tras el apoyo del gobierno británico

La UE dará su visto bueno al acuerdo del Brexit en 10 días... "si no pasa nada"

Este miércoles ya se ha "vivido un momento importante", pero "queda aún mucho, mucho trabajo", ha advertido el negociador europeo del Brexit

Foto: El negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, quien ha conducido con firmeza las discusiones. (Reuters)
El negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, quien ha conducido con firmeza las discusiones. (Reuters)

"Si no pasa nada extraordinario, celebraremos una cumbre para finalizar y formalizar el acuerdo del Brexit el domingo 25 de noviembre, a las 9.30 horas". Con estas palabras ha invitado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a los líderes europeos a Bruselas a un encuentro extraordinario. El objetivo: que den luz verde al acuerdo de 585 páginas cerrado entre Bruselas y Londres. Tras reunirse con el negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, Tusk ha constadado que, ahora sí, se puede ratificar los términos del divorcio.

Tras 17 meses de negociaciones "intensivas", por fin ha llegado una buena noticia. No solo buena, sino "crucial y decisiva", en palabras de Barnier. El "principio de acuerdo" cerrado entre Bruselas y Reino Unido recibió ayer el visto bueno del Gobierno británico, pese a las reticencias y a las grietas que ya se están dejando ver en el Ejecutivo. Tras esta batalla decisiva ganada por la 'premier' Theresa May, se ha puesto en marcha la maquinaria comunitaria. La Comisión Europea ya ha recomendado a los Veintisiete que den su visto bueno al acuerdo.

A la espera de lo que pasara en Downing street, los embajadores de los países de la Unión Europea han sido informados este miércoles por la tarde para que el mensaje llegase a las capitales. Una vez que la 'premier' británica ha anunciado el apoyo de su gabinete tras una intensa reunión extraordinaria de más de cinco horas, Barnier ha dado más detalles del acuerdo, que ya ha sido publicado. Incluye un plan de emergencia para evitar una frontera dura en Irlanda, una factura de 39.000 millones de libras y el compromiso para respetar los derechos de los ciudadanos.

El negociador europeo se ha reunido este jueves a primera hora con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, para notificarle en persona las buenas nuevas. Tusk, que preside la institución que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, ha convocado a los líderes a una cumbre extraordinaria el próximo 25 de noviembre, solo para ratificar el acuerdo de divorcio. Los trámites no se acabarán ahí, ya que el acuerdo tendrá que recibir también el visto bueno del Parlamento Europeo y de Westminster.

El documento, de más de 500 páginas, debe ratificarse en el Parlamento Europeo y en Westminster, junto con una declaración política de cinco páginas sobre las futuras relaciones. Y aquí es donde se librará la batalla final, sobre todo en las bancadas británicas. Desde Bruselas, el grupo socialista ya ha advertido de que mirará el consenso con lupa. "El diablo está en los detalles", han advertido. Este miércoles ya se ha "vivido un momento importante", pero "queda aún mucho, mucho trabajo", ha recalcado Barnier. No solo eso, sino que el francés ha avisado de que el "camino es aún largo y, quizá, difícil". Y no le falta razón.

Una transición prolongable

El acuerdo incluye también un pacto para poner en marcha un periodo de transición a partir del 29 de marzo de 2019, el día en que Reino Unido saldrá automáticamente de la Unión Europea. Durante ese tiempo, se tratará de lograr un acuerdo sobre las bases para la nueva relación entre ambas partes, de manera que se evite un salto al vacío en esa fecha, ya que no queda tiempo suficiente para cerrar un consenso antes.

"Si no estamos preparados para julio de 2020, podemos probar a prolongar la transición aún", ha explicado Barnier. No obstante, no ha dejado claro cuánto tiempo podrían alargarse esas prórrogas. "Es el único puento que no está precisado", ha explicado el negociador. Esta ambigüedad es clave, ya que no marca un escenario temporal que pueda ser usado por los 'brexiters' para criticar el acuerdo como un modo de no cumplir con la promesa del Brexit. Al mismo tiempo, la posibilidad de prorrogar sin fecha la transición permite mantener lejos de hacerse real el 'backstop' o escudo entre Irlanda del Norte e Irlanda, el gran obstáculo que impedía cerrar este acuerdo.

Theresa May saluda a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. (EFE)
Theresa May saluda a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. (EFE)

La cuestión es tan delicada —y puede aún hacer caer al Gobierno de May— que Barnier se ha esforzado en poner paños calientes. "Solo al final de la transición, el 'backstop' entraría en vigor. Este ha evolucionado considerablemente desde la propuesta que hizo la Unión Europea en febrero. Hemos trabajado en base a la propuesta de Reino Unido. Hemos acordado un territorio aduanero único UE-Reino Unido, con lo que Irlanda del Norte estará dentro", ha explicado el negociador europeo. Irlanda del Norte también quedará alineada con las reglas europeas en materias como la agricultura y otros productos, para facilitar el comercio con el resto de la isla.

Negociarán el futuro tras el Brexit

El acuerdo incluye también una declaración sobre la relación futura entre Reino Unido y sus aún socios europeos. Y ambas partes han pactado que "Reino Unido seguirá siendo no solo un vecino, sino amigo, aliado y socio", ha recalcado Barnier. "Nos preparamos y estaremos listos para lanzar las negociaciones el 30 de marzo de 2019", ha dicho el negociador.

Gibraltar

El acuerdo va acompañado de tres protocolos que están dedicados a cuestiones específicas que han acompañado las negociaciones. Una de ellas es el protocolo de Gibraltar. En él, se sientan las bases de cooperación administrativa de asuntos fiscales, en la lucha contra el contrabando del tabaco, en la salvaguarda del medio ambiente, en la gestión de la pesca, sobre los derechos ciudadanos y en la cooperación policial y aduanera. Este documento, ha explicado el negociador, "forma parte de un paquete más amplio entre España y Reino Unido sobre las relaciones bilaterales".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios