china recorta sus importaciones de basura

Estados Unidos se queda sin reciclaje... y la salud y el medio ambiente lo notan

China ha recortado sus importaciones de basura en un 99% y los efectos de su política ya se perciben con dramática nitidez en todo EEUU. El mercado de reciclaje se ha desplomado

Foto: Trump durante un discurso en Alumisourse, un centro de reciclaje de metal, en Monessen, Pennsylvania. (Reuters)
Trump durante un discurso en Alumisourse, un centro de reciclaje de metal, en Monessen, Pennsylvania. (Reuters)

Acabamos de celebrar el Día de la Tierra. Los alumnos de los colegios fabricaron florecillas con cartones y plásticos usados; hubo charlas de ecología y se plantaron árboles. Millones de personas colgaron su reivindicación de rigor, desde el salón de su casa, en las redes sociales. La ONU, aquí en Nueva York, fue más allá e hizo un llamamiento a reformar el capitalismo para hacerlo más sostenible. Hasta se inventó una palabra: “Happytalism”. Una mezcla de capitalismo y felicidad. Mientras, los vertederos de Estados Unidos se estaban quedando sin espacio.

El país más consumista del mundo genera 262 millones de toneladas de basura al año, un 4,5% más que en 2010 y un 60% más que en 1985. Pero, aunque sea a paso de lombriz, la industria del reciclaje se ha encargado de contener una parte de esta avalancha. En torno al 25% de la basura estadounidense acaba siendo reciclada, y un 12% se quema para generar electricidad. Los vertederos, por tanto, han estado creciendo a un ritmo algo más moderado que en décadas anteriores.

La industria del reciclaje, sin embargo, tenía truco. De todas las botellas, revistas, cartones de leche, pilas, compresas, dvds y latas de Coca Cola que el ciudadano de bien colocaba en el contenedor correspondiente, una gran parte se enviaba a China. La poderosa industria del gigante asiático recibía la mitad de la basura reciclable del planeta y la convertía en zapatos, bolsos y pendientes que volvían, de entre los muertos, a los escaparates de las tiendas. Pero hace un año China, por razones medioambientales, se volvió más selectiva: sólo acepta los plásticos de mayor calidad, lo cual ha recortado sus importaciones de basura en un 99%. Estados Unidos fue cogido por sorpresa. Su industria de gestión de residuos se quedó sin este negocio. Y los vertederos, antes bajo control, se expanden a mayor ritmo.

“Dadas las nuevas reglas de China, el fondo del mercado de reciclaje se ha desplomado y está previsto que permanezca hundido durante varios años, mientras se desarrolla una nueva infraestructura”, dice un informe de SWEEP, una organización sin ánimo de lucro que vigila uso de los residuos. “Como resultado, el material recuperado en los programas de reciclaje está siendo desviado hacia los vertederos o hacia las incineradoras”.

Según SWEEP, los más de 3.000 vertederos activos de Estados Unidos se llenarán en menos de dos décadas. Especialmente en el noreste del país, mucho menos avanzado en las políticas de reciclado que los estados de la Costa Oeste. Los efectos de la nueva política china ya se perciben con dramática nitidez en todo EEUU.

“Estamos haciendo lo posible para ser ecológicamente responsables, pero no podemos permitírnoslo”, declaró Judie Milner, concejal de Franklin, en New Hampshire. Antes, la ciudad pagaba seis dólares por tonelada a las empresas que enviaban los plásticos a China. Ahora, dado que estas se han quedado sin mercado, cobran la tonelada a 125 dólares: veinte veces más caro. El precio es tan alto que el municipio sólo tiene dos opciones: o el vertedero, o la incineradora.

La incineradora Covanta, en Chester City, estado de Pensilvania, está viviendo una nueva edad de oro, en el sentido de que sus hornos vuelven a funcionar a pleno rendimiento. Desde el año pasado, la incineradora quema 200 toneladas de plástico al día. Esto contribuye a las peligrosas toxinas que maltratan los índices de salud de la localidad. Cuatro de cada diez niños en Chester City padece asma, y el ratio de cáncer de ovarios es aquí un 64% superior a la media del estado.

Cuatro de cada diez niños en Chester City padece asma, y el ratio de cáncer de ovarios es aquí un 64% superior a la media del estado

“La gente quiere hacer lo correcto reciclando, pero no tiene ni idea de a dónde va después [la basura] y a quién le afecta”, declaró a Wired Zulene Mayfield, vecina de Chester y líder de un grupo de protesta contra la incineradora. “La gente de Chester se siente desesperanzada. Todo lo que quieren es que sus hijos se vayan, que se escapen. ¿Por qué tenemos que ser desechables? ¿Por qué tiene este lugar que ser cargado con la basura y la mierda de la gente?”.


La propia capital del estado, Filadelfia, está quemando la mitad de su basura reciclable en la incineradora de Covanta. La otra mitad va a parar a los vertederos. Esta situación se reproduce por toda la geografía de Estados Unidos. La localidad de Broadway, en Virginia, ha interrumpido los servicios de reciclaje después de 22 años. Hace unos meses los camiones dejaron de pasar; ya no era rentable. Fort Edward, en Nueva York, ha reconocido que todas esas toneladas de plástico separado por los vecinos en sus contenedores azules no tenían una segunda vida por delante. No se convertirían en sudaderas, juguetes, alfombras o carpetas, sino en un montón de cenizas y toxinas perjudiciales para la salud de los vecinos.

Latas en una planta de reciclaje de plásticos en Santa Mónica, California. (Reuters)
Latas en una planta de reciclaje de plásticos en Santa Mónica, California. (Reuters)

Incluso la puntera California está teniendo problemas, pero su industria está más desarrollada: los productos se separan mejor, hay empresas dedicadas a ello, y a los ciudadanos se les hace responsables de no mezclar los materiales y de no contaminar su basura reciclable, por ejemplo con comida. En Richmond City se vigilan los contenedores de los vecinos para ver si reciclan bien. En Oakland, al lado de San Francisco, es habitual que el ayuntamiento te envíe una foto de tu propia basura, acompañada de una multa. Sólo el año pasado ocurrió 33.000 veces.

A medida que la basura se apila y se contamina el aire, también se agudiza el ingenio de las empresas para sacar partido y desarrollar una nueva industria. “Nos solían pagar por reciclar”, declaró Jim Iavarone, de Mill Valley Refuse Service, una compañía de gestión de residuos de California. “Ahora estamos pagando para deshacernos del reciclaje. Y si el estado no encuentra la manera de qué hacer con ello, de construir nuestras propias plantas de procesado, de dejar de enviarlo a otros países para que lidien con ello, todo acabará en nuestros vertederos”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios