LOS ABUSOS SEXUALES Y EL DECLIVE DE ABADIANIA

En la ciudad fantasma del curandero de los ricos: “Ojalá Joao de Deus hubiera muerto"

La ciudad que se volvió mundialmente famosa por los poderes de Joao de Deus es ahora una población fantasma. En su mejor época recibía hasta 20.000 personas al mes, un 40% extranjeros

Foto: Una seguidora de Joao de Deus en su centro curativo, en Abadiania, Brasil. (Reuters)
Una seguidora de Joao de Deus en su "centro curativo", en Abadiania, Brasil. (Reuters)

Calles desiertas, hoteles cerrados y tiendas sin clientes. Abadiania es el retrato de una ciudad fantasma, donde un sol de justicia y el calor asfixiante del verano tropical contribuyen a crear una ambiente enrarecido, como en un viejo wéstern. En la calle principal solo aparecen unos pocos peregrinos vestidos de blanco, el color obligatorio para acceder a la Casa Dom Inácio de Loyola, donde en la mejor época el médium Joao de Deus recibía entre 10.000 y 20.000 personas al mes, de las que el 40% eran extranjeros.

Habría sido mejor si João de Deus hubiese muerto. Por lo menos, no tendríamos que pasar por este bochorno. Abadiania sería ahora un centro de peregrinaje y nosotros podríamos subsistir”. Quien habla es Antonio de Carvalho, un comerciante de unos 65 años que se instaló en esta pequeña ciudad del interior del Estado de Goiás, localizada a 120 km. de Brasilia, después de jubilarse. Atraído por el éxito del centro espiritual fundado por João de Deus en 1976, Antonio abrió una tienda de ropa en la que el color blanco predomina.

Reina un silencio sepulcral. Los peregrinos se esconden de las cámaras con los mismos paraguas que les protegen de un sol despiadado

Desde que estalló el escándalo que culminó el pasado 16 de diciembre con la detención de João de Deus -acusado por cientos de mujeres de haber cometido abusos sexuales-, las ventas en Abadiania han caído un 90%. “Tengo un contrato que vence el 6 de febrero. Si la actividad no se recupera y los dueños no bajan el alquiler al menos a la mitad, tendré que cerrar”, reconoce Antonio con aire pesimista y apesadumbrado. Cree que el estrago es tan grande que la economía de la ciudad no va a poder recuperarse. “Muchos hoteles han tenido que cerrar. Nadie consigue pagar el alquiler y a los empleados sin tener ingresos. No vamos a poder resistir mucho tiempo”, añade.

En la última década, esta pequeña ciudad de 19.000 habitantes se volvió mundialmente conocida gracias a los supuestos poderes milagrosos de João de Deus, el médium más importante de Brasil que llegó a tratar al expresidente Lula da Silva, a Bill Clinton, Hugo Chávez o la modelo Naomi Campbell. Prestigiosos medios de comunicación internacionales como 'Der Spiegel' le dedicaron amplios reportajes, en que mostraban sus dudosos métodos de cirugía espiritual, como cortar las córneas con un cuchillo normal y corriente o introducir unas tijeras por la fosa nasal con una algodón impregnado de agua santa.

Un seguidor del médium Joao de Deus  sostiene un cartel en el 'centro curativo' de Abadiania, Brasil. (Reuters)
Un seguidor del médium Joao de Deus sostiene un cartel en el 'centro curativo' de Abadiania, Brasil. (Reuters)

Tras haber sido acusado de violación por centenares de mujeres, Joao de Deus se entregó a la justicia al mismo tiempo que proclamaba su inocencia. Ahora tendrá que responder por las acusaciones de violencia sexual, fraude y posesión ilegal de armas. La Fiscalía General del Estado recibió cerca de 600 correos electrónicos con las denuncias de 260 mujeres, procedentes de seis países diferentes. La Policía aprehendió en sus domicilios armas, piedras preciosas y 1,6 millones de reales (378.000 euros) en efectivo. También fueron detectados movimientos sospechosos en sus cuentas por valor de 35 millones de reales (8,2 millones de euros), interpretados por la Fiscalía del Estado de Goiás como un intento de ocultar su patrimonio. Por esta razón, la justicia ha decretado el bloqueo de 50 millones de reales (cerca de 12 millones de euros) en sus cuentas.

Hoy la Casa Dom Inácio de Loyola, que hasta el pasado mes de diciembre creaba directa e indirectamente 1.300 puestos de trabajo, está casi vacía. Ningún portavoz accede a conversar con los periodistas brasileños y extranjeros que cada día esperan pacientemente en el patio del centro. Un silencio sepulcral reina en Abadiania, donde los dueños de las pocas posadas que todavía permanecen abiertas están “viajando” y los peregrinos se esconden de las cámaras con los mismos paraguas que les protegen de un sol despiadado.

"Por la mañana, la hernia había desaparecido por completo. Tengo las ecografías de antes y después de la cirugía espiritual", cuenta Zeila

A pesar de los últimos acontecimientos, muchos comerciantes se declaran fervientes seguidores de Joao de Deus. Es el caso de Zeila Borges da Silva, dueña de una tienda de piedras y souvernis, en la que no entra ni un solo cliente durante toda la entrevista. Zeila llegó a Abadiania hace 15 años en busca de un tratamiento para su madre, que padecía trastornos mentales. “Corría desnuda por la calle, nos pegaba mucho, estaba siempre enfurecida. Gracias a João de Deus, recuperó su equilibrio mental y hoy lleva una vida normal”, cuenta.

Ella misma recurrió a los poderes del médium para tratar unos celos compulsivos que estaban acabando con sus nervios. Además, asegura que su hijo fue curado de una hernia inguinal que para los médicos tenían que ser operada. “No teníamos dinero para una cirugía. Mi marido y yo decidimos llevar al niño al centro de João de Deus. Él nos dijo que bajaría la entidad por la noche y que lo curaría. Por la mañana, la hernia había desaparecido por completo. Tengo las ecografías de antes y después de la cirugía espiritual. No se puede dudar del tratamiento”, afirma esta comerciante con convicción.

Su enorme fe en Joao de Deus le impide admitir que pueda ser culpable. Habla de “intereses de políticos y líderes evangélicos” para destruir la figura del médium. Su gran esperanza es que Abadiania siga siendo un centro de peregrinaje. “Para todos nosotros este escándalo ha sido pésimo. La ciudad depende 100% del trabajo del médium Joao de Deus. Nuestra perspectiva es que su centro sigua funcionando, así como la corriente de energía que hay en la casa. Aunque lleguen pocos huéspedes, nos pueden ayudar a mantener los negocios”, señala.

De hecho, no faltan adeptos incluso en este momento de fuerte descrédito. Ravian Bulle llegó de Sidney junto a su familia el mismo día en que Joao de Deus fue arrestado. Es la segunda vez que visita Abadiania. Reconoce que su conexión con esta pequeña ciudad del interior va mucho más allá de la figura del médium. “Personalmente yo siento que como seres humanos tenemos que conectar con el plano espiritual directamente, no a través de una persona, una iglesia o una cosa. Entonces todo lo que está pasando es solo otro paso en el proceso evolutivo para conectar el espíritu directamente”, asegura este australiano, que no descarta regresar en un futuro próximo a Abadiania para meditar y seguir con su trabajo espiritual.

Aún así, la tónica general en Abadiania es de desesperación y decadencia. El alcalde, José Aparecido Diniz, alega que todavía es difícil cuantificar las pérdidas económicas causadas por un escándalo que va camino a convertirse en el ‘MeToo’ brasileño. Para la prensa local, al menos 150 personas fueron despedidas en las posadas desde que se hicieron pública las primeras denuncias contra João de Deus por abusos sexuales.

El médium tiene una trayectoria muy llamativa en todos los sentidos. Joao Teixeira de Faria -su verdadero nombre- es un analfabeto funcional procedente de una familia muy humilde, lo que no supuso un obstáculo a la hora acumular enormes riquezas y convertirse en uno de los líderes espirituales más respectados de Brasil. En su primera juventud hizo fortuna con la minería de oro en la Sierra Pelada, la mina cielo abierto más grande del mundo, localizada en el Estado de Pará.

Casado 10 veces y padre de 11 hijos, Joao de Deus se formó en el catolicismo y tuvo su primera experiencia como médium a los nueve años. A los 16, según su biografía, curó a su primer paciente. En 1976 fundó la Casa Dom Inácio de Loyola, dedicado al santo que le guiaría en sus cirugías espirituales. Sin embargo, no siempre gozó de prestigio. A finales de los años 70 llegó a ser acusado de ser un charlatán e incluso fue arrestado. Su popularidad fue consagrada en 1991, cuando la actriz Shirley MacLaine decidió tratar con él un cáncer en la región abdominal. A partir se este momento su fama atravesó las fronteras de Brasil y empezó a recibir a turistas de Estados Unidos, Europa y Australia. Recurrió a la ayuda de políticos locales y nacionales para labrar una credibilidad que atraería incluso a la presentadora estadounidense Oprah Winfrey, que en 2012 viajó hasta Abadiania para entrevistarle.

Joao de Deus mientras es escoltado por la Policía para cumplir con la orden de prisión preventiva en Goiania, Brasil. (EFE)
Joao de Deus mientras es escoltado por la Policía para cumplir con la orden de prisión preventiva en Goiania, Brasil. (EFE)

A sus 76 años, Joao de Deus es dueño de siete 'fazendas', en las que sigue practicando la excavación de oro y piedras preciosas. El día después de Navidad, una de sus propiedades sufrió actos de vandalismo. Su casa de Goiania, la capital del Estado de Goiás, fue allanada. No es el único quebradero de cabeza que el médium ha tenido que enfrentar tras su detención. El 4 de enero fue internado en un hospital público tras sufrir un malestar, consecuencia de su cáncer de estómago que trató en 2015 con una cirugía tradicional en un hospital de elite de São Paulo.

Las mujeres que denunciaron a João de Deus ante la Fiscalía General del Estado tenían entre nueve y 67 años cuando sufrieron ataques sexuales. Entre ellas está su propia hija Dalva Teixeira, quien sufrió abusos entre los 10 y los 14 años y que en un vídeo llama a su padre de “monstruo”. Sin embargo, Dalva se ha retractado en un segundo vídeo en el que aparece al lado de su padre y apoya la teoría de que las denuncias con una cortina de humo montada para robar el dinero del médium.

El que comenzó como un escándalo sexual adquirió tintes mucho más turbios por acusaciones de liderar una red de tráfico de bebés

Hasta el momento, la Policía Civil ha escuchado a 16 mujeres. Por su parte, la Fiscalía ha recogido el testimonio de más de 100 mujeres. Pero la telenovela de Joao de Deus está lejos de haber concluido. El pasado fin de semana, el que comenzó como un escándalo sexual adquirió tintes mucho más turbios debido a una nueva denuncia de una activista brasileña de derechos humanos, que le acusa de liderar una red de tráfico de bebés. En un video divulgado en Internet, Sabrina Bittencourt asegura que el médium y sus cómplices vendían a niños en los Estados Unidos, Europa y Australia, gracias a la intermediación de guías espirituales.

Según Bittencourt, la red comandada por Joao de Deus esclavizaba a mujeres negras de las zonas rurales, a las que dejaban embarazadas a la fuerza y obligaban a dar a luz a bebés que posteriormente eran vendidos a padres adoptivos de otros países a un precio que oscilaba entre los 20.000 y los 50.000 dólares. Esto explicaría la gran afluencia de extranjeros a Abadiania. La activista, cuya denuncia todavía no ha sido analizada por las autoridades brasileñas, asegura que muchas mujeres, en su mayoría jóvenes de entre 14 y 20 años, habrían sido asesinadas después de tener varios hijos y enterradas por los cómplices del médium. De momento, no hay pruebas.

Sabrina Bittencourt es la misma activista que lanzó una bomba mediática contra el gurú Prem Baba, célebre por adquirir sus conocimientos en la ciudad india de Rishikesh, a los pies del Himalaya, y por contar con millares de seguidores, entre ellos políticos como el excandidato a la presidencia de Brasil Aécio Neves y actual gobernador de São Paulo João Dória. El pasado agosto este santón fue acusado por algunas de sus discípulas de abusos sexuales. Pocas personas se fijaron en el nombre de Bittencourt, quien estaría investigando a otros 13 líderes espirituales brasileños. Ahora el testimonio de esta activista puede complicar aún más la delicada situación de João de Deus y condenar Abadiania y a sus habitantes a la pobreza.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios