en el oeste del país

Muere un periodista cubriendo una protesta ecologista en Alemania

La policía indicó que en el momento de la caída los agentes no estaban llevando a cabo ninguna operación para desalojar a los ecologistas encaramados a los árboles

Foto: Protestas de ecologistas en Hambach. (Reuters)
Protestas de ecologistas en Hambach. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Un periodista murió este miércoles al caer al vacío desde quince metros de altura cuando cubría la protesta de unos ecologistas en Hambach (oeste de Alemania) encaramados a unos árboles milenarios para impedir la destrucción de un bosque en favor de una mina de lignito. Un portavoz de la policía confirmó que el hombre, que trabajaba para un blog, murió a consecuencia de las heridas que sufrió al caer desde un puente colgante entre dos árboles sobre las 15:50.

Los equipos de emergencia y la policía que se encuentran en este bosque desde hace días a causa de las protestas practicaron al herido primeros auxilios, pero no se pudo hacer nada para salvar su vida. La policía indicó que en el momento de la caída los agentes no estaban llevando a cabo ninguna operación para desalojar a los ecologistas encaramados a los árboles y que se está investigando por qué el periodista escaló hasta esa altura.



Apenas una hora antes del accidente, el periodista había colgado un vídeo en su perfil en Twitter filmado desde una de las casetas de madera que los activistas han construido en lo alto de los árboles. Las fuerzas de seguridad iniciaron el pasado jueves el desalojo de los ecologistas, que habían levantado hasta 60 casetas en las copas de los árboles, algunas a unos 20 metros de altura, para impedir la tala del bosque.

Se prevé que la policía, que ha desplazado hasta el lugar a unos 3.500 efectivos, tarde varias semanas en desalojar a todos los activistas, algunos de los cuales llevan allí desde 2012. El pasado fin de semana empezaron a concentrarse en las inmediaciones del bosque entre 5.000 y 8.000 manifestantes, principalmente vecinos de la región, agricultores y ciudadanos llegados de núcleos urbanos de Renania del Norte-Westfalia, como Colonia, Kerpen y Düsseldorf, dispuestos a apoyar a los activistas.

La batalla contra la deforestación de Hambach, de unos 12.000 años de antigüedad, se ha convertido en aglutinante del ecologismo alemán, desde que de la "tolerancia" que durante seis años se brindó a los ocupantes del bosque se pasó a ejecutar la orden de desalojo. Tras esta orden están los planes -pactados y sellados con las autoridades renanas- de la eléctrica RWE de extender sus extracciones de lignito a cielo abierto, lo que implicará nuevas excavaciones a partir del próximo otoño.

Los bosques de Hambach cubrían hasta los años ochenta unos 85 kilómetros cuadrados, la mitad de los cuales han sido ya explotados por el empresa, que estima que en la zona hay aún 2.500 millones de toneladas de lignito por extraer.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios