Es noticia
Menú
Enterrado en la catedral de Washington un símbolo de los derechos homosexuales
  1. Mundo
Matthew Shepard fue asesinado en 1998

Enterrado en la catedral de Washington un símbolo de los derechos homosexuales

Veinte años después de su muerte, Matthew Shepard será enterrado en un lugar reservado para personalidades que han hecho grandes contribuciones a su país.

En octubre de 1988, Matthew Shepard tenía 21 años. Este estudiante de relaciones internacionales en la Universidad de Wyoming, en una de las zonas más conservadoras de Estados Unidos, era atacado por un grupo de individuos que lo secuestraron a punta de pistola, lo ataron y dejaron a la intemperie en un descampado. Pasaron 18 horas hasta que lo encontraron y, cuando llegó al hospital con síntomas de congelación, no pudieron hacer nada por él.

Matthew Shepard moría días después y se convirtió en todo un símbolo. Su asesinato por su condición de homosexual fue utilizado por el movimiento LGTB en Estados Unidos y obligó tanto al gobierno norteamericano como a muchos estados a legislar para combatir los delitos de odio que se repetían por todo el país, sobre todo en contra de los homosexuales.

placeholder Los padres de Matthew Shepard no pueden contener la emoción (Reuters/Jonathan Ernst)
Los padres de Matthew Shepard no pueden contener la emoción (Reuters/Jonathan Ernst)

Ahora, 20 años después de su muerte, las cenizas de Matthew Shepard ya encuentran el descanso definitivo. Hasta ahora permanecían en la casa de su familia, pero desde ahora quedarán enterradas en la Catedral de Washington después del servicio religioso que se ha celebrado en su honor. Un lugar reservado para personalidades que han hecho grandes contribuciones a su país.

Las personas que atacaron a su hijo sufrieron sentencias ejemplarizantes y fueron encarcelados de por vida, aunque nadie les iba a devolver a su hijo. Así que los padres de Matthew crearon una fundación para apoyar a otros jóvenes LGTB que sufrían delitos de odio. Ahora, las 270.000 personas que visitan anualmente la Catedral de Washington le podrán visitar como un símbolo de los derechos humanos.

En octubre de 1988, Matthew Shepard tenía 21 años. Este estudiante de relaciones internacionales en la Universidad de Wyoming, en una de las zonas más conservadoras de Estados Unidos, era atacado por un grupo de individuos que lo secuestraron a punta de pistola, lo ataron y dejaron a la intemperie en un descampado. Pasaron 18 horas hasta que lo encontraron y, cuando llegó al hospital con síntomas de congelación, no pudieron hacer nada por él.

Derechos humanos
El redactor recomienda