no entraba en la planta de procesado

Knickers, el buey gigante que se salvó del matadero por medir más que Pau Gasol

Este ejemplar australiano es tres veces más grande que el resto de sus compañeras: supera los dos metros 30 centímetros y pesa más de 1.400 kilos

Foto: Knickers destaca sobre todos sus compañeros de granja. (Foto: Twitter)
Knickers destaca sobre todos sus compañeros de granja. (Foto: Twitter)

Knickers tiene siete años y ha entrado en los libros de los récords en Australia como la res más grande del país. Mide 2,33 metros de altura, más que ningún jugador de baloncesto, y pesa la friolera de 1.400 kilos. Aunque en un principio su dueño lo compró para guiar al ganado, su inmenso tamaño le hizo cambiar de opinión, a sabiendas de que conseguiría un buen precio por semejante ejemplar. Pero precisamente ese tamaño es lo que ha salvado a Knickers de pasar por el matadero.

El animal es, en realidad, un cabestro: un toro castrado que se utiliza como guía en las ganaderías y para producción de carne. Es un ejemplar de Holstein-Friesian, reses de gran tamaño, pero ningún otro ha salido como este. Su tamaño es tal que destaca entre todas sus compañeras: es tres veces más grande que cualquier otra.

El tamaño de Knickers ha conseguido alargarle la vida. Su dueño se llama Geoff Pearson y reconocía a ABC News cómo se salvó del matadero: “Era demasiado grande para entrar en la planta de procesado y como tenemos una alta rotación de ganado, tuvo la suerte de su lado”.

Knickers ha conseguido que su tamaño le sirva para tener un cometido en la granja: sus enormes dimensiones consiguen que el ganadero le tenga siempre controlado y, como buen cabestro, logra que el resto de los animales le sigan: “En cuanto se levanta, hay cientos de vacas que lo siguen: sabemos en todo momento dónde está el rebaño”, asegura Pearson.

Puede entrar en el Guiness

Según el 'Libro Guiness de los récords', el cabestro vivo más alto del mundo es un buey italiano llamado Bellino que fue medido en Roma en 2010 y superaba justamente los dos metros, por lo que Knickers puede entrar en ese selecto grupo en breve. Eso sí, no será el bovino más grande porque ese registro es para otro ejemplar que pesa la friolera de 2.267 kilos.

El tamaño de las reses ha crecido casi un 20% en 20 años, como explica a ABC News el veterinario Rupert Mothersole: “El tamaño medio de las reses es de 630 kilos, pero ha aumentado un 18% en las últimas dos décadas”.

Mothersole asegura que “hay varios factores que contribuyen al tamaño de Knickers, entre ellos el historial genético seguido para la reproducción”. Además, señala que “si un novillo se castra joven y se le permite vivir su vida, su capacidad de crecimiento continuará durante más tiempo, lo que dará lugar a un ejemplar más grande”. Así es Knickers.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios