se han vendido legalmente por 20.000 dólares

Qué país tiene el pasaporte más difícil de falsificar y otras cosas que no sabías

¿Sabías que antes no hacía falta llevar foto o que hay algunos países que incluyen imágenes escondidas en el documento?

Foto: Una persona sostiene su pasaporte venezolano (Reuters/Mariana Bazo)
Una persona sostiene su pasaporte venezolano (Reuters/Mariana Bazo)

Los pasaportes nos acompañan desde hace muchos años, aunque han ido cambiando sustancialmente con el tiempo hasta convertirse en el documento que conocemos hoy en día. Cada país expide su propio pasaporte y debe contar con algunas características de seguridad en común. Pero además de estas obligaciones, cada nación configura su documentación de una u otra manera, añadiendo algunos elementos que lo hacen único.

El primer pasaporte tendría 2.500 años

La Biblia recoge un pasaje en el que el rey Artajerjes I de Persia, que vivió entre los años 465 y 424 antes de Cristo, entregó una carta con su firma a uno de sus trabajadores públicos para que le sirviera como presentación ante cualquier funcionario y le permitieran atravesar las tierras de Judea.

El episodio aparece en el Antiguo Testamento, más concretamente en el libro de Nehemías, y ha sido calificado por los expertos como el primer pasaporte de la historia.

No hubo foto hasta la Gran Guerra

En 1918 durante la Primera Guerra Mundial, un espía alemán entró en Gran Bretaña gracias a un pasaporte norteamericano falso. Hasta entonces este documento sólo contenía los datos de filiación de cada persona, pero desde entonces se añadió una fotografía para poder diferenciar al titular del pasaporte.

Entonces se decidió que podías usar imágenes familiares. Si la foto que más te gustaba era una en la que aparecías con tu mujer y tus hijos no había problema, es la que figuraría en el pasaporte. Hasta bien entrado el siglo XX se pudieron incluir este tipo de imágenes, aunque a día de hoy sólo se permitan fotografías personales y de frente en las que se identifique perfectamente al propietario del documento.

Finlandia, Eslovenia y Noruega innovan

Cada país puede añadir cualquier elemento al pasaporte que expide, sin restricciones, siempre que cumpla con los requisitos de seguridad comunes en todo el mundo. Noruega, por ejemplo, decidió colocar una imagen de sus famosas auroras boreales, aunque sólo se puede ver si se observa el pasaporte bajo una luz ultravioleta.

Otros países como Finlandia o Eslovenia han ido más allá y han colocado pequeños dibujos en una de las esquinas del pasaporte para que funcione como un folioscopio. Si sujetamos el documento y pasamos rápidamente esas páginas con el dedo pulgar, las imágenes crearán una secuencia de movimiento muy curiosa.

Un negocio para algunos países

Taufaʻahau Tupou IV fue rey de Tonga Tonga desde la muerte de su madre, Sālote Tupou III en 1965 hasta 2006. Como soberano de este estado de la Polinesia buscó cualquier fórmula para generar riqueza en el país y decidió que una buena idea sería vender pasaportes de Tonga a quien lo quisiera. El precio fue de 20.000 dólares por unidad, ni más ni menos.

Y el pasaporte más seguro es…

El de Nicaragua. El país centroamericano ha configurado un documento con 89 elementos de seguridad diferenciales, que lo convierten en el más seguro y el más difícil de falsificar de todo el mundo. Entre esos elementos hay hologramas y marcas de agua que lo diferencian de cualquier otro documento.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios