¿qué implica tener una ficha s?

Delincuente y sospechoso de radicalismo: el tirador de Estrasburgo estaba vigilado

Cherif Chekatt ha sido condenado por delitos comunes en 27 ocasiones, y pasó 5 años en la cárcel. Frecuentaba los círculos islamistas de la ciudad y llevaba bajo el radar desde 2010

Foto: Las fuerzas de seguridad cercan el área donde se busca al autor del tiroteo. (Reuters)
Las fuerzas de seguridad cercan el área donde se busca al autor del tiroteo. (Reuters)

El autor del tiroteo de Estrasburgo ha sido identificado como Cherif Chekatt, de 29 años y nacido en Estrasburgo pero de padres argelinos. Sabemos que era conocido por las autoridades, que habían ido a su domicilio el martes por la mañana para detenerle como sospechoso de un atraco. Chekatt tenía un pasado como delincuente común, y había sido condenado en 27 ocasiones, según ha explicado el fiscal, Remy Heitz. También frecuentaba los círculos islamistas de la ciudad, y estaba vigilado por esa razón desde 2010. Por ello, poseía también una ficha S, el expediente sobre posible radicalización que se aplica a miles de individuos en Francia, en un intento de prevenir su deriva extremista. Dos de sus hermanos han sido detenidos hoy, uno de los cuales estaba también fichado en esta misma categoría.

Tener una ficha S (por Seguridad del Estado) no implica directamente estar sometido a una vigilancia activa por parte de las fuerzas de seguridad. Significa que la persona en cuestión está o ha estado bajo sospecha por tener intención de cometer atentados, de complicidad con terroristas o de tener relaciones con terroristas conocidos. La ficha S está cubierta por el secreto de defensa y, por ello, puede ser que no solo los afectados no lo sepan sino que, por ejemplo, los responsables de la seguridad del Estado no comunican esa información ni a los alcaldes de pequeños pueblos o ciudades donde residen esos individuos.

En Francia se contabilizaban en febrero más de 19.000 fichas S. Teniendo en cuenta esa cantidad, es comprensible que para las fuerzas policiales sea materialmente imposible seguir durante 24 horas cada caso. De todos ellos, más de 3.000 son extranjeros y unos 600 tienen doble nacionalidad.

Cuando a alguien se le atribuye una ficha S se despierta una alerta que servirá en los controles policiales de aeropuertos, por ejemplo, para dar a conocer que la persona es sospechosa, pero tampoco servirá para impedirle el paso de una frontera ni para expulsarle del país si es extranjero. Es un simple elemento de información.

Captura de pantalla de un vídeo que muestra los momentos posteriores al tiroteo.
Captura de pantalla de un vídeo que muestra los momentos posteriores al tiroteo.

Un sistema de clasificación

Ese tipo de catalogación ayuda a investigar las redes y contactos del fichado. El fin buscado es poder fijar una vigilancia específica sobre cada caso. Además, la ficha S tiene fecha de caducidad. Si un afectado no comete delitos y se hace olvidar, la letra fatídica desaparece en un año. Puede ser renovada. Fue el caso del terrorista Yasin Salhi, que decapitó a su jefe en el verano de 2015, cerca de Lyon, después de dos años fichado. Otro islamista, Raduan Lakdim, que asesinó a cuatro personas en un supermercado del sur de Francia, el 23 de marzo pasado, estaba también fichado como S.

La ficha S tiene varios niveles, de S1 a S16, pero la cifra no implica grado de peligrosidad, sino la acción que las fuerzas de policía deben llevar a cabo cuando se encuentran con un caso S. Por ejemplo, S14 designa a un yihadista retornado de Irak o Siria.

La confección de una ficha S corresponde a la DGSI, acrónimo de la Dirección General de Seguridad Interior —el FBI francés—. En teoría, los países signatarios del acuerdo de Schengen deben compartir la información sobre sospechosos, pero, como en Francia, después de un tiempo las fichas son destruidas.

La ficha S no es un arma judicial; no permite a la policía arrestar a las personas concernidas. Puede parecer frustrante e incluso inservible para luchar contra el terrorismo. Manuel Valls propuso en su día la retención administrativa de todos los fichados S. Los expertos policiales prefieren que los afectados se sientan libres para poder vigilarles mejor.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios