intentarán 'mejorar' el acuerdo con la ue

Respiro para Theresa May: los euroescépticos del Gabinete no dimiten

Varios ministros partidarios de un Brexit lo más duro posible han decidido aguantar en sus cargos para tratar de mejorar el borrador del acuerdo de divorcio pactado con Bruselas

Foto: La primera ministra británica, Theresa May, abandona su residencia en el número 10 de Downing Street en el centro de Londres. (EFE)
La primera ministra británica, Theresa May, abandona su residencia en el número 10 de Downing Street en el centro de Londres. (EFE)

Respiro para la 'premier' Theresa May, al menos por la ahora. En medio de la gran tormenta política que se vive estos días en Westminster, Michael Gove, actual ministro de Medio Ambiente, ha confirmado este viernes que no dimitirá. Se trata de un gran válvula de oxígeno para la aún líder 'tory'. Gove es uno de los euroescépticos con más peso en el Gobierno. El hecho de que rechazara anoche la oferta de la 'premier' de convertirse en el próximo ministro del Brexit disparó los rumores de una inminente salida. Sin embargo, este viernes ha recalcado que “es importante continuar trabajando con los colegas del Gabinete para asegurar el mejor desenlace para el país”.

No es el único que ha decidido quedarse. Según 'The Times', varios ministros partidarios de un Brexit lo más duro posible han decidido aguantar en sus cargos para tratar de mejorar el borrador del acuerdo de divorcio pactado con Bruselas. Consideran que “unirse a una rebelión no va a servir de nada”. Entre ellos estarían el responsable de Comercio Internacional, Liam Fox; el de Desarrollo Internacional, Penny Mordaunt; el de Transporte, Chris Grayling, y la líder de la Cámara de los Comunes (con rango ministerial), Andrea Leadsom. Algunos de ellos, han pedido libre voto cuando el acuerdo se presente en el Parlamento británico, una opción que la premier se ha negado a descartar en una entrevista concedida esta mañana a la radio LBC.

En cualquier caso, no parece que al otro lado del Canal de la Mancha estén por la labor de modificar el documento de casi 600 páginas -que incluye un plan de emergencia para evitar frontera dura en Irlanda, una factura de 39 mil millones de libras y el compromiso para respetar los derechos de los ciudadanos-. El tiempo corre ya en contra y si en la cumbre europea extraordinaria del 25 de noviembre no se avanza, cumplir el calendario para que el Reino Unido esté fuera del bloque para el 29 de marzo de 2019 será tarea casi imposible.

La cuestión es si May sobrevivirá hasta el próximo domingo. En Westminster, se habla que la moción de confianza contra la premier es inminente después de que el influyente Jacob Rees Mogg, líder del núcleo duro de los 'tories' euroescépticos, haya entregado una de las 48 cartas necesarias para activar un proceso que podría llevar a primarias.

A May le bastaría el apoyo de 158 de sus 317 diputados para ganar la moción de confianza y quedar inmune a desafíos durante un año, según estipulan las reglas de la formación. Pero si la pierde no podría volver a presentarse como candidata ante unas elecciones internas. Hay rumores que apuntan a que los norirlandeses del DUP, de cuyo apoyo depende el Gobierno tras perder la mayoría absoluta, habrían advertido a los 'tories' que o cambian de líder o retiran su respaldo en la Cámara de los Comunes, donde debe aprobarse en última instancia tanto el acuerdo de divorcio como la declaración política sobre futuras relaciones con el bloque.

De momento, May sigue sobreviviendo. Tras las siete dimisiones del Gobierno de las últimas horas, varios aliados políticos de la líder tory han salido este viernes en su defensa. El ministro de Vivienda, James Brokenshire, ha señalado que el objetivo del Ejecutivo es “trabajar en torno al acuerdo” preliminar de Brexit consensuado con Bruselas. Insiste en que el borrador, “ofrece un equilibrio justo” y, aunque contiene concesiones, “no parece que se vaya a sacar mucho más si se sigue negociando”. “Podríamos ir hacia atrás si intentamos hacer eso”, advierte.

El presidente del Partido Conservador, Brandon Lewis, escribió por su parte a los militantes defendiendo el pacto consensuado por May y subrayando que las opciones son este documento, “que no haya acuerdo” o “arriesgarse a que no haya Brexit”. Por último, el ex presidente de la formación, Grant Shapps, asegura que “no es el momento de plantear una moción de confianza” a la primera ministra. De llevarse a cabo no obstante, cree que “Theresa May la ganaría”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios