TAMBIÉN SE COMPRÓ UN IPAD

Vendió un riñón para comprarse un iPhone y ha quedado discapacitado para siempre

Contactó con una red ilegal de tráfico de órganos y vendió un riñón por 3.000 dólares, pero ahora deberá pasarse el resto de su vida conectado a una máquina de diálisis

Foto: La imagen de Xiao Wang ha dado la vuelta al mundo (Foto: Twitter)
La imagen de Xiao Wang ha dado la vuelta al mundo (Foto: Twitter)

La historia de Xiao Wang dejó helado a medio mundo en el año 2011. Era un joven chino que por aquel entonces tenía 17 años y que estaba obsesionado con la tecnología. Wang tomó una decisión casi increíble: vendió uno de sus riñones para poder comprarse un iPhone. Ahora, casi 8 años después, su vida ha dado un vuelco por culpa de las secuelas de la operación.

Para poner en marcha su plan, Xiao buscó la forma de vender su riñón y encontró una red de tráfico ilegal de órganos. Le dieron todas las garantías de que podría vivir con un solo riñón y se sometió a la operación. Sin embargo, contrajo una infección en la clínica ilegal donde le operaron que le ha marcado de por vida.

La cicatriz que le quedó tras la operación (Foto: YouTube)
La cicatriz que le quedó tras la operación (Foto: YouTube)

Xiao Wang ha sufrido una insuficiencia renal y está postrado en una cama. Pero lo peor es que tendrá que pasar toda su vida conectado a una máquina de diálisis. Se trata de un tratamiento médico que siguen las personas cuyos riñones dejan de funcionar y que sirve para eliminar artificialmente las toxinas de la sangre.

Un riñón por 3.000 dólares

El hecho de que Xiao Wang vendiera uno de sus riñones en 2011 ha sido definitivo para que quede discapacitado para siempre. Todo, a cambio de los 3.000 dólares, unos 2.600 euros, que consiguió por su riñón, con los que pudo conseguir el iPhone que tanto ansiaba y, además, un iPad. Aunque aquella operación trajo muchas consecuencias: hasta nueve personas fueron arrestadas, incluido el cirujano.

Dos de los médicos fueron condenados a 3 años de prisión, mientras los intermediarios recibieron una pena de entre 3 y 5 años de cárcel. La familia de Xiao Wang, que no se enteró de nada hasta que el chico se sometió a la cirugía, recibió 170.000 euros como indemnización. Pero él deberá vivir toda su vida unido a la máquina de diálisis.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios