PIERDE SU TURNO POR LLEGAR TARDE

Trump, ante la ONU, contra todo y contra todos: "América no entregará su soberanía"

Trump presumió de avances sin precedentes en su país bajo su mandato, a la vez que consideró que ahora es "más fuerte, más seguro y más rico" que cuando él llegó al poder

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump, durante su intervención en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York. (Reuters)
El presidente de EEUU, Donald Trump, durante su intervención en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York. (Reuters)

Contra todo y contra todos, el presidente norteamericano, Donald Trump, ha sido una vez más fiel a sí mismo y ha dejado un mensaje límpido en el foro más multilateral del planeta: Estados Unidos, dijo este martes, “jamás entregará su soberanía a una burocracia global que no ha sido elegida ni se hace responsable”. Sobre esta palabra, 'soberanía', ha desgranado su visión, punto por punto, enemigo a enemigo, ante la Asamblea General de la ONU.

Si hace un año, en esa misma palestra, fue Corea del Norte el objeto de su ira, en esta ocasión el protagonismo ha correspondido a Irán. “Los líderes de Irán siembran el caos, la muerte y la destrucción”, declaró, en referencia a las intervenciones o influencia persas en Siria o en Yemen. “No respetan a sus vecinos, ni las fronteras ni los derechos soberanos de las naciones”.

El presidente comparó la actitud de Irán con la de Corea del Norte, que, según explicó, ha abrazado la senda del diálogo y la desnuclearización. Trump elogió los pasos dados por el dictador Kim Jong-un, con quien tiene previsto reunirse de nuevo en una fecha por especificar. Antes de su alocución, el presidente aclaró que no tenía intención de reunirse con los líderes persas, a no ser que estos “cambiasen el tono”. El presidente iraní, Hassan Rohani, dijo que tampoco vería a Trump hasta que este retornase al acuerdo nuclear a seis bandas con Irán que el propio Trump abandonó el pasado mayo.

Donald Trump, que empezó a hablar tarde y obligó al presidente ecuatoriano a llenar el hueco, se refirió también a las disputas comerciales que mantiene con China, Canadá y los socios europeos, países que, en su visión, tienen una “ventaja injusta” frente a EEUU. “Ya no toleraremos semejante abuso”, dijo. “No permitiremos que nuestros trabajadores sean victimizados, nuestras empresas estafadas y nuestra riqueza saqueada y transferida”.

Tiffany e Ivanka Trump escuchan junto a Jared Kushner la intervención del presidente en la Asamblea General de la ONU. (Reuters)
Tiffany e Ivanka Trump escuchan junto a Jared Kushner la intervención del presidente en la Asamblea General de la ONU. (Reuters)

Trump atizó especialmente a China, a quien acusó de violar las prácticas comerciales y perjudicar los intereses estadounidenses, un día después de que entrase en vigor el segundo paquete de aranceles a productos chinos. El mandatario no ha descartado imponer tarifas a todas las mercancías de este país que llegan a Estados Unidos. “Esto es solo el principio”, advirtió.

Su discurso reflejó muchas cosas: no solo las políticas del Gobierno estadounidense, sino también el recelo que estas despiertan en el resto del mundo. Cuando Trump presumió de haber conseguido “más que casi ninguna otra Administración en la historia”, los allí presentes dejaron surgir un murmullo. “Es verdad”, replicó Trump, sonriente. El murmullo se convirtió en risas. “No esperaba esa reacción, pero no pasa nada”, concluyó el presidente.

Según una encuesta de Gallup realizada en 134 países y publicada a principios de este año, el respeto global hacia el liderazgo americano ha caído al mínimo jamás registrado. Este índice, que marcó, de media, un 48% durante los mandatos de Barack Obama, se ha desplomado al 30%. La mayor caída ha tenido lugar en Canadá, Noruega y Portugal. De todos los encuestados, solo cuatro mejoraron su visión del país: Israel, Macedonia, Liberia y Bielorrusia.

El magnate neoyorquino ha mostrado su poca confianza en la ONU de varias maneras. El año pasado, se refirió a ella como una institución ineficiente: “Solo un club para que la gente se reúna, hable y pase un buen rato”. Bajo su mandato, Estados Unidos, responsable del 22% del presupuesto operativo de la ONU, recortó esta partida en 285 millones de dólares y este verano retiró toda su financiación del programa de ayuda a los refugiados palestinos.

Mark Leon Goldberg, analista y editor del blog 'UN Dispatch', dedicado a seguir la actualidad de Naciones Unidas, tuiteó: “Ese sonido de absorción que escucháis son los últimos pedacitos del ‘poder suave’ de EEUU evaporándose por el techo de la Asamblea General de la ONU”.

Este miércoles, Trump será el tercer presidente norteamericano que encabece el Consejo de Seguridad de la ONU (las otras dos veces correspondieron a su antecesor, Barack Obama, en 2009 y 2014). Su rol consistirá en abrir la sesión con unas declaraciones y luego dar la palabra al resto de los 15 miembros, cinco de ellos permanentes. La mayoría de los países, menos Rusia y China, serán representados por sus respectivos jefes de Estado o de Gobierno.

Está previsto que Trump hable de la desnuclearización global y que condene las actividades de Irán en diferentes países de Oriente Medio. “Queremos asegurarnos de que [Irán] entienda que el mundo está observando. Esa es la mayor razón de la reunión”, aclaró la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley. No está claro hasta qué punto el presidente norteamericano se ceñirá, como suele ser habitual en este contexto, al guion.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios