Según 'NYT' y 'The Guardian'

¿Viajas a China este verano? Cuidado con tu móvil. Así te instala la policía una app espía

Una investigación llevada a cabo por varios medios ha desvelado que los guardias fronterizos chinos instalan una aplicación secreta para vigilar los teléfonos de los turistas

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

En un paso más hacia el control total y la monitorización de la privacidad, las autoridades fronterizas chinas están instalando en los móviles de varios turistas una aplicación de vigilancia que recopila datos personales incluidos en los teléfonos, como los mensajes de texto o los contactos, según una investigación llevada a cabo por los diarios 'The New York Times', 'The Guardian', 'Süddeutsche Zeitung', la emisora ​​alemana NDR y 'Motherboard'.

Pero no solo eso: también comprueba que las imágenes, vídeos, documentos o archivos de audio guardados en el dispositivo no coincidan con los más de 73.000 elementos incluidos en una lista 'negra' dentro del código fuente de la aplicación.

Esa lista 'negra' de elementos que la aplicación se encarga de comparar para saber si coinciden con tus archivos reúne, entre otras cosas, publicaciones como Inspire (la revista en inglés producida por Al Qaeda), manuales de armamento, grabaciones de himnos yihadistas o imágenes de ejecuciones.

Sin embargo, también incluye elementos con otras temáticas alejadas del terrorismo y el extremismo islamista, como documentos escaneados de diccionarios de árabe, grabaciones de recitales de versos del Corán, fotos del Dalai Lama o, incluso, una canción de la banda de metal grindcore japonesa Unholy Grave. Otro archivo en la lista es un manual de autoayuda del escritor estadounidense Robert Greene llamado 'The 33 Strategies of War'.

La investigación ha desvelado que las autoridades fronterizas de la remota región de Sinkiang (Xinjiang), en la frontera con Kirguistán, la aplicación la instalan rutinariamente en los teléfonos de los turistas con la excusa de combatir el terrorismo islámico. Para entrar a Xinjiang, los viajeros están obligados a entregar sus dispositivos -tanto iPhone como Android- y a revelar su contraseña. Los policías se llevan los dispositivos a otra habitación y los devuelven pasado un tiempo.

 Foto: Redes sociales
Foto: Redes sociales

Los iPhone se conectan a un lector para ser escaneados y analizar los datos, mientras a los Android se les instala la citada aplicación para recopilar el contenido. Cuenta 'The Guardian' que parece que en la mayoría de los casos, la aplicación es desinstalada antes de que se devuelva el teléfono a su propietario, pero algunos viajeros los han encontrado aún en su móvil al volver a sus casas.

En esos casos, la aplicación aparece con el icono de Android predeterminado y las palabras 蜂 采 (Fēng cǎi), un término que no tiene traducción literal al inglés pero que se refiere a las abejas que recolectan miel.

Esta práctica la estaría aplicando China solo en esta región y su frontera con Kirguistán. En este territorio, el Gobierno ha intensificado las tareas de vigilancia ante el temor al terrorismo islamista -según el gigante asiático, los grupos terroristas utilizan los países de Asia Central como base para atacarles- y el miedo a perder el control en la zona, rica en recursos.

En la región viven varias minorías étnicas como los Uigures, un grupo que, según Forbes, cuenta aproximadamente con 8 millones de personas, en su mayoría musulmanes y, con la excusa de vigilar la zona, China ha instalado sistemas de reconocimiento facial por las calles y en las mezquitas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios