empezó con un lápiz y un cuaderno

Una niña de 11 años recauda 50.000 euros para cumplir sueños de personas mayores

Ha creado una plataforma para ayudar a los ancianos que viven en residencias y no tienen recursos económicos para sus pequeños deseos diarios

Foto: Ruby Kate con una de las ancianas a las que ha ayudado (Foto: Facebook)
Ruby Kate con una de las ancianas a las que ha ayudado (Foto: Facebook)

Ruby Kate Chitsey tiene 11 años y acompaña a su madre, Amanda, a su trabajo tres días a la semana. Ella es enfermera y trabaja en cinco residencias de ancianos que visita a lo largo de la semana. A Ruby Kate le gusta charlar con las personas que viven allí mientras su mamá atiende a los mayores, pero llegó un momento en el que se aburrió.

Una tarde, Ruby Kate comenzó a hablar con una mujer en silla de ruedas que miraba fijamente a la ventana. Le contó con enorme tristeza que un hombre había llevado a su perro de visita, pero que apenas veía a su mascota porque no tenía suficiente dinero para pagar a alguien que se lo llevara más a menudo. Eso hizo pensar a la joven qué otros deseos tendrían los ancianos de esa residencia.

No se lo pensó dos veces y se puso manos a la obra con su lápiz y un cuaderno. Hizo una lista y fue hablando con los ancianos preguntando qué cosas desearían y no se podían permitir. Las respuestas fueron inesperadas por su simpleza, porque no se encontró a nadie que le pidiera imposibles: unos pantalones que no se le cayeran, una almohada más cómoda, ver a su mascota más a menudo o una simple fruta natural fueron algunas de las peticiones.

Facebook y GoFundMe

La joven creó una página en Facebook llamada ‘Tres deseos para los residentes de Ruby’ y su madre la ayudó a poner en marcha una cuenta en GoFundMe para recaudar fondos y hacer frente a los gastos que iba a generar su proyecto. Poco a poco y sin grandes pretensiones han conseguido recaudar 55.000 dólares, unos 50.000 euros.

Su madre reconoce que los ancianos “han contado a Ruby cosas que a mí jamás me habrían contado”. Y la niña ha creado una mini fundación para responder a sus necesidades más básicas: un libro, un corte de pelo, un paseo a su perro… El estado les da alojamiento y manutención gratuita, pero sólo disponen de 40 dólares al mes para sus gastos, poco más de 35 euros.

Por eso lo que ha conseguido Ruby Kate tiene un enorme valor para ellos. “Son familias humildes, algunas no tienen ni coche para venir a ver a los ancianos. El 90 por ciento de ellos no tienen a nadie que los visite”, reconoce la madre de la pequeña emprendedora. Y lo que empezó siendo tres deseos para los ancianos de una residencia se amplió a los cinco centros en los que trabaja su madre.

Incluso ha necesitado ayuda y ha reclutado a Marilyn, una anciana de 74 años que está feliz de poder ayudar: “Ha acabado con mi depresión porque hasta ahora sentía que ya no servía para nada”. Y eso que Marilyn es de las afortunadas: su hija visita a diario la residencia e incluso le lleva comida casera cada día.

La plataforma GoFundMe la ha nombrado ‘niño héroe’ del mes y Ruby Kate lo ha celebrado con la ‘operación Happy Meal’, llevando comida para todos los residentes. Su sueño ahora es que ‘Tres deseos para los residentes de Ruby’ se exporte a todo el país, como reconoce su madre a la CNN: “Ruby Kate está creando un movimiento trayendo alegría a los mayores”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios