo que constituye un alto riesgo de seguridad. Pero muchos creen que se trata de un movimiento para desbancar a los asiáticos, cuya tecnología lleva la delantera a las compañías del país norteamericano. "La carrera al 5G es una que Estados Unidos debe ganar y, francamente, es una carrera en la que ya están implicadas nuestras grandes compañías. Les hemos dado el incentivo que necesitan. Es una carrera que vamos a ganar", dijo Trump recientemente en un acto de la Casa Blanca.

Trump utilizó como moneda de cambio el incierto futuro de Huawei para presionar por una reunión con el presidente chino, Xi Jinping, en la que podrían avanzar en una tregua en la guerra comercial durante el G-20 que se celebró a finales de junio. Incluso pidió a Canadá el arresto de Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei e hija del fundador de la compañía, por su presunto papel en un plan para eludir las sanciones a Irán el año pasado. Todo para presionar al Ejecutivo chino en la mesa de negociaciones comerciales.

“Si se veta el 5G de Huawei subirán los precios y se retrasará la innovación”, ha asegurado en varias entrevistas el consejero delegado de Huawei España, Tony Jin Yong. Puede que estos "arrebatos" de Trump contra Huawei -planeados o espontáneos- den margen de maniobra a las compañías estadounidenses para ganar terreno en la carrera por llegar primero y dominar el mercado del 5G, mientras le sirven como baza en las negociaciones comerciales. El académico Thomas Kochan señaló en una entrevista que cualquier solución que se presente durante una negociación con Trump "debe alimentar su ego" para que funcione.

Donald Trump y Xi Jinping durante el G20. (Reuters)
Donald Trump y Xi Jinping durante el G20. (Reuters)

Además, Trump amenazó con una subida de aranceles a China si su líder no acudía a la mesa de negociaciones durante el G20. La ambición por el 5G, una hija y la subida de impuestos han sido los anzuelos con que Trump ha intentado doblegar a su homólogo para llegar a un acuerdo comercial. No se sabe qué alcance tendrá ese acuerdo, pero Trump ya logró su primer cometido: un cara a cara “prolongado” con Xi Jinping.

Irán: a 10 minutos de las bombas

Donald Trump ha protagonizado enfrentamientos con autoridades de Irán en las últimas semanas. La Administración norteamericana estuvo a punto de bombardear el territorio como represalia al derribo de un avión no tripulado la semana pasada, pero se retractó 10 minutos antes por la posibilidad de que murieran civiles. El presidente nortemaricano anunció en su lugar sanciones financieras contra el Estado iraní.

El presidente de Irán, Hasan Rohaní ha acusado al Gobierno de EEUU de ser una “amenaza para la estabilidad en la región” estos últimos años por su “enfoque agresivo”, y decidió romper relaciones diplomáticas con el país norteamericano. Es muy probable que hayan más sanciones porque el objetivo principal de Trump es asegurarse de que Irán no aumente su arsenal nuclear y respete el acuerdo nueclear del 2015 alcanzado en Viena. La estrategia elegida para acorralar al Gobierno iraní ha sido aislar al país económicamente y reducir su influencia regional, al prohibir que aerolíneas estadounidenses vuelen sobre el territorio enemigo.

Menos migrantes a cambio de menos aranceles

EEUU lleva varios meses intimidando a México para forzar su contribución al control del flujo migratorio de la frontera con la amenaza de una subida progresiva de impuestos. El magnate logró que su homólogo, Andrés Manuel López Obrador, acceda a enviar 6.000 agentes a la frontera y retener en suelo mexicano a las personas que solicitan asilo en Estados Unidos durante sus juicios.

Las amenazas continúan a pesar del acuerdo. Trump dio 45 días a los mexicanos para mostrar resultados, y los esfuerzos por cumplir con lo pactado ya han salido a la luz. El líder mexicano anunció la venta del avión presidencial, valorado en 150 millones de dólares, para financiar el plan. La crisis en la frontera ha alcanzado los titulares de medios a nivel mundial por una foto de un padre y su hija de un año ahogados en el Río Bravo en su intento de llegar a Estados Unidos. El primer debate presidencial de los demócratas abordó el tema. Trump no estuvo presente físicamente, pero no dudó en expresar lo que pensó de las intervenciones de sus rivales y defender sus posturas a través de su cuenta de Twitter durante las dos horas del debate.

El mandatario también enfrió el deshielo en las relaciones con Cuba iniciado en 2014 por su predecesor, Barack Obama, al anunciar la restricción de los viajes en crucero a la isla el pasado seis de junio. La medida fue ordenada para castigar a la administración del presidente Miguel Díaz-Canel por su apoyo a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. Esto ha significado un revés para la industria turística del país caribeño que había crecido en los últimos años.

La fórmula Trump: "terrorismo económico"

Representantes de Venezuela, Irán y Cuba calificaron de “terrorismo económico” las últimas medidas de Trump y sus aliados contra sus gobiernos el pasado jueves. Las sanciones impuestas por el mandatario no están contempladas en ninguna norma internacional, pero "como las aplica EEUU y otros países poderosos en Europa hay una especie de sometimiento y aceptación de la comunidad internacional", según el ministro venezolano Jorge Arreaza.

Con su lema “Make America Great Again” (Hagamos Estados Unidos grande de nuevo) prometió defender los intereses norteamericanos ante todo. Ahora, una vez en el poder, promete con su nuevo lema "Keep America Great" que sus prioridades para 2020 serán la reforma migratoria y los acuerdos comerciales, las mismas con las que Donald Trump comenzó su mandato en 2017. El comentarista de Fox News, Howard Kurtz describió el evento de su lanzamiento de campaña como un "déjà vu" y una apuesta por "jugársela por sus bases de nuevo".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios