MATÓ A ONCE MUJERES ENTRE 1983 Y 2002

China ejecuta a su 'Jack el Destripador', el mayor asesino en serie de su historia

Hace un par de años, las autoridades chinas descubrían a un criminal que lleva quince años sin actuar: este jueves, tras dictarse sentencia, ha sido ejecutado para cerrar el caso

Foto: Gao Chengyong, en el momento de enfrentarse al juicio por sus once asesinatos. (Reuters)
Gao Chengyong, en el momento de enfrentarse al juicio por sus once asesinatos. (Reuters)

Corría un 20 de mayo de 1988 en Baiyin (Gansu, China), cuando la policía local se encontró con algo que no habían visto nunca antes: una joven de solo 23 años aparecía muerta en su casa, con 26 puñaladas en su cuerpo y con varias partes cortadas de sus órganos sexuales. Sin duda, uno de los crímenes más violentos de la zona, pero lo que las autoridades no sabían es que era el primero de muchos que estaban por llegar. Este jueves, se ha cerrado el caso.

Aquel crimen del año 88 tan solo fue el comienzo de una escalada de violencia nunca antes vista en Baiyin. Solo unos meses después, tenía lugar un segundo crimen con exactamente el mismo patrón; tres años más tarde, el número de mujeres fallecidas de la misma manera ya se contaban con una mano, ante lo que la policía empezó a temerse lo peor: un asesino en serie suelto, al que los medios locales calificaron como el 'Jack el Destripador chino'.

Siempre actuaba de la misma manera: se aprovechaba de jóvenes que vivían solas, a las que se guía hasta su casa. Una vez allí, las robaba, violaba y después, asesinaba, cortando sus gargantas y mutilándolas, especialmente los órganos sexuales. En algún caso, incluso llegó a actuar de esta manera contra niñas pequeñas, siendo su víctima más joven una menor de tan solo ocho años. Desde 1988 hasta 2002, once mujeres murieron a manos de este asesino, que decidió dejar de matar.

Durante más de 30 años, la policía no fue capaz de saber quiér era el 'Jack el Destripador chino', el criminal que disfrutaba matando a mujeres. Pese a tomar muestras suyas de ADN de los restos de las víctimas, en ningún archivo policial consiguieron encontrar una correspondencia ni saber de quién se trataba... hasta que un golpe de suerte se cruzó en el camino de las autoridades. Otra detención colateral que iba a revelar el nombre del verdadero asesino.

Ocurrió en 2015, trece años después de que tuviera lugar el último asesinato. La policía detuvo a un hombre por un delito menor, un pequeño robo sin mayor misterio. Cuando la policía tomó sus huellas, descubrió una sorpresa mayúscula: su ADN era similar al de los asesinatos del 'Jack el Destripador' chino, pero no igual, por lo que el culpable de aquellos casos sin solucionar tenía que ser, irremediablemente, un familiar directo suyo. Comenzaba la búsqueda.

Gao Chengyong, escasas horas después de haber sido capturado. (Reuters)
Gao Chengyong, escasas horas después de haber sido capturado. (Reuters)

La policía solo necesitó unos meses para descubrir al culpable: Gao Chengyong, al que detuvo en 2016 en la tienda de comestibles que era de su propiedad. Tenía 53 años entonces y, tras comprobar la coincidencia al cien por cien de su ADN con el encontrado en sus víctimas, confesó ser el asesino al que durante tantas décadas habían buscado y sobre el que no habían encontrado una sola pista. Desde entonces, Gao estuvo detenido en una prisión de alta seguridad.

A mediados de 2018, Gao fue juzgado y condenado a muerte. Ha sido este jueves cuando las autoridades chinas han comunicado oficialmente que el 'Jack el Destripador chino' ha sido ejecutado, cerrando así el caso del mayor asesino en serie de la historia de China. Eso sí, lo que no han querido precisar es cuál de las dos vías para ejecutarle han utilizado: si la de la inyección letal o la del pelotón de fusilamiento. Pero conocidos sus crímenes, se puede entendre cómo ha sido su final.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios