SEGÚN EL VATICANO

El Papa no se dejó besar el anillo para no contagiar gérmenes entre los fieles

"El Papa estaba preocupado por la higiene y por contagiar los gérmenes entre la gente que hacía la fila para besarle en el mismo sitio", ha aclarado la oficina de prensa del Vaticano

Foto: El papa Francisco sonríe tras finalizar la audiencia general semanal. (EFE)
El papa Francisco sonríe tras finalizar la audiencia general semanal. (EFE)

El director de la oficina de prensa del Vaticano, Alessandro Gisotti, ha aclarado que el Papa no se dejó besar el anillo por una cuestión "de higiene" para "que no se contagiaran con los gérmenes" que le dejaban en la mano. "El Papa estaba preocupado por la higiene y por contagiar los gérmenes entre la gente que hacía la fila para besarle en el mismo sitio. El Papa me dijo que le gusta abrazar y ser abrazado y estar cerca de la gente pero temía que todos se enfermasen", ha aclarado Gisotti ante preguntas de los periodistas.

Gisotti aprovechó hoy cuando vio a Francisco para comentarle la curiosidad que había suscitado este gesto y el papa le explicó que cuando hay un grupo de gente muy numeroso al que tiene que saludar en un mismo lugar prefiere por precaución que no besen el anillo papal para evitar la difusión de gérmenes.

La escena se produjo el pasado lunes en el Santuario de Loreto, a unos 200 kilómetros al norte de Roma, en las cercanías de la ciudad de Ancona, adonde el Papa se había desplazado para realizar una visita de carácter religioso y firmar la exhortación 'Cristo vive', fruto del Sínodo de los Jóvenes de octubre de 2018. Generó sorpresa incluso entre los vaticanistas, los periodistas especializados en información religiosa que cubren cotidianamente las labores del líder católico.

“No sé exactamente por qué tuvo esa actitud. Quizá tenía prisa, o quizás estaba cansado, pues había mucha gente y el tiempo no era mucho. Aunque también es cierto que al Papa no le gusta que le besen la mano y el anillo. Prefiere que le den la mano”, dijo a El Confidencial Valentina Alazraki, reportera mexicana que ha cubierto cinco papados y 150 viajes pontificios. “Yo creo que eso se debe a que él no quiere mostrarse superior. No quiere que se arrodillen o realicen el besamanos. Quiere relaciones reales y directas con las personas. Es su forma de ser. Eso en el vídeo se vio de una forma muy evidente”, añade Alazraki, en declaraciones a El Confidencial.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios