"un proceso y a la vez una meta"

Día de la Democracia: ¿qué forma de gobierno prefieren los 'dueños' del mundo?

Herméticos y enigmáticos, los gurús tecnológicos no suelen posicionarse ante el menú político del día que sirve la prensa, pero adoran jugar a predecir el futuro de la humanidad

Foto: Bill Gates, Mark Zuckerberg y Elon Musk (Reuters)
Bill Gates, Mark Zuckerberg y Elon Musk (Reuters)

No existe mayor horizonte para la humanidad que la democracia, una aspiración universal forjada con múltiples interpretaciones por la dialéctica de la Historia: situar el poder en manos del pueblo para la tradición republicana o garantizar la plena representación de la ciudadanía de acuerdo a la tradición liberal; pero un ideal de empancipación en todo caso.

Así se encarga de recordarlo la Organización de las Naciones Unidas, que cada 15 de septiembre celebra el Día Internacional de la Democracia con el fin de invocar "tanto un proceso como una meta". "La voluntad del pueblo será la base de la autoridad del gobierno", resume la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que ha inspirado marcos constitucionales en todo el mundo erigidos sobre la separación de poderes y la institucionalización de los conflictos.

Pero, ¿qué hay del poder que nadie elige? ¿Qué percepción de la democracia tienen los tecnomultimillonarios de Sillicon Valley que en sus charlas TED se vanaglorian de "cambiar el mundo" a través de ideas revolucionarias? Herméticos y enigmáticos, no suelen posicionarse ante el menú político del día que sirve la prensa, pero sí hacen las veces de gurús sobre el devenir de la humanidad.

Zuckerberg: "Es una carrera armamentística"

El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ha sentido en sus propias carnes los pesos y contrapesos del sistema político estadounidense tras enfrentarse a las preguntas del Senado sobre su responsabilidad en el escándalo de Cambridge Analytica. El magnate negó de forma tajante que su empresa influyera en la elección de Donald Trump como presidente, pero admitió que le correspondía una gran responsabilidad en la tarea de defender la democracia.

Marck Zuckerberg testifica ante el Senado de Estados Unidos (Reuters)
Marck Zuckerberg testifica ante el Senado de Estados Unidos (Reuters)

"Las empresas como Facebook se enfrentan a adversarios sofisticados y bien financiados que se vuelven más inteligentes con el tiempo", asegura Zuckerberg en una reciente tribuna del 'Washington Post'. De ahí que, a su juicio, proteger la democracia sea "una carrera de armamentos" que requiere las fuerzas combinadas de los sectores privado y público para evitar injerencias externas. En este sentido, cree que la única solución para mantener las garantías democráticas pasa por el uso de inteligencia artificial.

Elon Musk quiere una "democracia directa"

Marte es la Arcadia de Elon Musk. El director general de Tesla y Space X proyecta su utopía en el planeta rojo, cuya forma de gobierno será "una democracia directa, no representativa", en su opinión. "Así sería la gente quien decidiera directamente sobre sus problemas. Pienso que probablemente es lo mejor, porque el potencial de corrupción disminuiría sustancialmente", aseguró en la conferencia 'ReCode's' de 2016.

Asimismo, sostiene que debería ser más difícil crear leyes que deshacerse de las que no funcionan bien: "Creo que apostaría por la inercia de las leyes. Sería más fácil eliminar una ley que crear una porque las leyes tienen vida infinita a menos que se eliminen". Como ejemplo, imagina un escenario en el cual un proyeto de ley necesitaría, al menos, un 60% de votos para su aprovación, mientras que podría derogarse con apenas el 40% de apoyos.

Bill Gates y el desencanto de representación

La pasividad de los representantes políticos frente al cambio climático ha determinado la opinión que Bill Gates tiene sobre la democracia. El gran artífice de la informática se mostraba tajante en una entrevista concedida a 'The Wall Street Journal' en 1998: "Personalmente, no creo que la democracia directa sea una buena forma de dirigir el gobierno". A este respecto, sostenía que el ciudadano promedio "no tiene tiempo ni recursos" para estudiar cada tema y que, en cambio, un representante electo "agrega valor al proceso".

Bill Gates, durante una reciente entrevista  (Reuters)
Bill Gates, durante una reciente entrevista (Reuters)

Pero ya en 2015 se mostraba muy frustrado con respecto al incumplimiento de los compromisos para reducir las emisiones de CO2 y la falta de acuerdo sobre cómo combatir el efecto invernadero e incluso sobre si el cambio climático es real. "Si no estás aportando habilidades matemáticas al problema, la democracia representativa es un problema", subrayaba en la revista 'The Atlantic'.

Jeff Bezos, un libertario contra Trump

La excepción a la regla es el fundador y director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, que muestra (y demuestra) sus inclinaciones políticas sin complejos. Aunque su compañía dispone de un comité de acción política que financia tanto a republicanos como a demócratas, la mayoría de sus donativos a título personal se dirigen a estos últimos y se ha mostrado incisivo con el presidente Trump en repetidas ocasiones. "Está erosionando nuestra democracia", aseguraba en la cumbre 'Vanity Fair New Establishment' de 2016.

Pero aunque pueda parecerlo, su verdadero enemigo no es el Partido Republicano, sino los impuestos. El primer inversor de Amazon, Nick Hanauer, define a Bezos como un libertario que en 2010 llegó a donar 100.000 dólares para tumbar la iniciativa 1098, que buscaba imponer un impuesto a los residentes más adinerados de Washington. Además, ha financiado a la organización sin fines de lucro que publica la revista 'Reason', cuya línea editorial se explicita ya en su eslogan: "Mentes libres y mercado libres".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios