UNA PRESA 'ACABÓ' CON SU EXISTENCIA

Así es Curdi, el único pueblo del mundo que sale a la luz solo una vez al año

Una pequeña localidad de unos 3.000 habitantes fue sumergida bajo el agua para poder abastecer al resto de localidades colindantes: solo una vez al año, vuelve a la 'vida'

Foto: La presa de Salaudim, que ha 'enterrado' a Curdi bajo el agua. (CC/Nvvchar)
La presa de Salaudim, que ha 'enterrado' a Curdi bajo el agua. (CC/Nvvchar)

Llega el mes de junio y, como cada año, más de doscientos habitantes de diferentes localidades comienzan una peregrinación en dirección a Curdi. En el pequeño pueblo situado al oeste de la India ya no vive nadie y, todos aquellos que una vez lo sintieron como su hogar, suelen visitarlo para ver qué es lo que queda de sus casas. Y es que solo tienen una oportunidad para regresar a sus orígenes: la localidad de Curdi solo ve la luz una vez al año.

Curdi es un pueblo con mucha tradición, del que se tiene conocimiento de su existencia desde el siglo XV. En sus mejores épocas llegó a albergar a 5.000 personas, donde buena parte de su éxito radicaba en su suelo fértil: la riqueza de sus nutrientes y la presencia de abundante agua la convertía en una zona donde cultivar arroz, cocoteros, anacardos y mangos fuera costumbre. Tal facilidad para la agricultura pronto lo convirtió en una de las zonas prósperas de la región.

Pero incluso fue mucho más allá: la localidad fue un verdadero crisol de culturas, donde hindúes, musulmanes y cristianos convivieron con absoluta normalidad, con sus respectivos templos, en una zona que estuvo bajo el control de Portugal desde 1505 a 1961. Pero solo nueve años después de su independencia, en 1970, algo iba a cambiar en Curdi: las autoridades llevaron a cabo un ambicioso proyecto que iba a cambiar la vida de la pequeña localidad para siempre.

Fue a comienzos de la década de los setenta cuando comenzó a valorarse la opción de construir una presa en la zona para abastecer de agua a todas las poblaciones cercanas. En aquel momento, Curdi tenía unos 3.000 habitantes, pero era la zona perfecta para llevar a cabo una construcción que permitiera tener reservas para todo el año en toda la región, gracias a la presencia del río Salaulim, uno de los más caudalosos del estado de Goa.

Solo un par de años después, las autoridades daban el visto bueno a la presa, que se encargaría de proveer unos 400 millones de litros de agua al día a los pueblos de la zona... pero había un problema: para llevar a cabo esta idea, era necesario hacer desaparecer Curdi, que quedaría sumergida. Cerca de unas 1.000 familias se veían obligadas a cambiar de localidad, para lo que el gobierno les ofreció tierras en las que reubicarse y una compensación económica.

Poco a poco, las familias fueron adaptándose a vivir en sus nuevos pueblos, hasta que en 1986 Curdi quedó sumergida bajo el agua de manera definitiva. Desde entonces, la presa se encuentra en pleno funcionamiento, pero en junio ofrece un 'espectáculo' único: la sequía de la zona provoca que el nivel del agua baje hasta el punto de que la antigua aldea vuelva a ver la luz. Eso sí, solo lo hace durante un breve periodo de tiempo, tal y como indica 'BBC'.

Uno de los templos de Curdi sumergidos por la presa. (CC/Ameya Ashok Kamat)
Uno de los templos de Curdi sumergidos por la presa. (CC/Ameya Ashok Kamat)

De esta manera, el mes de junio es aprovechado por muchos de los que fueron habitantes de la zona para volver a recorrer lo que queda de sus calles, de sus zonas comunes e, incluso, ver qué es lo que queda de sus antiguos hogares. Por unos pequeños días, vuelven a sentirse como si regresarán a sus casas, esas que solo se pueden ver una vez al año... las mismas que un día dejaron por un bien común mayor: que no faltara el agua en toda la región de Goa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios