AUNQUE SIGUEN SIN CONOCERSE LAS CAUSAS

La historia se repite en Nueva Zelanda: otras 50 ballenas mueren varadas en la playa

Se suceden los casos de cetáceos encontrados en las playas del país de las antípodas, después de los 150 ejemplares de hace apenas unos días

Foto: Más de 200 ballenas han aparecido varadas en Nueva Zelanda sólo en la última semana (Foto: Ministerio Conservación)
Más de 200 ballenas han aparecido varadas en Nueva Zelanda sólo en la última semana (Foto: Ministerio Conservación)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Hace pocos días, el experto del Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda Ren Leppens explicaba que cada año se dan unos 85 casos de ballenas varadas en el país. Sin embargo, aseguraba que lo normal era que sucediera con ejemplares aislados, no en grupos. Pues el asombro de los estudiosos de este trágico fenómeno animal debe ir ‘in crescendo’.

Si el pasado fin de semana eran 145 los ejemplares que aparecían varados en la Isla Stewart, al sur del país, ahora han sido 51 las ballenas encontradas en las playas de Islas Chatham. Este archipiélago se encuentra a 800 kilómetros de las islas principales de Nueva Zelanda, por lo que se cree que los dos episodios no están relacionados entre sí.

El doctor Dave Lundquist es de esa opinión y asegura que “la mayoría de los ejemplares parecían estar perfectamente de salud, por lo que no conocemos las causas que han podido provocar estos acontecimientos. Puede ser porque su sistema de navegación no funcione bien, puede que huyeran de depredadores o incluso que alguna actividad humana les empujara hacia las playas. Pero realmente nos sabemos qué ha ocurrido”.

El Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda ha explicado que en esta ocasión han sido entre 80 y 90 las ballenas que quedaron varadas en la bahía de Hanson, al este del archipiélago, aunque una buena parte de ellas pudieron volver al océano por sus propios medios.

Muchas de las ballenas sufrieron profundos cortes por la escasa profundidad de las aguas (Foto: Ministerio de Conservación N.Z.)
Muchas de las ballenas sufrieron profundos cortes por la escasa profundidad de las aguas (Foto: Ministerio de Conservación N.Z.)


Sin embargo, 50 murieron y fueron recuperadas con profundos cortes, producto de los golpes contra las rocas y la poca profundidad de las aguas. Hubo un ejemplar que se rescató aún con vida, pero los veterinarios no pudieron hacer nada por salvarle debido a su mal estado y tuvieron que sacrificarlo.

Las autoridades han enterrado a las ballenas en las inmediaciones de la playa con la ayuda de las comunidades maoríes de la zona y han tomado muestras de los animales para investigar qué ha podido suceder para originar esta nueva tragedia.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios