POR DAR MEDICAMENTOS A ANIMALES ENFERMOS

Ayuda a salvar a 27 perros y gatos durante el huracán Florence y termina detenida

La fundadora de una organización de ayuda a los animales ha sido detenida por la policía norteamericana por practicar la medicina veterinaria sin licencia

Foto: Tammie Hedges, con uno de sus animales (Foto: Facebook)
Tammie Hedges, con uno de sus animales (Foto: Facebook)

Tammie Hedges es la fundadora de Crazy’s Claws N Paws, una ONG de Carolina del Norte que se dedica a rescatar a animales en peligro. La llegada del huracán Florence fue todo un desafío para ella y junto a un grupo de voluntarios consiguieron dar cobijo a 27 animales, 17 gatos y 10 perros, que habían quedado a la intemperie. Ahora, la policía del condado de Wayne County la ha detenido por haber dado medicinas a los animales que estaban enfermos; es decir, por haber hecho de veterinaria sin serlo.

En una entrevista a WNCN, Hedges reconoce que dio antibióticos a algunos animales que estaban enfermos y que pidió ‘Tramadol’, un analgésico para animales: “Todo empezó cuando evacuaron a una pareja mayor que tenía 18 animales: no podían llevarlos con ellos, así que nosotros nos hicimos cargo gracias a donaciones que nos permitieron comprar jaulas y comida”. Al final, por medio de los voluntarios, consiguieron reunir a 27 animales en un refugio temporal para que estuvieran a salvo de las inundaciones.


Cuando pasó el peligro del huracán, Tammie recibió una llamada del director del servicio de animales del condado, Frank Sauls, amenazándola de que o entregaba voluntariamente a los animales o conseguiría una orden que la obligara a hacerlo. Poco después, dos coches patrulla detenían a Tammie y confiscaban a los 17 gatos y a los 10 perros.

En declaraciones que recoge el Daily Mail, Sauls asegura que “si no hubiéramos sentido que algo iba mal, no hubiésemos actuado. En este momento, la investigación está aún al comienzo, pero todo se verá en el juzgado”. Tammie, por su parte, no lo entiende: “Sólo estábamos intentado ayudar a animales abandonados”. Así lo ha expresado en su cuenta de Facebook, en la que ha pedido que no se criminalice a los voluntarios.

Tammie Hedges había solicitado convertir un antiguo almacén en un refugio para animales, aunque aún no tiene los permisos. Kathie Davidson, una voluntaria de la ONG, asegura que aunque no tenían aún la licencia, “sólo queríamos que los animales tuvieran un lugar donde refugiarse. Todos estaban secos, a salvo, con su comida, su agua, su jaula… Incluso siempre había uno de nosotros con ellos, día y noche, para que nunca se quedaran solos”.

En una de las publicaciones de Crazys Claws N Paws, explican la actuación de Tammie: “Tenía a dos gatos muy enfermos y a un perro con una herida. ¿Se supone que debería dejar que los gérmenes y las bacterias de los gatos se propagaran e infectasen al resto de los animales? ¿Debería haber dejado al perro que sufriera?”

De momento, ya se ha abierto una petición de firmas para que no se multe a Tammie ni a la ONG y en sólo unos días ya se han adherido a la petición más de 8000 personas. Debería ser el final feliz para una buena samaritana.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios