EN MEDIO DE LAS DIMISIONES

May amenaza a los Comunes con un "no Brexit" si rechazan su acuerdo

Con el peso de todas las dimisiones y la tensión que se respira ahora en el Partido Conservador, May ha tenido que comparecer para dar detalles sobre el acuerdo del Brexit

Foto: Theresa May abandona el 10 de Downing Street, en Londres. (Reuters)
Theresa May abandona el 10 de Downing Street, en Londres. (Reuters)

Con el peso de todas las dimisiones y la tensión que se respira ahora en el Partido Conservador, Theresa May ha tenido que comparecer en la Cámara de los Comunes para dar detalles sobre el acuerdo del Brexit en una sesión protagonizada por los abucheos de los partidos de la oposición y las críticas de las propias filas conservadoras. En definitiva, un escenario que no plantea, a día de hoy, demasiado optimismo de cara a la votación de diciembre, cuando el acuerdo de divorcio y la declaración política sobre las futuras relaciones con el bloque se deben presentar ante Westminster para su ratificación.

La 'premier' ha dejado claro a sus señorías que si a la hora de la verdad no respaldan el pacto, las alternativas son un “Brexit sin acuerdo” o incluso un “no Brexit”. Pero, al menos hoy, las amenazas no parece que surtan efecto.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, ha adelantado que sus filas no respaldarán un pacto “a medio cocer” y ha denunciado el “caos” en el que está sumido el Gobierno. Por su parte, el influyente Jacob Rees-Mogg, líder del grupo ERG —que aglutina al núcleo duro de los 'tories' euroescépticos— ha recalcado que votará en contra del pacto porque deja al Reino Unido como un “Estado vasallo” dentro del bloque, sin voz ni voto.

Nigel Dodds, portavoz en los Comunes de los unionistas norirlandeses del DUP, formación de cuyo apoyo depende el Gobierno de May tras perder la mayoría absoluta, tampoco parece demasiado contento, al advertir de que el documento pone en peligro “la unidad del país”.

May insiste en que en todo momento se protege la integridad del Reino Unido. Asimismo, recalca que el plan de emergencia para evitar una frontera dura en Irlanda solo se aplicará si para el final del periodo de transición en diciembre de 2020 no se han cerrado las futuras relaciones comerciales con el bloque. La líder 'tory' se muestra confiada en conseguirlo.

Pero teniendo en cuenta que el acuerdo entre la UE y Canadá tardó en gestarse siete años, nadie espera que se consigan milagros en 21 meses. Las opciones por tanto serían ampliar este plazo de implementación o aplicar el polémico 'backstop', que deja, de manera temporal, al Reino Unido dentro de la unión aduanera y a Irlanda del Norte dentro del mercado único, solo respecto a bienes.

Pese a la tormenta que se vive en la política británica, May insiste en que no se ampliará el articulo 50 y que está determinada a cumplir el mandato de los británicos para sacar al país de la UE el 29 de marzo de 2019.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios