PROPAGANDA Y HERMETISMO EN COREA DEL NORTE

¿Ejecución o propaganda? En Corea del Norte, algunos muertos están muy vivos

El supuesto fusilamiento del exembajador norcoreano en España Kim Hyok-chol por el fracaso de las negociaciones entre Pyongyang y Washington debe ser cogido con pinzas

Foto: El líder norcoreano, Kim Jong-un, en una prueba de defensa. (EFE)
El líder norcoreano, Kim Jong-un, en una prueba de defensa. (EFE)

En mayo de 2016, los medios oficiales de Corea del Norte publicaron una lista de oficiales militares ascendidos. Era una larga relación de nombres. Pero uno en concreto causó sorpresa porque, en teoría, no debía estar ahí. Ri Yong-gil, un prominente general del régimen, aparecía fotografiado sonriente en un acto oficial apenas unos meses después de que la inteligencia surcoreana informara que había sido ejecutado bajo cargos de corrupción.

Por eso, el supuesto fusilamiento del exembajador norcoreano en España Kim Hyok-chol por la implosión de las negociaciones nucleares entre Pyongyang y Washington publicado por el diario surcoreano 'Chosun Ilbo' debe ser cogido con pinzas, aunque encaje con la saga de ejecuciones a diestro y siniestro que llega a intervalos desde Corea del Norte.

Esta información, que detalla la ejecución de Kim Hyok-chol y otros cuatro altos funcionarios por un pelotón de fusilamiento, está sustentada por una sola fuente sin identificar "con conocimiento de Corea del Norte" y sin más detalles sobre cómo se obtuvo esa revelación.

La fuente también agregó que Kim Yong-chol, quien llegó a reunirse con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca como enviado especial del dirigente norcoreano en la prenegociación nuclear, fue sentenciado a trabajos forzosos en un campo de reeducación ideológica en la provincia de Jagang, cerca de la frontera china.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de EEUU, Donald Trump, conversan en la cumbre de Hanói. (Reuters)
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente de EEUU, Donald Trump, conversan en la cumbre de Hanói. (Reuters)

Esperar y ver

Ningún medio surcoreano, agencia de noticias o departamento oficial ha podido hasta ahora verificar de forma independiente el deceso del exembajador norcoreano en Madrid. Tampoco los medios oficiales de Corea del Norte han comentado al respecto.

Si bien los medios recopilan indicios que apuntan en esta dirección —como la publicación esta semana de unas crípticas acusaciones a supuestos "traidores" en un periódico estatal o la prolongada ausencia de estos funcionarios en actos públicos posteriores al supuesto fusilamiento— la verdad es que las interioridades del régimen son difíciles de interpretar incluso para los expertos.

"Puede que nunca sepamos la verdad sobre los rumores de ejecuciones en Corea del Norte. Solo cuando los propios norcoreanos lo hacen público es posible tener un grado razonable de confianza de que sucedió. La desaparición de un funcionario del ojo público no es evidencia suficiente en sí", dijo Joshua Pollack, editor del 'Nonproliferation Review' e investigador sénior en el Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, California, en una entrevista con El Confidencial.

Una fuente diplomática dijo a la agencia de noticias Reuters que había signos de que Kim Hyok-chol y el resto de funcionarios fueron castigados, probablemente enviados a un campo de trabajo, pero que todavía no había evidencias de que hayan sido ejecutados.

"Estamos haciendo lo posible para comprobar las informaciones. No tenemos nada que añadir hoy", dijo el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en una conferencia de prensa en Berlín. El propio Pompeo dijo en mayo en una entrevista con la cadena estadounidense ABC News que creía que su contraparte en las negociaciones sería otra persona, pero que "no lo sabían seguro".

Muertos en la comitiva

No es la primera vez que los medios surcoreanos quedan en evidencia por avanzar informaciones de este calibre. En 2013, el mismo diario 'Chosun Ilbo' publicó que Hyon Song Wol, una famosa artista norcoreana descrita como la exnovia del dictador Kim Jong-un, había sido eliminada sumariamente junto con otros artistas por acusaciones de grabar y vender videos sexuales.

Pero Hyon, líder de la banda femenina Moranbong cuyas integrantes son seleccionadas personalmente por el 'Líder Supremo', estaba vivita y coleando. La joven apareció más tarde como un miembro clave de la comitiva de Kim en sus reuniones con Trump y su homólogo surcoreano, Moon Jae-in.

Otras veces, la fiabilidad de los servicios secretos surcoreanos ha sido puesta en cuestión justo por la situación opuesta. En 2011, los espías de Seúl no lograron confirmar la muerte de Kim Jong Il, padre de Kim, antes de que la propia televisión estatal de Pyongyang lo anunciara al mundo.

La agencia de inteligencia de Corea del Sur logró restaurar parte de su crédito, cuando anunció en 2013 la ejecución de Jang Song Thaek, el poderoso tío de Kim, días antes de la purga confirmada por medios norcoreanos.

Ante la ausencia de información, algunas instituciones han probado sus propias vías para contrastar datos. Por ejemplo, el Comité para los Derechos Humanos de Corea del Norte y la firma AllSource Analysis detectaron en 2014 actividad inusual en una base militar norcoreana que consideraron evidencia de una ejecución realizada con baterías antiaéreas. Sin embargo, eso solo permite confirmar el ajusticiamiento, pero no quiénes fueron las víctimas.

Prueba de un misil táctico guiado en Corea del Norte. (KCNA)
Prueba de un misil táctico guiado en Corea del Norte. (KCNA)

Negociaciones en el paredón

Al igual que sucede con otros entes opacos a la comunidad internacional, como los grupos yihadistas, el hermetismo que rodea al régimen norcoreano es tierra fértil para que este tipo de noticias sean tratadas con fines propagandísticos de uno u otro bando.

Que el dictador eliminara a Kim Hyok-chol en el paredón por el fracaso de las negociaciones con Estados Unidos —que dejaron en evidencia tanto a Trump como a Kim— encaja con la narrativa generalizada de un líder brutal y un poco desequilibrado que ya ha utilizado en el pasado a altos cargos como chivos expiatorios por fracasos políticos, ideológicos o económicos.

Que el dictador eliminara a Kim Hyok-chol en el paredón por el fracaso de las negociaciones con EEUU encaja con la narrativa de un líder brutal

En este caso, la trascendencia de la noticia es mucho más relevante. Con las negociaciones entre ambos países estancadas y creciendo la frustración de ambas partes, la posible eliminación de los implicados en las conversaciones a alto nivel podría señalar que un camino más duro está a punto de comenzar.

Entre las recomendaciones que el gobierno saliente de Barack Obama dejó durante la transición de 2016 al presidente Donald Trump y su equipo destacó la consideración de Corea del Norte como la mayor amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. Pero el mandatario republicano ha minimizado las advertencias de su predecesor y llegó a decir tras su primera reunión con Kim en Singapur el año pasado que el régimen comunista "ya no suponía una amenaza nuclear".

"Si Kim Hyok-chol está muerto, no debería considerarse como un 'mensaje' [de Kim Jong-un], excepto quizás para las élites del régimen que pudieran haber presenciado la ejecución", dijo Pollack. "Pero su desaparición de escena simplemente reflejaría la decisión de Kim Jong-un de poner punto final a las negociaciones".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios