¿Aplazar el Brexit? Reino Unido tantea la posibilidad con Bruselas
  1. Mundo
el ministro del brexit lo niega rotundamente

¿Aplazar el Brexit? Reino Unido tantea la posibilidad con Bruselas

Londres está "estudiando las sensaciones" y "probando cómo están las aguas" sobre una posible prórroga de la petición de aplicación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, según el Telegraph

Foto: ¿Aplazar el Brexit? Reino Unido tantea la posibilidad con Bruselas
¿Aplazar el Brexit? Reino Unido tantea la posibilidad con Bruselas

A estas alturas casi todo el mundo, excepto los 'brexiteers' más enconados, opina que un Brexit sin acuerdo puede tener un serio impacto negativo tanto para el Reino Unido como para la Unión Europea. De momento no parece haber planes de contingencia muy definidos, más allá de movilizar a miles de agentes de policía para controlar posibles disturbios. Por este motivo, y a pocos días de la votación decisiva al respecto en el Parlamento británico, el Gobierno de Theresa May podría estar considerando solicitar una extensión del plazo de salida, según informa el diario The Daily Telegraph.

De acuerdo con este rotativo, funcionarios británicos y europeos se encuentran ya discutiendo la posibilidad de extender el proceso formal de divorcio entre el Reino Unido y la UE. El periódico cita hasta tres fuentes distintas de la UE que han explicado que Londres está "estudiando las sensaciones" y "probando cómo están las aguas" sobre una posible prórroga de la petición de aplicación del Artículo 50 del Tratado de Lisboa, el que regula la salida de un país de la UE.

Foto: Theresa May, sin un plan B si Westminster rechaza el acuerdo del Brexit

De confirmarse, supondría un desmentido a la postura oficial del ejecutivo de May, que ha negado repetidamente que vaya a retrasar la salida británica. De hecho, el ministro del Brexit, Stephen Barclay, ha vuelto a reafirmar hoy mismo esta posición al ser preguntado por las informaciones del Telegraph. “La política del Gobierno es clara al respecto, la primera ministra lo ha dicho en numerosas ocasiones: vamos a salir de la Unión Europea el 29 de marzo. No estamos intentando extender [el plazo]”, ha declarado a la agencia Reuters.

Según el Telegraph, estos discretos contactos diplomáticos se producen después de que un miembro del gobierno, la secretaria de Estado de Asuntos Digitales, Margot James, especulara con que "podríamos tener que prorrogar el Artículo 50". En cualquier caso, una de las fuentes ha señalado que esta exploración no supone más que los negociadores británicos "están simplemente haciendo su tarea".

El ministro del Brexit Stephen Barclay en Downing Street, el 18 de diciembre de 2018. (Reuters)
El ministro del Brexit Stephen Barclay en Downing Street, el 18 de diciembre de 2018. (Reuters)

Cuenta atrás para el 15 de enero

Barclay también se ha pronunciado sobre el posible cambio de postura de algunos parlamentarios conservadores que en un principio se opusieron al acuerdo alcanzado por May con Bruselas: “Algunos han dicho que están mucho más abiertos, pero obviamente supone un desafío”, ha indicado el ministro.

La nueva votación en Westminster tendrá lugar el próximo 15 de enero, si bien los debates comienzan este miércoles. May espera obtener algunas garantías adicionales por parte de la UE que permitan convencer a los 'tories' euroescépticos y a los unionistas norirlandeses del DUP, ante la asunción de que el acuerdo alcanzado es el mejor al que puede llegarse, y que eso es mucho mejor que el escenario de un “Brexit duro”, que podría provocar un enorme caos en el sistema comercial y financiero del Reino Unido. Otras opciones son la convocatoria de un nuevo referéndum -anatema para los miembros del Partido Conservador partidarios del Brexit-, o celebrar nuevas elecciones parlamentarias, en las que el posicionamiento de cada partido sobre la salida británica de la UE sería uno de los elementos clave de los comicios.

Foto: Los judíos británicos que temen el Brexit (y ponen sus esperanzas en Alemania)

El principal punto de controversia es el llamado 'backstop', el mecanismo para impedir una frontera dura entre Irlanda del Norte y el resto de la isla en caso de que no haya un nuevo protocolo una vez finalice el período de transición en 2020. Lo que prevé el acuerdo actual es que el Reino Unido se quedaría temporalmente en la unión aduanera de la UE e Irlanda del Norte estaría alineada además con el mercado único común, solo para bienes. Los 'brexiteers' desconfían de esta medida, que consideran una trampa.

En ese sentido, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, ha dicho que la UE está dispuesta a otorgar garantías al respecto al Reino Unido. “No queremos atrapar al Reino Unido en Nada: queremos embarcarnos en las conversaciones sobre las futuras relaciones de forma inmediata. Creo que estaremos felices de dar ese tipo de garantías”, ha declarado al diario irlandés The Irish Times. Pero el antiguo secretario del Brexit David Davis, que dimitió por su oposición al acuerdo, ha declarado que garantías como las que ofrece Varadkar no bastarán para convencer a los 'tories' rebeldes de que apoyen el pacto que se votará el día 15, según la agencia Reuters. Los próximos días prometen ser decisivos.

Reino Unido Brexit Unión Europea
El redactor recomienda