segunda cumbre con trump

Vietnam deporta al doble de Kim Jong-un: "Me sentí casi como un presidente de verdad"

El imitador de Kim Jong-un sostiene que con esta medida queda patente que todas las dictaduras "temen" cualquier tipo de sátira, incluso algo tan trivial como una imitación

Foto: Los dobles de Donald Trump y Kim Jong-un
Los dobles de Donald Trump y Kim Jong-un

"¡Casi me sentí un presidente real!": estas son algunas de las últimas palabras de Howard X, el doble del líder norcoreano, Kim Jong-un, que este lunes ha sido deportado de Vietnam. Esta semana se celebra en Hanói una cumbre entre el verdadero Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que tratarán de ahondar en una definición conjunta de desnuclearización tras varios meses de estancamiento. Sin embargo, dos días antes de la fecha formal de la cumbre, el cómico que imita al presidente de Corea del Norte ha sido deportado del país, después de ser interrogado por la policía.

Howard X abandonó el país después de haberse dado un beso de despedida con el falso Trump, que también estaba presente. "He sido escoltado desde mi hotel hasta el aeropuerto por el departamento de Inmigración, con tres agentes", ha explicado el cómico. "Cuando llegué al aeropuerto, me escoltaron también a través del control de seguridad e inmigración por la zona VIP, con soldados y agentes de Inmigración. ¡Casi me siento como un verdadero presidente!", bromeaba el humorista, señalando que los agentes de seguridad del aeropuerto impidieron a los viajeros sacarle fotos.

El pasado viernes, cuando los falsos Trump y Kim ya estaban en Vietnam, fueron interrogados por la policía, según recogió la prensa nacional. Ambos se encontraban en Vietnam para participar en su propia cumbre, y en torno a una decena de agentes de policía se presentaron en el plató de una cadena de televisión donde ambos estaban ofreciendo una entrevista. Allí mismo les solicitaron que dejaran de hacer apariciones en los medios o, de lo contrario, correrían el riesgo de ser deportados. "Básicamente nos dijeron que pararáramos de imitar (a los verdaderos presidentes) o nos echarían del país", explicaba Howard X, doble de Kim Jong-un, a la agencia francesa AFP después de ser puesto en libertad tras su interrogatorio. El Kim falso, un ciudadano que reside en Hong Kong, insistió en que estaba en Vietnam de manera legal y que no saldría del país a no ser que lo obligaran a ello. Finalmente, lo hicieron.

El doble de Trump, Russell White, explicó por su parte que su intención era rebajar las ambiciones nucleares de Corea del Norte. "Trabajamos para la paz. A través de las negociaciones, del diálogo, podemos ayudar a Corea del Norte", explicaba el falso presidente de Estados Unidos. "Espero que pueda pasar por alto mis misiles nucleares y levantar las sanciones", bromeaba Howard X antes de ser deportado. El imitador de Kim Jong-un ya visitó Singapur el año pasado, donde los dos líderes tuvieron su primera cita.

Antes de ser expulsado del país, la intención de Howard X y de Russell White era pasarse por un salón de masajes, jugar algún prtido de golf y hacer una ruta culinaria por las comidas típicas del país. No obstante, Vietnam, con un Gobierno de línea dura, tiene poca tolerancia hacia este tipo de actos espontáneos en público, y las fuerzas y cuerpos de seguridad del país han seguido de cerca a los dos imitadores durante todo el tiempo.

La razón oficial: visado inválido

Según ha explicado el propio cómico, la razón oficial de su deportación es que su visado en el país no tiene validez. "Aunque mi verdadero delito es parecerme al presidente de Corea del Norte", ha añadido. Desde que supo que iba a ser deportado, Howard X creyó que White correría la misma suerte. "Sin embargo, parece que han cambiado de opinión y a él le dejarán quedarse en el país. Sospecho que no quieren pagar su viaje de vuelta a Canadá. Yo les he pedido que solo viajo en primera clase, veremos si son capaces de cumplir mi petición", añadió.

Antes de abandonar Vietnam, Howard X ha podido, tal y como él mismo ha relatado, hacer algo de turismo en Hanoi, aunque siempre supervisados por policías que controlaban todos sus movimientos, tanto suyos como de White. "Russell White y yo estamos molestos por haber sido monitorizados las 24 horas del día, pero al mismpo tiempo nos honra que el Gobierno sienta que nosotros, como imitadores, seamos considerados lo suficientemente importante para ellos como para gastar recursos controlándonos a todas horas. Cuando estuve en Singapur también me siguieron, pero de manera más sutil", explicó. "Esto demuestra que todas las dictaduras temen cualquier tipo de sátira, incluso algo tan trivial como la imitación", concluyó.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios