un trato "colonial"

Canadá se disculpa por el confinamiento forzoso de miles de indígenas

El primer ministro Justin Trudeau ha pedido perdón oficialmente por la gestión del Gobierno federal de la tuberculosis en el Ártico entre las décadas de los años 40 y 60, en la que muchos murieron

Foto: El primer ministro canadiense Justin Trudeau durante la presentación del informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación, en 2015. (Reuters)
El primer ministro canadiense Justin Trudeau durante la presentación del informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación, en 2015. (Reuters)

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se disculpó hoy oficialmente en nombre de Canadá por el confinamiento forzoso de miles de indígenas del Ártico, los inuit, a mediados del siglo XX, un trato que calificó de "colonial".

"Estoy aquí para ofrecer una disculpa oficial por la gestión del Gobierno federal de la tuberculosis en el Ártico entre la década de los años cuarenta y la década de los sesenta", declaró Trudeau en la localidad de Iqaluit, capital de la región canadiense de Nunavit, el territorio de los inuit. "Lamentamos que les apartamos de sus familias, por no mostrarles el respeto y cuidado que se merecían. Lamentamos su dolor. A aquellos cuyos seres queridos fueron confinados, lo sentimos. Lamentamos romper lo que es más valioso: el amor por su hogar", agregó Trudeau ante los líderes inuit.

A mediados del siglo XX, más de 5.000 inuit, la mitad de la población total del Ártico oriental canadiense, fueron forzosamente confinados a miles de kilómetros de sus hogares, en el sur de Canadá, por padecer tuberculosis. En muchos casos, los inuit fueron confinados durante años en sanatorios sin tener tiempo de despedirse de sus familias, y un número indeterminado murió sin que sus familiares tuvieran noticia de los fallecimientos.

Manifestación a favor del comercio tradicional inuit en Ottawa. (Reuters)
Manifestación a favor del comercio tradicional inuit en Ottawa. (Reuters)

Como parte del reconocimiento oficial de la injusticia cometida contra los inuit, Ottawa junto con las autoridades de Nunavut se comprometen a crear una base de datos con los documentos en posesión del Gobierno federal sobre el confinamiento para que los familiares puedan localizar dónde se enterró a sus seres queridos. En 2010, una Comisión de la Verdad formada para investigar el confinamiento de los enfermos con tuberculosis recogió el testimonio de supervivientes y funcionarios que contaban cómo muchos padres y madres eran embarcados en navíos que los trasladaron al sur de Canadá mientras sus hijos quedaban abandonados en las playas.

Datos recogidos por la comisión señalan que en 1953, mientras que la tasa de mortalidad por tuberculosis de los canadienses en un sanatorio era de 10 por cada 100.000 pacientes, la de los inuit en el mismo centro sanitario fue de 298. Uno de los testimonios recogidos señala que si el paciente era una madre con un bebé en la espalda "el radiólogo cogía al bebé y se lo daba a quien tenía más cerca".

Trudeau aprovechó su disculpa por el confinamiento forzoso para subrayar que los inuit también fueron marcados con etiquetas de identificación en el que sus nombres eran sustituidos por números, se les castigó por utilizar su lenguaje o se les obligó a vivir en sitios designados por el Gobierno. "Durante demasiado tiempo, la relación del Gobierno con los inuit ha sido una de dobles estándares y de un tratamiento injusto y desequilibrado. Canadá debe cargar con esa culpa y vergüenza", afirmó Trudeau. "El racismo y discriminación que los inuit han sufrido fue, y siempre será, inaceptable", dijo el primer ministro en otro momento.

Además de los inuit, el Gobierno canadiense confinó forzosamente otros grupos aborígenes canadienses del norte del país, como los dene, que sufrían tuberculosis.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios