¿Quieres tu propio pueblo con lago? Nueva Zelanda lo pone en venta por 1,6 millones
  1. Mundo
fue abandonado en 1979

¿Quieres tu propio pueblo con lago? Nueva Zelanda lo pone en venta por 1,6 millones

Ubicado al borde de la presa Waitaki, en la isla sur, ofrece vistas a la montaña y ocho casas con tres habitaciones y garaje, un restaurante y 14 hectáreas de terreno virgen

Foto: El pueblo de Nueva Zelanda que se ha puesto en venta hace unos días
El pueblo de Nueva Zelanda que se ha puesto en venta hace unos días

¿Le gustaría tener no solo una casa sino toda una aldea? Pues en Nueva Zelanda es posible, ya que frente al lago Waitaki se ha puesto en venta un pueblo fantasma. Construido en la década de los 30 como un alojamiento para los trabajadores de una presa cercana, quedó completamente abandonado en 1979 cuando la última familia se mudó a la ciudad.

Ubicado al borde de la presa Waitaki, en la isla sur, ofrece vistas a la montaña y ocho casas con tres habitaciones y garaje, un restaurante y 14 hectáreas de terreno virgen. Todo por 1,6 millones de euros. Esta localidad es uno de las muchas comunidades pequeñas que han luchado por mantenerse a flote debido a que la población de Nueva Zelanda se ha ido urbanizando cada vez más.

Esta es la primera vez que un particular pone en venta un pueblo después de que hace dos años la pequeña ciudad de Kaitangata lanzara una campaña mundial para buscar habitantes argumentando que tenían demasidas casas vacías y demasiados empleos sin cubrir. El éxito fue rotundo y su alcalde recibió hasta 10.000 solicitudes. En el último año, el Gobierno neozelandés ha destinado millones de euros en campañas para revitalizar las regiones más despobladas con el fin de que la gente abandonara las ciudades y regresara a las zonas rurales con mayor despoblación.

¿Extranjero? No será fácil comprarlo

placeholder

Originalmente,esta pequeña aldea tenía una población de 40 personas, pero a finales de los 70 quedó desierta. En 1991 el Estado decidió venderlo y lo adquirió un comprador privado. Tras pasar por varias manos, ahora vuelve a estar a la venta. Pero no será fácil encontrar a quien lo adquiera, ya que desde hace varias semanas el Gobierno ha prohibido la venta de casas a compradores extranjeros con el fin de reducir la demanda residencial y hacerla más asequible para combatir la gentrificación.

Pero todo tiene su truco. Ya hay varios fondos de inversión y compradores interesados en él, entre ellos varios ciudadanos chinos, que ya habrían comenzado a utilizar intermediarios residentes en Nueva Zelanda para realizar consultas, tal y como ha publicado 'The Guardian'. Según la nueva legislación, los fideicomisos y las empresas que están registradas fuera de Nueva Zelanda o el 25% de su propiedad es extranjera serán tratados como extranjeros, por lo que se les prohibirá la compra de propiedades residenciales. Lo que sí pueden adquirir son terrenos o propiedades no residenciales, algo que no cumple Canterbury.

La única opción viable para aquellos compradores extranjeros es residir en Nueva Zelanda y vivir en la propiedad que sea adquiera en condición de "hogar principal" durante al menos 183 días cada año.

Nueva Zelanda Mercado inmobiliario