exige "un examen profundo de sus políticas"

Israel acusa a la Unión Europea de financiar el boicot contra sus empresas

Más de cinco millones de euros de instituciones de la UE han ido a parar a organizaciones que promueven el boicot. Israel exige a Bruselas que haga "un examen profundo de sus políticas"

Foto: Colonos israelíes preparan una construcción no autorizada cerca de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania. (Reuters)
Colonos israelíes preparan una construcción no autorizada cerca de la ciudad de Hebrón, en Cisjordania. (Reuters)

Más de cinco millones de euros procedentes de instituciones de la Unión Europea han ido a parar a diez organizaciones que promueven el boicot contra empresas e instituciones israelíes. Es la acusación que ha lanzado el Ministerio de Asuntos Estratégicos de Israel, que denuncia que Bruselas financia a organizaciones palestinas y europeas que promueven la campaña de Boicot, Sanciones y Desinversión (BDS).

El informe "El rastro del dinero" apunta a dos ONG palestinas, Al Haq y Al Mezan, que en 2018 recibieron una subvención plurianual de más de 750.000 euros, y a las europeas Norwegian People's Aid (Noruega), CCFD-Terre Solidaire (Francia), Un Ponte Per (Italia) y Trocaire (Irlanda) por obtener fondos europeos para actividades de boicot. El texto, presentado este miércoles por el ministro de Asuntos Estratégicos, Guilad Erdán, sostiene que "causas aparentemente legítimas permiten a las ONG que apoyan el BDS encauzar otros fondos que instigan la deslegitimización y el boicot al Estado de Israel".

"Consideramos desafortunado que, de nuevo, se publique información no contrastada sin un diálogo previo", responde la UE

Incluso si los fondos están destinado a propósitos no relacionados con el BDS, conceden a estas ONG la "legitimidad" necesaria para recibir más subvenciones y realizar "actividades anti-israelíes", denuncia el informe, basado en datos pulicados por el Sistema de Transparencia Financiera de la UE y las propias ONG. Por ello, el Ministerio de Asuntos Estratégicos israelí exige a la Unión Europea que condicione futuras subvenciones a un compromiso de no promocionar el boicot contra Israel. "Ha llegado el momento de que la UE haga un examen profundo de sus políticas", declaró Guilad Erdán.

Por actividades "anti-israelíes" se entiende, en el caso de Al Haq, emprender acciones contra Israel en la Corte Penal Internacional y en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. En 2018, la organización palestina, junto a varias ONG francesas, exigió a empresas asociadas a un proyecto de infraestructuras con Israel que se negaran a participar en dicho proyecto si este contribuía, directa o indirectamente, a la conexión con colonias israelíes en Cisjordania.

Según 'The Jerusalem Post', el director general de Al Haq, Shawan Jabarin, fue en su día un miembro destacado del Frente Popular para la Liberación de Palestina, considerado una organización terrorista por la UE y EEUU.

La UE ha reaccionado a las acusaciones asegurando que las conclusiones del informe -y de su versión anterior, publicada en 2018- "son infundadas y objetivamente incorrectas". "En 2018 invitamos a las autoridades israelíes a participar en un diálogo sobre la sociedad civil tal y como está previsto en el EU-Israel Action Plan. No hubo respuesta a esta oferta, que sigue en pie. Consideramos desafortunado que, de nuevo, se publique información no contrastada sin un diálogo previo", ha declarado un portavoz comunitario.

En la relación entre Israel y la UE, la crisis ha sido la norma. Las acciones de Bruselas respecto al conflicto israelí-palestino son un reflejo de su política: distinguir entre Israel dentro de las fronteras de 1967 y Israel con los territorios tomados en la Guerra de los Seis Días (el Sinaí, la franja de Gaza, los Altos del Golán, Jerusalén Este y Cisjordania). Desde la perspectiva de la Unión, sus medidas -como el etiquetado de productos procedentes de territorios ocupados que provocó una grave crisis diplomática en 2015- están diseñadas para que la solución de los dos Estados sea viable. Una solución que la colonización de Cisjordania convierte en imposible, al impedir que se establezca un Estado integrado sobre territorios contiguos, es decir, un Estado independiente y viable económicamente.

"Los Estados miembros no tienen el control sobre esos fondos y nos preocupa mucho que países de la UE financien a organizaciones que promueven el boicot"

"Aunque la UE distingue entre el Estado de Israel y los territorios en Cisjordania, su política siempre ha estado en contra de las campañas del BDS. Ahora bien, la financiación de la Unión Europea llega a instituciones que no hacen esa distinción y que promueven el BDS. Leyendo el inforne interno de la UA se puede ver que los Estados miembros no tienen el control sobre esos fondos y nos preocupa mucho que países de la UE financien a organizaciones que promueven el boicot contra el Estado de Israel", declaran a El Confidencial fuentes diplomáticas israelíes.

El movimiento BDS fue creado en 2005 por 171 organizaciones que promueven todo tipo de sanciones contra Israel hasta que ponga fin a la ocupación de territorios palestinos. En su manifiesto fundacional pedía el boicot, desinversiones y sanciones para forzar a Tel Aviv a cumplir las leyes internacionales -la ONU considera Cisjordania y Jerusalén Este "territorio ocupado"-, derribar el muro de Cisjordania (construido durante la ola de atentados de la Segunda Intifada) o respetar y proteger los derechos de los refugiados palestinos a regresar a sus casas y recuperar sus propiedades (800.000 en origen, entre cuatro y cinco millones hoy).

La mayor parte de la financiación que obtiene la red de ONG suscritas al movimiento procede de subvenciones de la UE y Estados miembros como España, Holanda, Suecia e Irlanda.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios