roma amenaza con no dar más fondos a la ue

Europa no cede al 'chantaje' migratorio de Italia

Las amenazas que Italia ha dirigido a sus socios europeos no solo no han funcionado, sino que han logrado caldear aún más los ánimos

Foto: Salvini, promotor de la política de puertos cerrados de Italia (EFE)
Salvini, promotor de la política de puertos cerrados de Italia (EFE)

Aún no hay solución para el buque Diciotti. Pese a que desde el domingo se suceden los contactos entre Italia, Bruselas y otros socios europeos, las 177 personas que aguardan en el barco tendrán que seguir esperando. El gobierno italiano no les da permiso para desembarcar en Catania. Y las amenazas que ha dirigido a sus socios europeos no solo no han funcionado, sino que han logrado caldear aún más los ánimos. Ni Luigi di Maio, ni Matteo Salvini, han logrado forzar a sus socios a acoger a los migrantes.

Roma pretendía lograr, durante el encuentro convocado hoy en Bruselas para explorar posibles soluciones globales a la llegada de migrantes a través del Mediterráneo, que el resto de países se comprometieran a hacerse cargo de los migrantes del Diciotti. Su política de puertos cerrados ya funcionó con el Aquarius y el Lifeline, que acabaron atracando en Valencia y Malta, respectivamente. Pero no esta vez.

De izquierda a derecha, Di Maio, Conte y Salvini. (Reuters)
De izquierda a derecha, Di Maio, Conte y Salvini. (Reuters)
El gobierno italiano no ha tardado en redoblar sus ataques. Giuseppe Conte, primer ministro italiano, ha llamado "hipócritas" a sus socios. Di Maio, vice premier y líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), ha ido más allá: "Estamos preparados para recortar los fondos que otorgamos a la Unión Europea. ¿Quieren 20.000 millones de ciudadanos italianos? Que demuestren que los merecen y que se hacen cargo de un problema ya no podemos abordar solos. Las fronteras de Italia son las fronteras de Europa".

La frustración de Italia, que lleva años pidiendo a sus socios europeos no solo ayuda para gestionar la llegada de migrantes, sino también un cambio de mentalidad en la que todos los Estados miembros se hagan responsables de aquellas personas que tratan de alcanzar suelo europeo desde el sur, es comprensible. Pero la receta del Ejecutivo Lega-M5S, cargada de euroescepticismo, desplantes y medidas unilaterales, está por ver.

La crisis griega ya manifestó que, bajo coacción, Berlín y otras capitales se niegan a moverse. Pero, por el momento, tanto Di Maio como Salvini han dado muestras de estar dispuestos a seguir tensando la cuerda, incluso a riesgo de que se rompa. "La UE no funciona sobre la base amenazas (...) éstas no llevan a ninguna parte", ha advertido el portavoz de la Comisión Europea, Alexander Winterstein.

Bruselas, anfitriona del encuentro, ha abogado por la "cooperación" entre los países. Pero poco puede hacer si estos ponen de su parte. En el encuentro, que se ha celebrado a nivel técnico, han participado los doce países que han participado más activamente en la gestión de las llegadas y el reparto de los migrantes o asilados, entre ellos Italia, España, Alemania y Francia.

Durante cerca de cuatro horas, se han intercambiado ideas para tratar de encontrar soluciones permanentes, que eviten que el revuelo causado por cada barco que llegada y los tiras y afloja entre las capitales para repartirse a personas en situaciones a menudo muy delicadas. España ha propuesto la creación estructuras estables a nivel europeo. Pero no se esperaba que hoy se tomara ninguna decisión, como así ha sido.

Un grupo de jóvenes espera a bordo del Diciotti. (EFE)
Un grupo de jóvenes espera a bordo del Diciotti. (EFE)

La cuestión migratoria seguirá en la primera plana europea durante las próximas semanas, al menos hasta la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno que se celebra en Salzburgo el 20 de septiembre, cuando se espera que retomen el tema. No obstante, la fuerte divergencia de opiniones ya quedó patente en junio, cuando los líderes solo lograron un acuerdo vacío en el que se comprometían a explorar ideas como la creación de plataformas de desembarco o de centros cerrados para identificar a los migrantes y refugiados, que nadie está dispuesto a crear en su territorio.

Una de las principales quejas de Italia, que el gobierno ha vuelto a reiterar hoy, es la disposición de sus socios a ayudar con la llegada de refugiados -como sirios o eriteos-, sin comprometerse a nada respecto a los migrantes de carácter económico, que Roma considera una prioridad.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios