SEIS MESES DE CÁRCEL Y 500 DÓLARES DE MULTA

Pueden ir a prisión por dejar alimentos y agua en el desierto para los inmigrantes

Los propios voluntarios confirman que dejaron grandes garrafas de agua y latas de alubias para que comieran los inmigrantes

Foto: El desierto de Sonora es una de las rutas que utilizan las mafias para introducir inmigrantes en Estados Unidos (Flickr/dchrisoh)
El desierto de Sonora es una de las rutas que utilizan las mafias para introducir inmigrantes en Estados Unidos (Flickr/dchrisoh)

Cuatro miembros de un movimiento religioso pueden terminar en la cárcel por su buena voluntad. Los hechos se remontan al año 2001 cuando los cuatro voluntarios, que pertenecen al movimiento ‘No más muertes’ de la Iglesia Unitaria Universalista de Tucson, entraron en un refugio que se encuentra en un parque nacional de Arizona para dejar agua y comida a los inmigrantes que intentaban entrar en Estados Unidos.

Una investigación conjunta entre la policía estadounidense y la mexicana determinó que 14 personas murieron en ese parque nacional, situado en el Desierto de Sonora, a unos 70 kilómetros de la frontera. Se cree que las mafias que ayudan a los inmigrantes a entrar en los Estados Unidos les dejaron abandonados en mitad del desierto y no pudieron sobrevivir.

Sin embargo, a los integrantes de ese movimiento religioso, vinculado al cristianismo protestante, les acusaban de entrar en un refugio nacional sin permiso y de abandono de propiedad. Los cuatro encausados son Natalie Hoffman, Oona Holcomb, Madeline Huse y Zaachila Orozco que fueron declarados culpables el pasado viernes por un juez federal y que se enfrentan ahora a una pena de seis meses de cárcel y 500 dólares de multa.

Garrafas de agua y latas de alubias

Otros cinco miembros de ‘No más muertes’ se enfrentan en febrero y marzo a varios juicios acusados de "esfuerzos para colocar alimentos y agua que salvan vidas" dentro del refugio nacional de Cabeza Prieta. Los propios voluntarios confirmaron que dejaron grandes garrafas de agua y latas de alubias para que comieran los inmigrantes.

En un comunicado que recoge la CNN, la activista Catherine Gaffney asegura que "este veredicto desafía no solo a los voluntarios de ‘No más muertes’, sino a la gente de conciencia de todo el país. Si dar agua a alguien que muere de sed es ilegal, ¿qué humanidad queda en la ley de este país?"

El juez federal Bernardo Velasco, que presidió el juicio a los voluntarios, explica en su fallo que el refugio está lleno de basura procedente de la entrada ilegal de los inmigrantes en los Estados Unidos. También señaló que el agua y los alimentos dejados por los voluntarios "dañan la decisión nacional de mantener el refugio inmaculado".

En su cuenta de Facebook, la organización ha dejado un mensaje dando las gracias a las personas que les han apoyado y que han donado dinero y alimentos y han dejado una frase que resume su sentimiento: “La ayuda humanitaria nunca es un crimen”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios