revés ante el arranque del curso político

Dimisión (sorpresa) en la radio de un ministro de Macron en su hora más baja

¿Sigue Nicolas Hulot en el Gobierno?. La respuesta, en directo e inesperada, ha hecho temblar a El Elíseo y debilita a Macron de cara a un nuevo curso que se prevé duro

Foto: Hulot, en el centro, observa a Emmanuel Macron en un evento en junio (REUTERS)
Hulot, en el centro, observa a Emmanuel Macron en un evento en junio (REUTERS)

"¿Hemos empezado a reducir el uso de pesticidas? La respuesta es no". Ésta es una de las muchas cuestiones que Nicolas Hulot, el conocido presentador de TV y ambientalista elegido por Emmanuel Macron para dirigir su ministerio de Medio Ambiente, ha recitado en una retaila de quejas ante los oyentes de la radio France Inter. Tal ha sido su vehemencia, que los conductores del programa no se han contenido. "Esta mañana escuchamos la tristeza, incluso la cólera. ¿Sigue Nicolas Hulot en el Gobierno?".

La respuesta, en directo e inesperada, ha hecho temblar a El Elíseo. "Voy a tomar por primera vez la decisión más difícil de mi vida. No quiero mentir más", ha dicho entre pausas y gestos Hulot, visiblemente emocionado. "No quiero dar la impresión con mi presencia en el gobierno de que estamos a la altura de esos retos. Y, por tanto, tomo la decisión de dejar el gobierno".

Toda una bomba política. Cuando el presidente francés trata aún de remontar la fuerte caída de popularidad y confianza que le causó el estallido del escándalo de su guardaspaldas Benalla, cuando se prepara para dar batalla en un nuevo curso político que se anuncia complicado, el primer golpe le ha pillado con la guardia baja. "Es una decisión personal, nadie está al corriente, ni siquiera mi esposa", ha dicho Hulot. El ambientalista no era solo un ministro, sino también uno de los miembros más populares del ejecutivo liderado por Macron.

Hulot ha reconocido que se siente "solo" a la hora de defender los intereses verdes. Ha cargado contra las políticas liberales que, dice, arruinan el medio ambiente. Pero ha tenido el detalle de mencionar que admira a Macron y su primer ministro, Edouard Philippe, a los que no ha avisado antes de hacer su propósito público para evitar que traten de disuadirlo. Un gesto diplomático, pero que poco hará para contener el daño que su marcha, que aún debe ser aceptada por Macron, les hace.

La dimisión de Hulot debilita a Macron, de cara a un arranque de curso político que se anuncia complicado (REUTERS)
La dimisión de Hulot debilita a Macron, de cara a un arranque de curso político que se anuncia complicado (REUTERS)

El momento elegido por Hulot no es aleatorio. Macron, que este lunes jaleaba la disposición de Francia de dar batalla en Europa contra el pesticida glifosato, quizás en un guiño a su descontento ministro, se ha inclinado por favorecer los intereses de los cazadores, con los que ayer se reunió. Parece que esto ha sido la gota que ha colmado el vaso del responsable de la cartera medioambiental, que espera que su marcha tenga un efecto. Queda por saber si también le pasará factura entre sus votantes.

Lo que es seguro es que este nuevo terremoto político no pasará inadvertido ni en la oposición, ni más allá de las fronteras galas. Desde España, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha mostrado su pesar por la marcha de Hulot. Ribera, que trabajó muchos años como experta de alto nivel en Francia en asuntos relacionados con el medio ambiente y el cambio climático, ha recalcado que la "ecología es fundamental en la acción del gobierno".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios