TRAS EL ÚLTIMATUM A ÉL Y A SU GATO

Assange denuncia a Ecuador por violar sus "derechos y libertades fundamentales"

Baltasar Garzón lidera la defensa del fundador de Wikileaks y ya está en Ecuador para iniciar los trámites de la demanda

Foto: Julian Assange, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres (Reuters/Peter Nicholls)
Julian Assange, en el balcón de la embajada de Ecuador en Londres (Reuters/Peter Nicholls)

Julian Assange ha denunciado al Gobierno de Ecuador, en cuya embajada en Londres lleva recluido seis años. Lo ha hecho por violar "sus derechos y libertades fundamentales" al restringir al mínimo exigible sus condiciones de estancia.

Baltasar Garzón es el encargado de la defensa del australiano y ha calificado de "situación inhumana" la que está sufriendo Assange desde agosto. Fue entonces cuando Ecuador decidió aplicar un protocolo especial para regular las "condiciones mínimas de estadía del asilado", el cual establecía que sólo "tendrá acceso a Internet conectándose al servicio Wifi" de la legación diplomática, aunque estas restricciones fueron posteriormente levantadas.

El exjuez español se encuentra ya en Ecuador para iniciar los trámites de la demanda que comenzarán la semana que viene en un tribunal del país sudamericano.

Assange y su gato

A principios de esta misma semana, la Embajada hizo entrega al fundador de Wikileaks de un documento de reglas internas por el que Assange quedaba casi completamente a cargo de su cuidado personal, incluyendo la limpieza de su baño y la alimentación e higiene de su gato, bajo amenaza de confiscación de la mascota.

Assange se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres en junio de 2012, después de perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo a la petición de la Fiscalía sueca, que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El ciberactivista australiano rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a Estados Unidos, donde podría enfrentarse a la pena de muerte por haber publicado miles de documentos filtrados con información sobre la actuación de Washington en los conflictos armados en Afganistán e Irak.

Una situación rocambolesca

Sin embargo, todo cambió en mayo de 2017, cuando Suecia anunció el archivo de la última investigación que tenía pendiente contra Assange. Pero Londres mantuvo activa la orden de captura contra él por huir de la justicia británica cuando ésta intentó detenerlo, de modo que si abandona la Embajada podría ser arrestado por la Policía de Reino Unido.

A lo largo de estos seis años, las relaciones entre el australiano y el Gobierno ecuatoriano se han ido deteriorando. Sobre todo desde 2016, cuando WikiLeaks reveló miles de correos supuestamente robados de la cuenta de John Podesta, jefe de campaña de la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, que finalmente perdió la Presidencia de Estados Unidos frente a Donald Trump.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios