impiden la marcha de los desarmados

Los yihadistas se atrincheran en su último enclave sirio y evitan la marcha de civiles

La evacuación de los civiles que permanecen en el último reducto del ISIS en Siria ha sido suspendida. Quedan unos 1.000 combatientes radicales

Foto: Fuerzas de las SDF en el pueblo de Al Baguz. (Reuters)
Fuerzas de las SDF en el pueblo de Al Baguz. (Reuters)

La evacuación de los civiles que permanecen en el último reducto del grupo yihadista Estado Islámico en el este de Siria fue suspendida hoy, mientras que en el enclave se estima que permanecen unos 1.000 combatientes radicales que impiden la marcha de los desarmados. Unos 40 camiones que habían llegada a la zona para evacuar a los civiles se marcharon hoy sin nadie a bordo, tal y como pudo constatar la agencia EFE.

Un comandante de las Fuerzas de Siria Democrática (SDF), el grupo de milicias mayoritariamente kurdas que asedia al ISIS en su último reducto, dijo a Efe que se calcula que 3.000 personas quedan en la zona de Al Baguz, de las cuales 2.000 son civiles y 1.000 combatientes. "No podemos empezar la batalla mientras queden civiles en Al Baguz", destacó Adnan Afrin, comandante militar de las SDF.

Agregó que tenían previsto evacuar este jueves a más civiles y por ello mandaron 52 camiones a las afueras de Al Baguz, pero los yihadistas "cortaron el camino a los civiles" y les impidieron salir. Según Afrin, los extremistas quieren seguir utilizándoles como "escudos humanos" para evitar ser atacados.

Asimismo, dijo que algunos combatientes se infiltraron entre los civiles que fueron evacuados ayer de la zona en unos 30 camiones, la mayoría de ellos mujeres y niños, así como en medio de otros grupos que salieron anteriormente. "Saben que las SDF no atacamos a los civiles y aprovechan esta oportunidad para escapar entre los civiles", remachó.

Los civiles que salieron el miércoles de Al Baguz fueron llevados a una nueva base militar establecida por la coalición internacional liderada por EEUU, que apoya a las SDF en la lucha contra los yihadistas, en la localidad de Al Aluni, a unos 25 kilómetros al noreste de Al Baguz y próxima a la frontera con Irak. Fuentes de las SDF revelaron a Efe que en esa base son recibidos los desplazados y filtrados, antes de ser enviados a otros centros militares en las provincias de Al Hasaka, Alepo y Al Raqa (norte).

A los hombres se les toman fotografías y huellas dactilares, así como sus datos personales, mientras que las mujeres y los menores son llevados al campamento de desplazados de Al Hol, en Al Hasaka, donde están siendo acogidos todos los que han huido de las últimas poblaciones controladas por los extremistas en el este de Deir al Zur.

Este jueves una fuente militar iraquí dijo a EFE que las SDF entregaron a las autoridades de Irak a un total de 150 personas, entre ellas yihadistas del ISIS, que estaban detenidas por los kurdos en Siria, aunque no detalló si formaban parte del grupo de evacuados. El coronel Mohamed al Dulaimi, del Ejército iraquí, afirmó que las 150 personas son de nacionalidad iraquí, "en su mayoría terroristas que pertenecen al ISIS que se habían entregado" a las SDF y que anteriormente habían luchado en Irak.

También hay mujeres y niños, pero el coronel rechazó ofrecer más detalles sobre el destino de los repatriados e indicó que "van a ser tratados conforme a la ley iraquí y se les van a aplicar las medidas legales".

Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), respaldados por Estados Unidos, observan camiones cargados con personas desplazadas cerca de la ciudad de Baghouz. (EFE)
Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), respaldados por Estados Unidos, observan camiones cargados con personas desplazadas cerca de la ciudad de Baghouz. (EFE)

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha advertido en los pasados días de que hay células del ISIS operando en la provincia de Deir al Zur, que ha sido escenario en los pasados días de ataques, principalmente contra las SDF. Este jueves 20 personas fallecieron, entre ellas seis milicianos kurdos, por la explosión de un coche bomba en la zona de Shahil, en el este de la provincia de Deir al Zur, según el Observatorio.

El ISIS reivindicó el ataque a través de la red social Telegram y aseguró que sus "soldados" hicieron explotar un coche bomba contra una patrulla de las milicias kurdas, matando al menos a 15 de sus efectivos. "La batalla sigue siendo dura, hasta la derrota de los ejércitos cruzados", agregó el EI en referencia a las tropas extranjeras presentes en Siria y a sus aliados.

Según el Observatorio, las FSD realizaron horas antes una redada en la localidad de Shahil, en la que detuvieron a tres ciudadanos de nacionalidad iraquí, que se cree que son miembros del ISIS que estaban escondidos en una vivienda y buscaban huir de la zona.

Las milicias contaron con cobertura de helicópteros de la coalición internacional capitaneada por Washington, agregó la ONG. Además, han realizado otras redadas para capturar a miembros del ISIS que han escapado a medida que han ido perdiendo el control de sus dominios en Siria, algunos de los cuales también se han infiltrado en Irak. Ambos países formaban parte del "Califato" que el ISIS proclamó en junio de 2014, cuando conquistó amplias regiones de estos Estados.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios