Buscan lograr un acuerdo antes de noviembre

Cabrales, champán, Rioja... ¿Nuevas armas de Londres en la negociación del Brexit?

Londres cuenta con una nueva ventaja en las negociaciones: no se compromete a mantener la protección a los productos distinguidos con una Indicación Geográfica tras el Brexit

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Entre fronteras con un sangriento pasado, amenazas comerciales, viejas aspiraciones territoriales (como las españolas sobre Gibraltar) y derechos fundamentales se ha abierto un nuevo e inesperado frente se ha abierto en el Brexit. Uno que tiene inquieto al negociador de la Unión Europea para el Brexit, Michel Barnier, y que Londres podría utilizar como su nueva arma: la comida y la bebida de la que los europeos se sienten más orgullosos.

El queso de Cabrales, el champán francés, el jamón de Teruel y el de Parma, el whisky escocés... son algunos de los tres mil productos europeos que, gracias a sus características únicas, están protegidos por las Indicaciones Geográficas que concede la Unión Europea. Hasta ahora, un productor de vino de La Rioja podía estar seguro de que sus botellas se distinguirían de cualquier otra que se venda en Reino Unido: Nadie puede utilizar esta distinción si su caldo no proviene de la región. Pero el Brexit puede cambiar eso.

Londres y Bruselas creen posible lograr un acuerdo antes de noviembre. (Reuters)
Londres y Bruselas creen posible lograr un acuerdo antes de noviembre. (Reuters)

Bruselas se toma esto muy en serio. Y como tal, se lo ha transmitido Barnier a su homólogo británico, Dominic Raab, en el encuentro que han mantenido hoy en la capital europea. "He vuelto a explicar mi preocupación, no puede perderse la protección de los derechos intelectuales", ha subrayado el francés en una rueda de prensa. Las palabras de Barnier, poniendo la lupa sobre estas Indicaciones Geográfica, ha captado inmediatamente la atención de los presentes. No es la primera vez que se menciona el asunto, pero nunca se le había dado tanta relevancia.

El motivo es que, durante las negociaciones que Bruselas y Londres han intensificado con la idea de lograr un acuerdo "antes de noviembre", preferentemente para la cumbre de líderes europeos que se celebra el 18 y 19 de octubre, los británicos no se han comprometido a mantener la protección de estos productos en su territorio una vez que abandonen la UE. Y, como agravante, los europeos no podrían retirar facilmente la protección a los productos británicos marcados con Indicación Geográfica. Lo que da a Londres una posición aventajada para presionar a sus socios en otras cuestiones de su interés.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

"Tiene que darse, claramente, una solución en el acuerdo de retirada", ha insistido Barnier, en presencia de Raab. El negociador británico no ha recogido el guante. Aunque ambos sí han coincidido en señalar los progresos que se están logrando, "paso a paso", en las negociaciones. Un acuerdo, incluso para octubre, "está al alcance de la mano", ha asegurado Raab. Los obstáculos son los habituales -las divergencias sobre el papel que tendrá el Tribunal de Justicia de la UE como supervisor del cumplimiento de los términos del acuerdo, la frontera entre Irlanda e Irlanda del norte, las cuestiones comerciales- y, ahora también, las Indicaciones Geográficas.

Pero lo cierto es que, desde que Theresa May decidió tomar las riendas de las negociaciones personalmente para favorecer un Brexit más suave que duro -lo que provocó la salida de su gobierno de los euroescépticos David Davis y Boris Johnson-, el tono de los encuentros ha mejorado y las perspectivas son más optimistas. "Nuestro objetivo es lograr un acuerdo sin precedentes, como he dicho muchas veces", ha insistido Barnier, después de que este miércoles unas declaraciones suyas en esta línea revolucionasen a los mercados y disparase a la libra. Aunque, de momento, seguimos sin saber qué es lo que Brexit significa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios