LA MEDIDA SE IMPLANTARÍA EN CUATRO AÑOS

Hawaii quiere implantar una nueva edad mínima legal para fumar: los 100 años

No afectaría a los cigarrillos electrónicos, al tabaco de mascar ni a los puros, pero sí a los cigarrillos convencionales

Foto: Hawaii quiere subir la edad legal para fumar a los 100 años (Reuters/Max Rossi)
Hawaii quiere subir la edad legal para fumar a los 100 años (Reuters/Max Rossi)

En Estados Unidos mueren cada año medio millón de personas por culpa del tabaco. Es la primera causa de muerte entre las enfermedades que son evitables y se estima que unos 40 millones de norteamericanos son fumadores, lo que supone aproximadamente un 15 por ciento de la población adulta.

Richard Creagan es un representante del Partido Demócrata en el estado de Hawaii. Fue médico de urgencias antes de ser elegido en 2014 y asegura que los cigarrillos son "el artefacto más letal de la historia de la humanidad". Por eso ha presentado una proposición de ley para aumentar la edad legal para fumar en ese estado: los 100 años.

La proposición debe pasar ahora por todos los trámites de cualquier ley estatal y será debatida por el parlamento de Hawaii, que deberá aprobarla para que se convierta en ley. Y, a buen seguro, el lobby del tabaco ejercerá toda la presión posible para evitar que eso suceda y siente un precedente que pueda expandirse por todo el país.

Hawaii es el único estado en el que, actualmente, la edad legal para fumar es de 21 años. Lo hizo en enero de 2017 y se convirtió en pionero, ya que en el resto del país la edad oscila entre los 18 y los 19 años. Con esta nueva ley, ninguna persona menor de 100 años podría comprar tabaco, aunque se instauraría de forma gradual.

Sólo los cigarrillos tradicionales

La proposición de ley recoge que la edad legal para fumar pasaría a ser de 30 años en el año 2020; a los 40 años, en 2021. A los 50 años, en 2022; a los 60 años, en 2023; y, finalmente, se instauraría definitivamente en los 100 años a partir de 2024. Toda una sentencia para la inmensa mayoría de los fumadores.

En declaraciones al Hawaii Tribune, Richard Creagan asegura que los cigarrillos han sido diseñados por una "industria ridículamente mala, para ser altamente adictivos y sabiendo que es altamente letal” y lo compara con las leyes actuales contra las drogas: “No permitimos que las personas tengan acceso libre ni a opiáceos ni a ningún medicamento que necesite receta".

La medida afectaría sólo a los cigarrillos tradicionales, ya que la ley deja fuera tanto a los cigarrillos electrónicos como al tabaco de mascar y a los puros. Según Creagan, estos son “más seguros” para los fumadores, aunque el Instituto Nacional del Cáncer avisa en su web que "todos los productos de tabaco son dañinos y causan cáncer".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios