tras la caída de un misil iraní en el golán

Ataques israelíes en Siria: una operación para que Irán no se enquiste en la frontera

El Ejército israelí bombardeó en la madrugada del lunes objetivos iraníes cerca de Damasco. El objetivo es claro: impedir que Teherán "construya una máquina de guerra independiente" en Siria

Foto: Las defensas aéreas sirias interceptan varios misiles israelíes durante los bombardeos, el 21 de enero de 2019. (EFE)
Las defensas aéreas sirias interceptan varios misiles israelíes durante los bombardeos, el 21 de enero de 2019. (EFE)

El Ejército israelí bombardeó en la madrugada del lunes objetivos iraníes cerca de Damasco y baterías antiaéreas sirias, después del lanzamiento de un misil contra su territorio y para combatir lo que considera el "atrincheramiento" de Irán en el país vecino. Los bombardeos provocaron la muerte de once personas, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, y con la ofensiva, aseguró en una conferencia telefónica el antiguo asesor de seguridad nacional israelí, Yaakov Amidror, Israel envió "un mensaje fuerte" para dejar claro que "está decidido a impedir que Irán construya una máquina de guerra independiente en Siria".

El Ejército israelí anunció que llevó a cabo los ataques y mostró que está dispuesto a asumir el riesgo de intercambio de fuego con los iraníes, estimó el analista, que añadió que la respuesta militar israelí "fue inmediata" tras interceptar el domingo un cohete cerca de la pista de esquí del Monte Hermón, en los Altos del Golán, que Israel ocupa parcialmente a Siria desde 1967. El portavoz militar Ronen Manelis detalló que era un misil tierra-tierra disparado desde territorio sirio por tropas iraníes en una operación planeada, que iba dirigido contra objetivos civiles y militares, informó la radio militar. Como respuesta, esta madrugada, la aviación israelí atacó objetivos de las Fuerzas Quds, la unidad de élite y de operaciones internacionales de la Guardia Revolucionaria iraní que comanda el general Qasem Soleimaní.

Los puntos atacados, aseguró una nota castrense, eran "centros de almacenamiento de municiones y un puesto ubicado en el aeropuerto internacional de Damasco", así como "un puesto de inteligencia y un campo militar de entrenamiento" iraníes. Las fuerzas sirias respondieron al ataque israelí con "decenas de misiles tierra-aire", que llevaron al Ejército a bombardear también baterías de defensa antiaérea sirias.

Tras la ofensiva, el comandante de la Fuerza Aérea de Irán, el general Aziz Nasirzadeh, aseguró que sus efectivos están preparados para "eliminar de la faz de la Tierra" a Israel, a lo que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, reaccionó declarando que no ignorará "los actos de agresión" iraníes cuando este "intenta atrincherarse militarmente en Siria". "La política de línea roja para impedir el atrincheramiento iraní en Siria se mantiene con toda su fuerza", declaró esta mañana el ministro de Transporte e Inteligencia israelí, Yisrael Katz, que advirtió a Irán de que "cualquiera que dispare un cohete hacia el Hermón israelí pagará un alto precio", informó el digital Times of Israel. Por su parte, el titular de Vivienda y Construcción, Yoav Galant, prometió que Israel "expulsará a Irán de Siria".

El Monte Hermón visto desde Ben Tal tras la caída de un misil, el 20 de enero de 2018. (EFE)
El Monte Hermón visto desde Ben Tal tras la caída de un misil, el 20 de enero de 2018. (EFE)

Tensiones con Rusia

El ataque israelí, que asestó de nuevo un golpe contra el aeropuerto de Damasco, podría debilitar las relaciones con Rusia, delicadas desde que en septiembre el Ejército sirio derribó un avión ruso con quince militares a bordo tras un bombardeo israelí. Rusia acusó del incidente a Israel, al considerar que los cazabombarderos israelíes utilizaron la aeronave rusa como pantalla para atacar instalaciones sirias.

El periódico árabe Al Quds Al Arabi, con sede en Londres, citó recientemente a dos fuentes rusas que señalaron que Moscú alertó recientemente a Israel de que no se quedará en silencio si el país volvía a atacar el aeropuerto internacional de Damasco. Según este, el Kremlin quiere reconstruir el aeropuerto de la capital siria y su advertencia siguió al bombardeo israelí del pasado 11 de enero contra un almacén aeroportuario y otros objetivos en los alrededores de Damasco.

El ataque de anoche, sin embargo, no fue coordinado con los rusos, aunque Israel actúa "de manera muy cautelosa para no alcanzar soldados" de Rusia y "evitar errores y accidentes", por lo que informa "de antemano" a las autoridades de Moscú cuando actúa en zonas concretas de Siria, señaló Amidror. Los incidentes recientes suponen la peor escalada de tensión desde que el pasado mayo un amplio ataque israelí contra objetivos iraníes en Siria causó al menos 27 muertos tras más de 70 bombardeos nocturnos en respuesta al lanzamiento de 20 cohetes desde el sur de Damasco contra el Golán.

Para el analista de defensa del diario Haaretz, Amos Harel, "mientras el régimen de Assad estabiliza su control sobre Siria", Irán quiere seguir sobre el terreno con "el contrabando de armas" a Hizbulá, unos movimientos que "Israel quiere frustrar" y que demuestran que "el conflicto está lejos de terminar". La situación actual, opina, deja en evidencia "las falsas promesas" de Moscú de hace medio año, cuando durante la ofensiva de las fuerzas gubernamentales para retomar el control del sur de Siria, prometió a Israel que las fuerzas iraníes se mantendrían lejos de su territorio.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios