199 aldeas afectadas

La joya arqueológica turca que desaparece bajo el agua por la construcción de una presa

La ciudad milenaria de Hasankeyf, al sureste de Turquía, ha comenzado a desaparecer por la construcción de una planta hidroeléctrica

Foto: La ciudad de Hasankeyf. (Reuters)
La ciudad de Hasankeyf. (Reuters)

12.000 años de Historia sumergidos bajo el agua. En un enclave que guarda restos de múltiples civilizaciones como árabes, selyúcidas, mongoles y otomanos que coincidieron en este paraje ubicado a lo largo del río Tigris, el gobierno turco ha comenzado la construcción de una presa hidráulica que hará desaparecer en cuestión de meses cualquier resquicio de lo que un día fue. Según informa el diario 'La Stampa', el agua ya ha comenzado a devorar la ciudad milenaria de Hasankeyf.

Con el apoyo de bancos como Andritz, de Austria, o Garanti BBVA, propiedad en gran parte del banco español BBVA, el proyecto sale adelante a pesar de que la zona fue declarada Área de Conservación Natural por parte de Turquía en 1981.

En 2009 se puso en marcha una campaña internacional para frenar la construcción, logrando que varias entidades de crédito europeas retirasen la inversión. Sin embargo, dos años más tarde, el gobierno volvió a presentar el proyecto a nuevos inversores consiguiendo el dinero que necesitaba para iniciar las obras.

Además, 199 aldeas, según datos oficiales, han tenido que abandonar sus hogares porque también se verán afectados por el nuevo embalse. Al menos 6.000 personas han tenido que ser evacuadas forzosamente de la zona, en su mayoría kurdos, de los que más del 40% no poseen títulos de propiedad, por lo que no recibirán indemnización. No obstante, las autoridades han construido una nueva ciudad a dos kilómetros de Hasankeyf para reubicar a las familias.

En 2009 se puso en marcha una campaña internacional para frenarlo, logrando que varias entidades de crédito europeas retirasen la inversión

Las autoridades han comenzado a trasladar algunos monumentos con la intención de preservarlos, aunque fuera de su lugar original. Entre ellos, la tumba de Zeynel Bey, construida en el siglo XV y que supone el único resto arqueológico de la tribu Ak Koyunlu, quienes gobernaron gran parte de lo que hoy es Turquía oriental, Armenia, Azerbaiyán, norte de Irak e Irán entre los años 1378 y 1508, hasta que fueron derrotados por los otomanos.

En su época dorada, fue además capital de Seljuks Artuklu, de la dinastía Seljuq, que gobernó la mayor parte de Oriente Medio y Anatolia desde el siglo XI al XIII. De hecho, aún se conserva la estructura de una gran fortaleza de piedra caliza que fue construida durante ese periodo.

Edificación que guarda la tumba de Zeynel Bey, en Hasankeyf. (Reuters)
Edificación que guarda la tumba de Zeynel Bey, en Hasankeyf. (Reuters)

Según apunta la agencia de noticias 'ANF', el pasado mes de mayo comenzó una iniciativa internacional bajo el título 'No es demasiado tarde para salvar Hasaknkeyf y el río Tigris', con la que más de 100 instituciones medioambientales pretenden frenar la construcción de la presa Ilisu.

En un comunicado, los firmantes piden que se inicie una nueva discusión amplia, participativa y transparente con todos los representantes de la población local. Además apuntan que investigadores independientes han señalado que Hasankeyf "es tan importantes como Éfeso, Troya o Capadocia", y que "cumple 9 de los 10 requisitos de la UNESCO" para ser considerado Patrimonio Mundial.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios