con más del 70% de los votos

Negra y lesbiana: Lori Lightfoot, la mujer que ha hecho historia en la Alcaldía de Chicago

La abogada de 56 años ha sido elegida como alcaldesa de una ciudad que se enfrenta a graves problemas, que van de las tasas de criminalidad a la corrupción endémica

Foto: Lori lightfoot, elegida como alcaldesa de Chicago (Reuters)
Lori lightfoot, elegida como alcaldesa de Chicago (Reuters)

Las últimas elecciones 'midterm' de Estados Unidos ya batieron su propio récord, con cerca de 200 mujeres presentándose al Congreso; y en los resultados, volvieron a hacer historia, junto a personas de diferentes minorías (homosexuales, nativos...), al alcanzar grandes cargos públicos. Ahora, Chicago se suma a esta tendencia al nombrar a su primera alcaldesa mujer, negra y lesbiana. Se trata de Lori Lightfoot, la demócrata que ha ganado a Toni Preckwinkie en las elecciones a la Alcaldía, celebradas este martes 2 de abril. "Hoy habéis hecho algo más que historia: habéis creado un movimiento de cambio", dijo Ligthfoot tras conocer su victoria.

Nacida en Ohio, esta abogada de 56 años se hizo con la Alcaldía con el 73,8% de los votos, prometiendo defender los intereses de todos los habitantes de la ciudad, por encima de los de "unos pocos" con poder. Lo cierto es que Lightfoot tiene un papel crucial en una ciudad que tiene abiertos diferentes frentes problemáticos: desde las altísimas tasas de criminalidad a la corrupción endémica, pasando por un gran déficit en las finanzas, brutalidad policial y la falta de recursos. En 2018, Chicago registró 561 asesinatos, una cifra que si bien es inferior a la de 2017, supera las tasas de asesinatos de Nueva York y Los Ángeles, las dos ciudades más pobladas de Estados Unidos, juntas. "Cuando empezamos en esto, hace once meses, nadie creía en nosotros. Nos levantamos contra los intereses de los poderosos, una maquinaria poderosa y un alcalde poderosos. Pero entonces recordé algo que dijo Martin Luther King cuando yo era muy joven: 'Da el primer paso con fe, aunque no veas toda la escalera'".

Lori Lightfoot, en un foro antes de las elecciones de Chicago (Reuters)
Lori Lightfoot, en un foro antes de las elecciones de Chicago (Reuters)

Lo cierto es que Lightfoot lleva tiempo dando ese primer paso: en 1999, la ahora alcaldesa electa de Chicago se unió a la Fiscalía, motivada principalmente por el hecho de que se trataba de una oficina que era "casi exclusivamente" lugar del "hombre blanco". Lo hizo para representar a la comunidad negra en una institución en la que consideraba que debían estar representados, y desde ella procesó muchos casos no solo de violencia, sino también de muchos fraudes vinculados a la agresiva crisis económica de la que la ciudad no ha logrado salir —y que hace una década dejó varios suicidios—. Tanto es así que la propia Lightfoot ayudó a que se condenara al exconcejal de distrito Virgil Jones en 1998, por haber aceptado sobornos por valor de hasta 7.000 dólares, parte de una importante operación anticorrupción llevada a cabo por el FBI en los noventa que acabó con 18 personas condenadas.

Contra la brutalidad policial

En 2016 se filtraron numerosos vídeos en los que se podía ver el exceso de fuerza y violencia practicado por los agentes de la Policía de Chicago: entre tiroteos, persecuciones y palizas se contabilizaron cerca de 300 vídeos. De hecho, este mismo año un agente de la ciudad fue condenado a seis años y nueve meses de prisión por la muerte, a tiros, de un adolescente negro en 2014, uno de los casos que dispararon las manifestaciones por abuso de autoridad en Estados Unidos.

[¿Es la Policía de Estados Unidos racista?]

Poco antes de que estos vídeos salieran a la luz, Lightfoot fue designada para dirigir una fuerza policial de rendición de cuentas para la Policía, aunque este papel se convirtió en un arma de doble filo para ella: tuvo un papel importante, pero también la convirtió en objetivo para determinados activistas que no confiaban en la alcadía, y creían que estaba utilizando la institución para ayudarle a hacer algunos cambios más cosméticos que reales. No obstante, según un análisis del Chicago Tribune durante su paso por este organismo, del que salió en 2018, se despidió al 75% de los agentes cuyos casos fueron resueltos en estos años; la tasa de despidos entre 2011 y 2014 estaba por debajo del 40%.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios